Los médicos estudian a los atletas universitarios para comprender los efectos del COVID en el corazón

·7  min de lectura

BALTIMORE— Los médicos se dieron cuenta al principio de la pandemia que el COVID-19 era algo más que una enfermedad respiratoria: estaba atacando órganos corporales, incluido el corazón, incluso en atletas jóvenes y sanos.

Suficientes atletas con COVID estaban experimentando una inflamación del corazón, llamada miocarditis, que los médicos de la Universidad de Maryland (UMD) y otras escuelas de Big Ten no querían correr ningún riesgo.

La miocarditis ya se consideraba una de las principales causas de muerte súbita en los atletas de élite, por lo que los médicos de toda la conferencia inmediatamente impusieron protocolos oficiales que mantenían a algunos jugadores fuera de los campos hasta seis meses. Algunos se quejaron, pero todos se recuperaron.

"Podían ser una bomba de relojería andante y solo nos enteraríamos a posteriori", dijo la doctora Yvette Rooks, quien supervisa la atención de más de 530 atletas de 19 equipos como médica jefa de equipo en UMD, College Park. "Algunos tenían síntomas y muchos no. Esto realmente podría salvar vidas".

Los médicos también empezaron a examinar a profundidad el pecho de cada estudiante-atleta que daba positivo en la prueba de COVID-19 a partir de los primeros meses de la pandemia, llegando a revisar unos 1,600 casos.

A medida que fueron conociendo los riesgos, los médicos redujeron la intensidad de las pruebas y el tiempo de inactividad. Pero un registro creado a partir de los datos de salud de los atletas está ahora preparado para ayudar a los médicos a comprender mejor los efectos cardiovasculares a largo plazo del COVID-19.

Los médicos e investigadores de UMD y de otras escuelas de Big Ten planean hacer un seguimiento de los atletas incluso después de su graduación, para comprender mejor las consecuencias del COVID-19 en el corazón, dijo Rooks, también profesora clínica asistente de medicina familiar y comunitaria en la escuela de medicina de la universidad y coinvestigadora del registro.

El registro cuenta con hallazgos específicos de varias pruebas, entre ellas las resonancias magnéticas, que no suelen hacerse en las personas que dan positivo en las pruebas de COVID-19. Las imágenes detalladas encontraron 37 casos de miocarditis, aunque solo ocho de esos deportistas presentaban síntomas cardiovasculares.

El jugador de lacrosse Jack Brennan fue uno de los casos asintomáticos: mientras estaba en su casa de Rochester, Nueva York, en diciembre de 2020, se hizo una prueba de COVID-19 para poder visitar a sus abuelos y se sorprendió al dar positivo; se sorprendió aún más cuando regresó a College Park en enero de 2021 y una resonancia magnética encontró una inflamación alrededor de su corazón.

Se sintió frustrado por tener que abandonar la temporada de primavera de 2021, pero se volvió más comprensivo con el tiempo y el conocimiento de la gravedad de la enfermedad.

En otoño de 2021 recibió el visto bueno para volver a jugar y ahora, con 21 años, es elegible para competir como atleta intercolegial durante dos años más, en lugar de uno. (Big Ten le dio un año extra de elegibilidad a los atletas que se perdieron una temporada bajo los tiempos más extensos).

"Al principio no sabía qué pensar o qué era. Todo lo que oí fue: 'No tienes permiso para jugar', y sí que hice que la pasara mal, porque estaba impaciente", dijo Brennan. "Pero no soy un experto. Hay que escuchar a los médicos".

Y se alegra de que usen su historial para seguir analizando los efectos a largo plazo.

"Si pueden averiguar el proceso por el que se pasa, averiguar cómo afecta la miocarditis a los atletas, eso sería útil", dijo Brennan. "Nadie conoce aún los efectos a largo plazo".

Entre las cosas que los investigadores quieren saber es si el daño o la cicatrización llegarán a causar problemas, así como cuándo y cuál es la relación cardiovascular con el llamado COVID prolongado, en el que los síntomas persisten mucho después del contagio. Otra cuestión que persiste es si quienes tuvieron casos asintomáticos, como Brennan, deben preocuparse.

