Los efectos colaterales de tomar anticonceptivos en la adolescencia

Un nuevo estudio confirma que (a la larga) los anticonceptivos orales provocan depresión, especialmente si se empezaron a tomar en la adolescencia

En algunas mujeres, la ingesta regular de la píldora anticonceptiva puede causar cambios de humor, depresión y pensamientos suicidas. (Foto: Getty)

Mientras seguimos esperando que se apruebe la píldora anticonceptiva para hombres (el último intento se ha vuelto a ir al traste debido a los efectos secundarios) y así compartan la misma responsabilidad para prevenir embarazos no deseados, millones de mujeres en todo el mundo usan anticonceptivos orales, y soportan no pocos efectos adversos.

En general son seguros y eficaces como método anticonceptivos, aunque no protegen contra las enfermedades de transmisión sexual y podrían ser un nuevo detonante o factor ‘facilitador’ relacionado las altas tasas de depresión en la edad adulta; un trastorno que ha llevado a las mujeres a consumir el doble de psicofármacos que los hombres.

Así lo sugiere una investigación de la Universidad de Columbia Británica, en Canadá, que determinó que las usuarias adolescentes de píldoras anticonceptivas tenían una probabilidad entre 1,7 y tres veces mayor de estar clínicamente deprimidas en la edad adulta, en comparación con las mujeres que comenzaron a tomar píldoras anticonceptivas en la edad adulta y aquellas que nunca habían tomado píldoras anticonceptivas.

No es la primera vez que se asocian anticonceptivos y depresión. En 2017 el Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC) demostró que una contracepción hormonal está probablemente asociada con un mayor riesgo de suicidio.

Por ese motivo, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) pidió que en los prospectos se incluyera la depresión como posible efecto secundario de la toma de anticonceptivos orales, junto a otros efectos secundarios ya conocidos como irritabilidad, mayor sensación de hambre, mayor riesgo de trombosis, inflamación de los senos, dolores de cabeza y disminución de la libido.

Por otro lado, un informe del Instituto Federal de Medicamentos y Dispositivos Médicos (BfArM) concluyó que “la depresión puede ser grave y, en ocasiones, provocar pensamientos suicidas”.

Con esta investigación se pretende 'advertir' a las personas propensas a la depresión o que ya utilizan este tipo de productos para que busquen la información correcta antes de seguir con este método. (Foto: Getty)

Qué dice el estudio

No obstante el trabajo, publicado en el Journal of Child Psychology and Psychiatry, sí es el primero en analizar el uso de anticonceptivos orales durante la adolescencia y su relación con la vulnerabilidad (a largo plazo) de las mujeres a la depresión.

Los investigadores analizaron los datos de 1.236 mujeres en Estados Unidos y controlaron una serie de factores como la edad al inicio de la menstruación, la edad de la primera relación sexual y el uso actual de anticonceptivos orales, que previamente se habían propuesto para explicar la relación entre el uso de anticonceptivos orales y el riesgo de depresión.

Y los resultados sugieren que el uso de anticonceptivos orales durante la adolescencia puede tener un efecto duradero en el riesgo de depresión de una mujer, “incluso años después de que deje de usarlos”, explica Christine Anderl, una de las autoras del estudio.

El caso ‘delator’

También en 2017 la BBC destapó el caso de Vicky Spratt, una mujer británica de 28 años que declaró haber pasado un auténtico calvario desde que a los 14 años empezara a tomar Cerazette (un anticonceptivo oral) siguiendo el consejo de su ginecólogo. Depresión, pánico y ansiedad formaban parte de su día a día.

No podía aguantarlo más. Sentía que había perdido la cabeza. Mi esqueleto desgarraba mis músculos. Mi piel se había vuelto demasiado fina para protegerme del mundo exterior. Todo me afectaba. Me odiaba a mí misma, me sentía inútil y no paraba de tener ataques de pánico. Llegué a tener pensamientos suicidas”, contó entonces la joven editora de The Debrief.

A pesar de todo, Spratt, consiguió superarlo e iniciar una investigación sobre la relación entre la toma de anticonceptivos y la aparición de ansiedad y depresión. También comenzó a recopilar distintos testimonios de mujeres recogidos en este video. “El resultado es bastante aterrador. En mi caso, cuando dejé de tomar la píldora anticonceptiva, mi calidad de vida ha ido mejorando, pero poco a poco. Ya no tomo ansiolíticos, pero tengo que llevarlos siempre encima por miedo a que me dé un ataque de pánico”.

Fármacos bajo sospecha

Con los años se han ido conociendo más testimonios de mujeres que afirman que tomar la píldora les condujo a la depresión, algo que refrendan diversas investigaciones realizadas por la universidad de Copenhagen que apuntan al Desogestrel (presente en el Cerazette), Levonorgestrel, Norgeston y Norplant como principales causantes del ‘deterioro’ mental de las usuarias.

En cuanto a educación sobre salud sexual y reproductiva, España se sitúa por debajo de países como Polonia y Rumanía, mientras que en Finlandia, Dinamarca y Alemania es donde la educación sexual es más avanzada según datos del Barómetro de la Federación Internacional de Planificación Familiar (IPPF). (Foto: Getty)

¿Un peaje por empezar a tomarlas demasiado pronto?

La adolescencia es un período importante para el desarrollo del cerebro. Estudios previos en animales han encontrado que manipular las hormonas sexuales, especialmente durante las fases importantes del desarrollo del cerebro, puede influir en el comportamiento posterior de una manera irreversible.

Los autores, que esperan promover la investigación sobre este tema, trabajan actualmente en un estudio sobre cómo los cambios hormonales durante la adolescencia pueden afectar las emociones, las interacciones sociales y la salud mental de los adolescentes; y así como un diálogo más informado y la toma de decisiones sobre la prescripción de anticonceptivos hormonales a adolescentes.

"Millones de mujeres en todo el mundo usan anticonceptivos orales, y son particularmente populares entre las adolescentes, añade Frances Chen, líder l del estudio y profesora asociada de psicología de la UBC. Si bien creemos firmemente que proporcionar a las mujeres de todas las edades acceso a métodos anticonceptivos efectivos es y debe seguir siendo una importante prioridad de salud mundial, esperamos que nuestros hallazgos promuevan más investigación sobre este tema, así como un diálogo más informado y la toma de decisiones sobre la prescripción de anticonceptivos hormonales a adolescentes".

En definitiva, tal y como publicó ABC, el nuevo estudio corrobora los resultados de investigaciones anteriores y demuestra que hay indicios suficientes de relación entre estados de ánimo depresivos y anticonceptivos hormonales como para hacerlo constar en los prospectos y advertir a las usuarias.

Un nuevo síntoma a añadir a una larga lista de efectos adversos (migrañas, dolor de senos y muscular, cambios de humor y en la libido, acné, aumento de peso) entre los que destacan, por su gravedad, un mayor riesgo de trombosis venosa y de cáncer de mama.

¿Conocías estos datos? ¿Has tenido sensaciones parecidas tomando la píldora? ¿Recibiste información sobre estos posibles efectos adversos?

También puede interesarte:

Para qué voy a usar preservativo si tomo la píldora

¡Ahora les toca a ellos!

Tomar la píldora te hace parecer menos atractiva

¿Harta del condón, la píldora y la dichosa menstruación?