Kristen Stewart habla de terror corporal, Cronenberg, Cannes

·6  min de lectura
CANNES-KRISTEN STEART (AP)
CANNES-KRISTEN STEART (AP)

La película “Crimes of the Future” de David Cronenberg, en la que a un artista interpretado por Viggo Mortensen le extraen órganos y tumores del cuerpo en muestras de arte de performance, cuenta con Kristen Stewart como una tímida burócrata que rápidamente se convierte en una devota apasionada.

En el filme, parte del programa del Festival de Cine de Cannes que se estrena en cines comerciales el 3 de junio, el personaje de Stewart, emocionada y sin aliento por lo que ha presenciado, se transforma en una fan y, tal vez, en una artista.

Es una obra literalmente desgarradora, llena de significado metafórico sobre la creación de arte, con la que Stewart se conecta profundamente. También es apropiado que haya traído a la actriz de vuelta a Cannes, una gran plataforma para sus propias transformaciones de la última década en la pantalla.

“Hay un cierto compromiso con lo que se siente como arte radical aquí que es sumamente descarado y audaz y arrogante de una manera hermosa”, dice Stewart en la terraza de una azotea con vista a la Croisette en Cannes. “Nadie tiene que diferir y decir: ‘Bueno, supongo que lo que hacemos no es salvar vidas’. ¡Sí, lo es! El arte realmente salva vidas”.

En una entrevista, Stewart reflexionó sobre los temas de “Crimes of the Future”, cómo sintetizan su propia travesía artística y cómo encajan con ella.

AP: La actitud hacia la película “radical” que usted describe ciertamente se aplica a “Crimes of the Future”, pero Cronenberg ha tenido dificultades para conseguir financiamiento para sus películas. ¿Alguna vez se siente frustrada por lo diferente que es Hollywood de Cannes?

STEWART: Sí, es una industria impulsada por la cantidad de dinero que se genera. Lo llamamos el negocio del cine en Los Ángeles. Estoy en eso porque quiero que todos vean las cosas que hacemos, pero es perspectiva. Si no te enfocas en eso, no te afecta. Pero ay, lo resiento tan profundamente. (Risas).

AP: ¿En serio?

STEWART: Sí, pero también reconozco que es expansivo. Eso es genial. No hay forma de evitarlo en una sociedad capitalista. Es bueno reconocer lo obsesionado que estás con algo en lugar de tener que fingir que no es tan importante. Y sentir que cada entrevista que haces está bajo la apariencia de una conversación, pero lo que estás haciendo es promover la fecha de estreno y el estudio está escuchando cada palabra que dices, y te dice: “No digas esa palabra, eso es provocador”. Es como que, ¿qué?

AP: ¿Vio a su personaje en “Crimes of the Future” como una fanática? ¿Cómo se conectó con ella?

STEWART: Una de las cosas que pregunta la película es quién puede o no considerar el arte como “arte”. Lo que hacemos ahora podría ser arte para alguien. Pero hay ciertas personas que se vuelven tan frenéticas con los seres humanos que se ven obligadas a exteriorizar su vida interior, y hay un tema de celos que vuelve loca a la gente. Es hermoso excavar uno mismo y mostrárselo al mundo. No todos lo hacen y no todos son capaces de hacerlo. Pero definitivamente es algo hacia lo que se inclinan los humanos. Fue divertido interpretar a alguien que está tan reprimido y encerrado y quiere hacer un buen trabajo. Ella cree en el mito. Ella cree en el gobierno. Ella cree en todas estas cosas que todos inventamos. ¡Nosotros inventamos todo esto! Cuando ve a alguien hacer algo diferente, el corazón se le sale del pecho. Luego está este deseo de tener una experiencia indirecta. Pensé que era genial interpretar a alguien que tiene un despertar completo.

AP: ¿Le ocurrió alguna vez alguna versión de lo que le sucede a ella?