Los primeros indicios muestran que los casos leves y asintomáticos no serán un problema, dijo el doctor Matthew Martínez, ex presidente de Sports & Exercise Cardiology Section del Colegio Americano de Cardiología (ACC). No participa en el registro de Big Ten.

Martínez estudió los datos de un registro posterior más grande de los atletas, que encontró que hasta 15 por ciento desarrollaba miocarditis después de los contagios de COVID-19, pero no hubo casos de muerte súbita cardiaca.

El estudio concluyó que las intensas pruebas generales hechas por Big Ten, en concreto el uso de resonancias magnéticas, solo eran necesarias cuando los atletas presentaban síntomas cardíacos u otras pruebas del corazón eran anormales.

Además, dijo Martínez, devolver a los atletas recuperados a jugar más rápido era seguro en la mayoría de los casos.

Sin embargo, Martínez dijo que la abundancia de precaución tomada para todos los atletas no era una mala idea cuando nadie sabía qué esperar del nuevo virus.

"Es realmente importante saberlo", dijo Martínez, también director médico de Cardiología Deportiva de Atlantic Health System en Morristown Medical Center en Nueva Jersey. "Todos estamos aprendiendo esto sobre la marcha. Hay una medida de alivio en toda la comunidad de atletas".

En el futuro, dijo Martínez, los programas de atletismo deberían tener un plan para los atletas que desarrollen problemas cardíacos en el campo, incluyendo el aumento del acceso a desfibriladores en todos los campos de juego.

Dijo que las pruebas cardíacas, incluso una resonancia magnética, son necesarias cuando los atletas tienen síntomas como presión en el pecho, frecuencias cardíacas rápidas, falta de aire o si posteriormente desarrollan esos síntomas.

También dijo que debería estudiarse la protección de las vacunas contra la miocarditis, que parece ser significativa, así como el riesgo de las propias vacunas, que parece mínimo. Ninguno de los atletas de Big Ten desarrolló la enfermedad después de las vacunas.

Martínez espera que se le siga "prestando atención a la salud y la seguridad de los atletas, incluida la salud cardiovascular".

Los investigadores de Big Ten dicen que hay estudios en marcha usando los datos del registro y que se están planeando otros.

El doctor Geoffrey Rosenthal es profesor de pediatría en la Facultad de Medicina de UMD y jefe de cardiología pediátrica en University of Maryland Medical Center (UMMC). Es el coordinador de los seis "laboratorios centrales" que componen el registro. Allí es en donde se alojan los datos de pruebas específicas para que se interpreten de manera uniforme. Los laboratorios de epidemiología y de resonancia magnética cardíaca se encuentran en la facultad de medicina de Maryland, mientras que el registro general tiene su sede en la Universidad Estatal de Ohio (OSU).

Rosenthal dijo que las respuestas a las preguntas de los médicos llegarán con el tiempo. Pero ya tenía un consejo inmediato para la población en general.

"Uno de los principales consejos para los atletas y la población en general es que la mejor manera de proteger el corazón es vacunarse y aplicarse los refuerzos cuando sea el momento", dijo. "El segundo mensaje de salud pública para las personas que tienen o tuvieron COVID [es el siguiente]: si tienen palpitaciones o dolor en el pecho, deben buscar atención médica".

Los investigadores también se alegraron de contar con un banco de datos de resonancias magnéticas que identificaba todos los casos de miocarditis, incluso los asintomáticos. Esto ofrece una oportunidad única para los investigadores, dijo el doctor Jean Jeudy, profesor de radiología diagnóstica y medicina nuclear en la facultad de medicina de Maryland. Dirige el laboratorio central de resonancia magnética cardíaca del registro.

"Será importante que hagamos un seguimiento de estos estudiantes-atletas a lo largo del tiempo, para determinar si la miocarditis leve tiene alguna repercusión permanente en su salud cardíaca", dijo, "y cómo cualquier hallazgo puede aplicarse a la población general, que tiende a ser mayor y a estar más enferma que estos atletas".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.