Anuncios

Liam Neeson y el motivo para tenerle confianza al innecesario reboot de ‘¿Y dónde está el policía?’

El actor de 71 años tomará el lugar de Leslie Nielsen en un remake que se estrena en 2025

Liam Neeson inicia un tercer acto en su carrera probando suerte en la comedia como relevo de Leslie Nielsen en '¿Y dónde está el policía?' (Foto de Jo Hale/WireImage)
Liam Neeson inicia un tercer acto en su carrera probando suerte en la comedia como relevo de Leslie Nielsen en '¿Y dónde está el policía?' (Foto de Jo Hale/WireImage)

Liam Neeson quiere ponerse cómico y va a protagonizar el reboot de ¿Y dónde está el policía? (1988). La parodia estará dirigida por Akiva Schaffer (Chip y Dale al rescate), producida por Seth MacFarlane (Padre de familia, Ted) y se estrenará en 2025. Y aquí toca ponerse serios. Porque será una noticia llamativa, incluso genera curiosidad por descubrir cómo piensan renovar una comedia que sigue funcionando todavía, pero no vamos a negar que provoca extrañeza instantánea. Como que algo no encaja, ¿verdad? No solo porque cuesta imaginarse al actor de Búsqueda implacable como un tipo cómico, sino porque estaría ocupando el lugar de un genio del ‘humor seco’ como Leslie Nielsen.

Reemplazarlo, y en un clásico como este, son palabras mayores que los nostálgicos hijos de los ’80 no tomamos a la ligera. Sin embargo, si profundizamos en la noticia encontramos que existe un motivo para darle un mínimo voto de confianza.

Dos actores diferentes con algo en común

¿Y dónde está el policía? (también conocida por La pistola desnuda) fue un éxito descomunal en 1988 a través de una recaudación de taquilla de 152 millones de dólares cuando apenas había contado con un presupuesto de 12. Fue un fenómeno que cautivó al público durante el resurgir de la parodia surrealista en cines gracias a ¿Y dónde está el piloto? (1980), Super Secreto (1984) y Por fin me la quité de encima (1986). Todas fueron creaciones del trío creativo formado por Jerry Zucker, Jim Abrahams, David Zucker (ZAZ) pero, en el caso de la parodia aérea (que confieso que todavía me mata de risa entre tanta tontería 44 años más tarde), hubo un añadido que terminó siendo imprescindible: la consagración de Leslie Nielsen como actor cómico.

Leslie Nielsen tenía 54 años cuando dio un giro a su carrera como actor cómico. (Foto de Stefan Hesse/picture alliance via Getty Images)
Leslie Nielsen tenía 54 años cuando dio un giro a su carrera como actor cómico. (Foto de Stefan Hesse/picture alliance via Getty Images)

El actor canadiense había desarrollado más de veinte años de carrera entre el drama, romance y thriller. Nadie sabía que escondía un genio del humor seco (o deadpan comedy) -un tipo de comedia inexpresiva donde no se varían las emociones o el lenguaje corporal- hasta que ZAZ le dio el papel secundario del médico que atiende a los pasajeros intoxicados en el avión. Su manera de crear humor diciendo tonterías mientras mantenía el semblante serio lo convirtieron en uno de los grandes favoritos del público. Aquel personaje inició el segundo acto de su carrera cuando tenía 54 años, dejando huella en la historia del género con ¿Y dónde está el policía?

Su personaje, el teniente de policía Frank Drebin, era una amalgama de estereotipos policiales del cine envueltos en el humor típico del trío creativo jugando entre el slapstick y el absurdo. Y Leslie Nielsen supo exprimirlo a través de tres entregas que hicieron retumbar las salas de cine con carcajadas por todo el mundo. Y con una recaudación total de $416 millones.

Por su parte, Liam Neeson es un actor talentoso que, al igual que Leslie Nielsen, inició su carrera a través del drama, romance y thriller. Incluso también vivió su propio segundo acto profesional cuando a los 56 años se coronó como héroe de acción inesperado a través de Búsqueda implacable (2008), iniciando una nueva faceta artística que lo llevó a ser uno de los veteranos con más papeles protagonistas en la industria (personalmente ya perdí la cuenta de cuántas venganzas se ha cobrado desde entonces). Y aquí encontramos el punto de encuentro con Leslie Nielsen.

Leslie Nielsen hizo retumbar salas de cine con carcajadas por todo el mundo a través de '¿Y dónde está el policía?' (Foto de George Rose/Getty Images)
Leslie Nielsen hizo retumbar salas de cine con carcajadas por todo el mundo a través de '¿Y dónde está el policía?' (Foto de George Rose/Getty Images)

Es cierto que cuesta imaginarse al actor de La lista de Schindler, dueño de personajes vengativos, letales y sangrientos, como un tipo cómico que nos provoque carcajadas a lo largo de dos horas. Pero ahí mismo está la gracia, siendo lo que caracterizó a Leslie Nielsen y el éxito de ¿Y dónde está el policía?: un humor que parte de la seriedad que rodea al absurdo de cada secuencia. Y ser serio es algo que a Liam Neeson le sale de maravilla.