STEWART: Solía ​​decir que, cuando actúas, eres realmente un buen mentiroso. Creo que cumplí 13 años y me di cuenta de que ciertas experiencias me conmovían mucho y de que me atraían ciertas personas. Me iba con recuerdos que ocurrían dentro de las escenas y sentía que eran míos, eran tan personales. Realmente no sabía dónde paraba y comenzaba todo esto. Pensaba, “soy un artista”. Luego empecé a convertirme en todo lo contrario. Siempre estuve muy avergonzada. Diría que si puedes caminar y hablar, puedes actuar. Todavía lo creo. Es solo la voluntad de ir allí. Pero absolutamente tuve un momento. Fue como una experiencia religiosa. Sacas la teología de esa palabra y es bastante intercambiable con la fe. Empecé a creer, y eso realmente cambió mi vida.

AP: La metáfora central de la película es sobre sacar el arte de uno mismo, a veces dolorosamente, a menudo bellamente, incluso si es grotesco. ¿Se identifica con esa idea?

STEWART: Definitivamente. En retrospectiva, no entendí que Saul Tenser (Mortensen) es David (Cronenberg). Creo que David nos sobrevivirá a todos y hará muchas más películas. Pero hay una especie de último suspiro que un artista puede sentir incluso a los 15 años. ¿Es esto lo último que voy a poder hacer? ¿Todavía puedo hacer algo? ¿Va a salir algo? Cuando Viggo está destrozando estos órganos, pienso: “David, nunca vas a poder parar”. Obviamente uno se entrega, siente que está excavando estos trozos para presentarlos como ofrenda. Pero obtienes mucho a cambio. Es muy recíproco.

AP: ¿Nunca siente que da demasiado de sí misma?

STEWART: No, el dolor es el placer más catártico. Esto de tener que abrirse a los tajos para poder sentirse mutuamente, realmente yo lo haría sin límites. Los momentos más difíciles de mi vida personal, los momentos en los que he estado en pleno tumulto, los miro con ojos brillantes. Pienso: “Guau, estaba en una verdadera droga corporal”. Hay euforia en el dolor, por lo que es bueno compartirlo. Es realmente horrible sentarse solo con el dolor.

AP: En la conferencia de prensa del festival, Cronenberg habló sobre la posible anulación del derecho al aborto para las mujeres como “el verdadero terror corporal”. ¿Está de acuerdo?

STEWART: Pensamos en el cuerpo en relación con la legislación casi exclusivamente sobre el aborto y el género. Casi absolutamente todo tiene que ver con lo físico. Es difícil ponerle palabras a esto porque probablemente no sea el formato adecuado para empezar a gritar aquí mismo, en este balcón. Tal vez esto es totalmente ingenuo; en Estados Unidos, realmente no pensé que la bola iba a rodar con tanta violencia y tan rápido. Todo lo que impulsaron se está desmoronando. La aceleración es tan abrumadora que es difícil de comprender. Es (grosería) y aterrador. Si hubiera crecido en otro lugar, tal vez me sentiría diferente. No estoy tratando de decirle a nadie más que está equivocado. Todo esto es tan estúpido e innecesario.

AP: Se está preparando para dirigir su primer largometraje. ¿Cómo va eso?

STEWART: He estado trabajando en este proyecto durante cinco años. No quería precipitarme. Se basa en un libro de memorias y lo hermoso es que se siente como un verdadero recuerdo con inteligencia emocional y cronología. Se llama “The Chronology of Water” ("La cronología del agua", de Lidia Yuknavitch). Realmente se trata de un lavado de recuerdos que aparentemente no están conectados por nada lúcido, pero siempre algo emocional. Es muy difícil hacer eso visualmente. Tampoco quería aplicar una estructura que fuera más formal. No sería la misma historia. Es el texto más físico que he leído. La forma en que habla de tener un cuerpo, necesito ver eso en una película. Es como “Water Lilies” de (Celine Sciamma) y “Morvern Callar” de (Lynne Ramsay). Mi material favorito siempre es sobre cómo los artistas encuentran sus voces, porque te pide a gritos que encuentres la tuya. Incluso si no te consideras un artista, escribes tu propia historia.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.