Anuncios

La razón por la que Televisa le apuesta todo a los refritos de telenovelas icónicas

Paz Vega como 'Catalina Creel' en el remake de Cuna de Lobos en 2019 (Foto: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images).
Paz Vega como 'Catalina Creel' en el remake de Cuna de Lobos en 2019 (Foto: Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images).

La telenovela, en palabras de la escritora Martha Carrillo, tiene una base principal: dos que se aman y todos los obstáculos que hay para que ese amor funcione, y el mal siempre paga al final. No hay más. Televisa entendió la fórmula y desde 1958 no ha dejado de producir varias (o todas) con este sencillo argumento.

Alguna vez pionera en este tipo de producciones y hasta exportadora de las mismas, Televisa, sin embargo, ha pasado los últimos años en refrito tras refrito tras refrito. Días atrás anunció que prepara una nueva versión de El extraño retorno de Diana Salazar que protagonizarán Angelique Boyer y Sebastián Rulli a estrenarse en 2024. ¿Por qué?

La misma Carrillo tiene dos respuestas para ello: la televisión abierta requiere de muchas historias y eso lleva a que escritores y guionistas estén trabajando todo el tiempo. Pero, además, de todas las historias originales que puedan crear, el 30% de ellas tiene mucho éxito; "(mientras que) el 80% de los remakes tiene más éxito".

MEXICO CITY, MEXICO - JUNE 13: Cecilia Gabriela, Andrés Palacios, producer Carmen Armendariz, Araceli Arámbula and Isadora González pose for photo with clapperboard, during the start of filming of 'La Madrastra' TV show at Polanco on June 13, 2022 in Mexico City, Mexico. (Photo by Medios y Media/Getty Images)
Cecilia Gabriela, Andrés Palacios, la productora Carmen Armendáriz, Araceli Arámbula e Isadora González durante el primer día de grabaciones de La madrastra en 2022, un refrito de la historia protagonizada por Angélica Aragón y Victoria Ruffo décadas atrás. (Foto: Medios y Media/Getty Images).

Revivir el pasado

Televisa anunció en septiembre de 2019 que tras décadas de grandes melodramas dejaría a su nueva división denominada Fábrica de sueños la tarea de "actualizar" las telenovelas clásicas de mayor éxito, pero ahora en formatos cortos tipo series y con un brillante reparto que, de ser posible, representara el retorno de una gran estrella.

Sus primeros éxitos revividos han sido La usurpadora (2019) con Sandra Echeverría y Andrés Palacios, basado en la historia de Inés Rodena de 1971; Cuna de lobos (2019) con Paz Vega y Gonzalo García Vivanco, una versión libre a la original de Carlos Olmos de 1986; Rubí (2020), con Camila Sodi, contada en presente y futuro, basada en la idea de Yolanda Vargas Dulché de 1968; y Los ricos también lloran (2022), con Claudia Martin y Sebastián Rulli, inspirados en la hómonima de 1979.

Otras que también tuvieron un nuevo aire han sido Corona de lágrimas con Victoria Ruffo y La madrastra con Aracely Arámbula, que regresaba a las telenovelas y, además a la televisora.

Martha Carrillo, por ejemplo, fue la encargada de la adaptación de Mi secreto —protagonizada por Macarena García e Isidora Vives— basada en la historia de Marissa Garrido, Ha llegado una intrusa (1974).

Carrillo defiende que estos y los refritos que vendrán en los siguientes años responden a petición de las audiencias y el compromiso con ellas es entregarles un mejor trabajo. "La telenovela pasada fue Mi secreto y era una novela que se escribió hace 70 años y era una usurpación de identidad, ¿tú sabes el reto que fue hacerla actual?, de quebrarnos la cabeza de ver cómo hoy alguien puede suplantar a alguien sin que se sepa", dijo en entrevista con Adela Micha en el canal de YouTube La Saga.

Pero hay otras telenovelas que son recordadas por sus personajes o intérpretes y no necesariamente por la trama, asegura la autora de Placeres ocultos. "Cuando tú le dices a la gente, por ejemplo, de El extraño retorno... 'a ver, cuéntame la historia', no te acuerdas porque nos quedamos con el impacto. De El maleficio también yo me acuerdo de la familia, de 'Martino', pero no las historias que se contaban, entonces por eso se hacen los remakes, para que tú recuerdes toda la historia".

Quizá el reto mayor, señala Carrillo, es representar a las mujeres protagonistas de esas entrañables telenovelas.

Las mujeres no sabes cuánto hemos cambiado en tan poco tiempo. Las mujeres de esas novelas que tú me dices eran mujeres que únicamente el amor les importaba y lloraban mil capítulos para conseguir el amor. Hoy las protagonistas tienen que estar fuertes, tienen otros intereses, el amor es parte de su vida pero no lo es todo, das otro tipo de mensajes en función de, es una nueva versión y por eso funcionan.Martha Carrillo

De la televisión al streaming

Carrillo sostiene que las adaptaciones sí funcionan, aunque no todas, y lo mismo pasa con las historias originales: muchas tendrán éxito, y otras quedarán en anécdotas, "esto es de estar en el momento exacto".

Y los refritos no son exclusivos de la llamada "pantalla chica". Hay versiones, dice, como la telenovela mexicana Rebelde (adaptación de una homónima argentina de 2002) que intentó tener una serie en la plataforma Netflix que no funcionó. "A la primera temporada le fue bien, no tan bien como a la original, pero las plataformas también han volteado a ver las historias de antes, hay muchas historias que se están haciendo adaptaciones".

La misma plataforma produjo su propia versión del éxito colombiano Café con aroma de mujer que tuvo un recibimiento regular. "Por supuesto, no puedo juzgar toda la serie habiendo visto solo los primeros capítulos pero, en la era del streaming, donde hay tanta oferta de entretenimiento y tan poco tiempo para abarcarla, no me ha despertado el suficiente interés como para invertir el mío en ver más de 80 episodios. 'A ver si mejora'", escribió la periodista Carla Monfort sobre la serie.

Lo que sí podemos determinar es que no nos salvaremos de los refritos por mucho tiempo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El asesinato del perro Benito que causó indignación e intervención del mismo AMLO