Es más, ya lo puso a prueba en diferentes sketches cómicos para la BBC y The Late Show with Stephen Colbert, practicando con la seriedad que caracterizó a su carrera o la rabia vengativa de sus personajes recientes, para jugar con la improvisación cómica junto a Ricky Gervais o interpretando audiciones para personajes carismáticos como Papá Noel o Cúpido sin poder hacerlo. Y no voy a negar que tienen su gracia.

Un voto de confianza a pesar de ser un remake innecesario

Teniendo en cuenta que Liam Neeson podría vivir su propio tercer acto profesional a través de la comedia recurriendo a las similitudes de mezclar el drama y seriedad que le caracterizan con el humor, tal y como hizo Leslie Nielsen, ya nos permite darle un voto de confianza.

No obstante, existe otro detalle que ayuda a reafirmarlo. Y es que en las noticias que dieron a conocer el proyecto se incluye que los guionistas, Dan Gregor y Doug Mand, habrían moldeado el remake en torno a “las particulares habilidades de Neeson”. No entran en detalle pero los amantes del cine podemos hacernos una idea, imaginando un remake que podría exprimir su habilidad para la acción, venganza y letalidad vocal como puentes para crear momentos cómicos. Y esto podría funcionar porque son detalles que el público reconoce de manera casi inconsciente cuando ve a Liam Neeson en pantalla. Sin dudas, que se burle de ello podría generar momentos graciosos.

De todos modos, reconozco que como hija de los '80 me choca bastante que Paramount quiera exprimir un clásico tan característico. Hasta me resulta innecesario. Después de todo, ¿Y dónde está el policía? fue una película de su tiempo, que no temía a arriesgarse con lo políticamente incorrecto. Fue única y emblemática gracias a ese humor absurdo que nos dejaba con la cara dolorida de tanto reírnos con estupideces constantes. Reproducir lo mismo cuando todavía produce el mismo efecto, a 35 años de su estreno, me parece superfluo.

Pero Paramount sigue adelante con sus planes y si Liam Neeson esconce un cómico en sus entrañas lo descubriremos en 2025. Quien sabe, quizás el actor de Un día para sobrevivir nos deje boquiabiertos con sus dotes humorísticas. Otra cosa es que el proyecto esté a la altura. De momento se desconocen detalles de la trama y, en principio, sus creadores originales no están muy contentos con la noticia. Así lo hicieron saber David Zucker y uno de los guionistas originales, Pat Proft, en una entrevista con The Hollywood Reporter a finales de 2023, revelando que habían escrito el guion para una cuarta película pero que Paramount había decidido seguir adelante sin ellos.

Leslie Nielsen con su compañera Priscilla Presley durante la promoción de la saga en Inglaterra. (Foto de Larry Ellis Collection/Getty Images)
Leslie Nielsen con su compañera Priscilla Presley durante la promoción de la saga en Inglaterra. (Foto de Larry Ellis Collection/Getty Images)

Proft dijo que “no estaba feliz” con la situación. “Puede que salga y sea genial pero estoy seguro que yo debería escribirla”, sentenciaba. A su vez, Zucker dejaba entrever su temor con que el estudio limite el humor del remake por miedo a cruzar líneas políticamente correctas -algo que las películas originales hacían constantemente-. Y pone como ejemplo una broma del guion entregado que mostraba a una mujer policía que debía ajustarse el chaleco “o tener una reducción de pecho o algo así”. “Era estúpido, una broma liviana, pero fue demasiado para ellos”, explicó añadiendo que aparentemente “una mujer se quejó”.

“No estamos involucrados”, aseguró. “Nos han bloqueado totalmente. Lo desafortunado es que Paramount es el propietario, así que pueden hacer lo que quieran. Eso es todo”, afirmaba Proft.

Y personalmente me parece una pena. Leslie Nielsen ya no está entre nosotros para aportar su experiencia, humor o granito de arena, por lo que contar con los creadores originales podría asegurar que esta aventura llegue a buen puerto. Algo que resulta esencial en este caso.

Porque, a diferencia de otros remakes, el estudio debería tener en cuenta que los amantes de este clásico seguimos con vida. Que no se trata de un reboot inspirado en un éxito reciente (como el renacer constante de Superman o Spider-Man) o de un clásico de hace más de medio siglo que quedó anticuado. Sino de una película que marcó a generaciones entre los '80 y '90. Que no solo podrían apelar a nuevos espectadores con este relanzamiento, sino que me atrevería a asegurar que la gran mayoría de interesados en ver esta producción somos aquellos que queremos reírnos de nuevo con sus tonterías, así como la generación de espectadores adultos que sigue fielmente a Liam Neeson desde el éxito de Búsqueda implacable. Somos un target exigente porque tenemos como referencia a un genio como Leslie Nielsen.

Pero vamos a confiar en que Liam sabe lo que hace, apostando por un estilo que Leslie Nielsen recién descubrió cuando llevaba dos décadas de carrera. Después de todo, Liam resucitó su currículo desde un apartado inesperado como héroe vengativo sexagenario. Quizás lo haga de nuevo.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Jennifer Lopez tuvo miedo de mostrar su 'lado vulnerable' en su nuevo álbum

Cuando un perro se coló entre los nominados de los Oscar a espaldas de la Academia

Sharon Stone se baja del estrellato para buscar el amor real como el resto de mortales

La versión mexicana olvidada de 'La sociedad de la nieve' que los sobrevivientes odiaron