Anuncios

Majo Martino y Locho Loccisano: un amor en el que no creyeron y ahora quieren que sea para toda la vida

Majo Martino y Locho Loccisano
Majo Martino y Locho Loccisano probaron la convivencia, pero por ahora prefieren vivir en casas separadas aunque sueñan con formar una familia

Hace unos días volvieron de Carlos Paz, en donde fueron parte del elenco de El hostel de los millones, junto a Miguel Ángel Rodríguez y Laura Novoa. Y si bien convivieron en la temporada, en Buenos Aires cada uno regresó a su propia casa. Dicen que todavía no es tiempo, pero él se mudó a escasas treinta cuadras de la casa de ella. “Vamos poco a poco”, aseguraron Majo Martino y Locho Loccisano, y se rieron. En una charla con LA NACION contaron cómo se enamoraron en la primera edición del reality El hotel de los famosos (eltrece), cómo creció la relación y qué cosas tienen en común y cuáles no.

-¿Y la convivencia? ¿Qué pasó cuando llegaron a Buenos Aires?

Locho Loccisano: -Me mudé solo y ella sigue viviendo en su casa. No vivimos juntos por decisión y no porque tengamos mala convivencia. Al contrario, fue muy buena la convivencia en Carlos Paz. Se dio así...

Majo Martino: -Todavía no pensamos en vivir juntos...

Loccisano: -Claro. El día que decidamos formar una familia sí, pero mientras tanto cada uno tiene sus espacios.

-Entonces hay proyectos personales compartidos...

Martino: -Nos surge pensar en un futuro, convivencia, hijos, casamiento. No sé si en un vestido blanco...

Loccisano: -¿Por qué no? Vestido blanco sí y nos gustaría ser padres, no ahora quizá, pero en dos años. Sin duda, nos elegimos para toda la vida.

Majo Martino y Locho Loccisano
Majo Martino y Locho Loccisano aseguran que cuando se conocieron no creyeron que iban a poder formar una pareja, pero con el tiempo la relación fluyó

-¿Cómo fue la experiencia de convivir durante la temporada de verano? Pasaban las 24 hora juntos, en casa y en el trabajo.

Loccisano: -Dentro de todo nos fue bien. Ir al supermercado es un tema porque ella come muy sano y yo no. Nada grave.

Martino: -Con altibajos, pero bien. Soy muy relajada y él es más ansioso. Es verdad, nada grave.

-¿Quién cocina?

Martino: -Locho está en un momento muy culinario. Después puedo sorprender yo...

-Se conocieron en el reality, ¿se enamoraron adentro o afuera?

Martino: -Adentro se dio una amistad.

Loccisano: -Ella quería una amistad y yo quería otra cosa (risas).

-¿Cómo fue eso?

Martino: -Al principio lo veía como amigo, pero evidentemente se estaba formando un vínculo de amor. Locho fue quien me contuvo en la casa y yo a él. Sucedió sin darnos cuenta, me parece. Creo que ninguno se imaginó que íbamos a ser una pareja fuera de El hotel... Locho lo devaluaba más porque decía que no éramos el uno para el otro...

Loccisano: -Evalúo todo en mi vida.

-O sea que no creían que pudiera ser una relación duradera...

Martino: -Y cuando él evaluaba, yo pensaba que ni siquiera lo tenía en mi cabeza. No entendía por qué evaluaba algo que ni siquiera me generaba una duda. No porque no quisiera sino porque no me lo imaginaba. Uno piensa que controla todo y no controla nada.

-¿Por qué pensabas que no eran el uno para el otro?

Loccisano: -Porque no tenemos nada en común, nos gustan cosas diferentes.

Martino: -Pero en ese momento no lo sabíamos. Simplemente habíamos sacado la conclusión de que no éramos el uno para el otro.

Loccisano: -No me imaginé que podíamos ponernos de novio, comprometernos de la forma en que lo estamos ahora.

-Los polos opuestos se atraen, ¿será eso?

Martino: -Puede ser... Sí.

Loccisano: -Lo que tenemos en común son los valores. Tenemos la misma moral, somos amigueros, familieros. En eso somos idénticos.

-¿Qué les gusta compartir?

Loccisano: -Nos compramos una PlayStation y arrancamos a jugar...

Martino: -Como tenemos pocas cosas en común tratamos de compartir lo que nos gusta y claro, nos encanta pasar tiempo juntos.

-¿Cómo fue el reencuentro al salir del programa?

Loccisano: -No había llegado a mi casa y ella ya me estaba mensajeando.

Martino: -Le escribí por Instagram porque cuando nos conocimos no teníamos teléfono y no tenía su número. Me enteré por la mamá que había quedado eliminado, así que le mandé mensajes. Y lo primero que hizo él fue enviarme una foto de su pie morado porque se había lesionado en uno de los juegos. Empezamos a hablar esa noche -que él durmió en la casa de su mamá- y al día siguiente, me pidió que fuera a su casa porque no quería estar solo. Debe haber sido un chamuyo...

Loccisano: -Y sí, mis técnicas (risas).

Martino: -Fui a la casa, pero como amigos.

Loccisano: -Y vino en pijamas...

Martino: -Yo estaba en mi casa, en pijamas porque no iba a salir, pero él me insistió porque no quería quedarse solo. Teníamos mucha confianza porque nosotros nos conocimos conviviendo, es una pareja atípica. Ya te conocés en pijama, recién levantada, llorando, riendo...

Majo Martino y Locho Loccisano
"Nos gustaría ser padres, no ahora quizá, pero en dos años. Sin duda, nos elegimos para toda la vida", aseguró Loccisano a LA NACION

-¿Y cómo siguió?

Martino: - Queríamos seguir viéndonos y la relación fluyó. Nada fue forzado.

-Convivieron en el reality y ahora en la temporada de verano. De alguna manera están juntos desde que se conocieron.

Loccisano y Martino: -Es verdad (risas).

-Majo, vos saliste del reality en abril de 2022 y Locho dos meses después, ¿qué pensaba cada uno en ese momento?

Martino: -En esos dos meses entré tres veces más al reality y nos seguimos viendo. Lo extrañaba mucho, tenía ganas de verlo y cuando me proponían entrar me entusiasmaba por él. De verdad, se te mezcla la realidad con la ficción.

Loccisano: -Adentro yo vivía una situación mucho más difícil porque no me llevaba bien con mis compañeros y cuando ella entraba, mi sensación era la de una bocanada de aire. La extrañaba un montón.