Malas noticias: los edulcorantes artificiales podrían hacernos consumir más calorías

Texto: Maribel Barros

Durante años los edulcorantes artificiales se han ganado un lugar privilegiado en nuestra sociedad, sobre todo para quienes buscan bajar de peso, o no aumentar, sin sacrificar el sabor de la comida. Sin embargo, y de acuerdo con un grupo de científicos australianos, consumir endulzantes artificiales podría hacer que consumamos hasta 30% más calorías, y ya saben por qué.

Los edulcorantes artificiales aumentarían el apetito. Foto: Oppenheim Benhard / Getty Images.

Un nuevo estudio enfocado en los efectos de los edulcorantes usados en alimentos y bebidas comercializados como “Sin Azúcar” o de “Dieta”, mostraron que el consumo de edulcorantes artificiales, además de alterar la percepción del sabor, podrían alterar nuestro apetito y hacernos consumir hasta 30% más calorías.

Investigadores de la Universidad de Sídney, en Australia, se propusieron investigar cómo los edulcorantes artificiales impactan al cerebro. Estudios anteriores demostraron que las personas que los consumen de forma habitual tienen una tendencia a tener más apetito y comer más. Con este estudio, querían encontrar la causa de esto.

Entre sus resultados, publicados en la revista Cell Metabolism, identificaron un sistema cerebral que responde a la dulzura de los alimentos, así como a su contenido energético.

“Encontramos que en los centros de recompensa del cerebro, la sensación de lo dulce se integra con el contenido energético. Cuando se pierde el balance entre la dulzura y el contenido energético de los alimentos, durante un cierto periodo de tiempo, el cerebro recalibra e incrementa el total de calorías consumidas”, comentó Greg Neely, profesor adjunto de la Facultad de Ciencia de la Universidad de Sidney.

En otras palabras, el cerebro identifica los alimentos dulces y considera cuánta energía están aportando al cuerpo. Cuando hay mucho dulce, pero poca energía, activaría la sensación de hambre, para así conseguir las calorías que le hacen falta. Esto llevaría a un consumo de hasta 30% más calorías, explicando la relación que estudios anteriores habían encontrado entre el consumo de edulcorantes y una mayor ingesta de alimentos.

Pero el estudio fue un paso más allá, y encontró que después de consumir endulzantes artificiales durante cierto tiempo, el cerebro reaccionaba ante el azúcar natural de forma más activa. Es decir que cambiaba la percepción del sabor, incrementando su dulzura, lo que motivaría a ingerir más de esa alimento.

De acuerdo con los investigadores, esta respuesta tiene sentido, ya que formaría parte del sistema de conservación ante una posible inanición. Este sistema, tras exponerse durante cierto tiempo a alimentos bajos en calorías, mejoraría el sabor de los alimentos nutritivos, o con un contenido energético significativo, para que comamos más de eso y así evitar morir de hambre.

“Estos resultados refuerzan la idea de que la variedad de alimentos y bebidas “libres de azúcar” no son tan inertes como habíamos anticipado. Los endulzantes artificiales pueden cambiar cómo los animales perciben la dulzura de sus alimentos, con una discrepancia entre la dulzura y los niveles de energía, incitando a un mayor consumo calórico”, concluyó el profesor Herbert Herzog, del laboratorio del Instituto Garvan de Investigación Médica.

Cabe mencionar que esta investigación se llevó a cabo primero en moscas, y después en ratones, con lo mismos resultados. Si bien los científicos teorizan que estos efectos serían similares en los humanos, faltaría más evidencia para poder asegurarlo.

Por si todo esto no fuera ya suficiente, esta investigación también encontró una relación entre el consumo de edulcorantes con una mayor hiperactividad, insomnio y menor calidad de sueño.

¿Sueles consumir edulcorantes artificiales de forma habitual?

@travesabarros

Consumir bebidas edulcoradas durante el embarazo provocaría bebés obesos

Por qué no deberías tomar decisiones importantes cuando tienes hambre