‘Una mala traducción’: Broward confunde a los electores en versión en español de la pregunta sobre el impuesto escolar en la boleta electoral

·6  min de lectura

Una traducción al español inexacta de un impuesto propuesto por la Junta Escolar que ya está en la boleta electoral de Broward está provocando preocupación sobre si podría afectar la forma en que las personas voten sobre el tema.

Los votantes de Broward deben dirigirse a la urnas para la votación anticipada el sábado, pero más de 63,000 votantes ya enviaron sus boletas de votación por correo el miércoles por la tarde. Además de las contiendas estatales, los jueces locales, los miembros de la Junta Escolar y los comisionados del condado, también se les pide a los votantes que aprueben duplicar un impuesto escolar especial.

Pero la versión en español de la pregunta traduce erróneamente la palabra en inglés “mill” como “un millón”. La versión en español habla de cómo el dinero pagaría a un funcionario administrativo para supervisar recursos (funcionarios de recursos escolares, cuando en realidad la versión en inglés hace referencia a los “school resource officers”, que en español debería traducirse como “policías escolares”. Adicionalmente, en la boleta se habla en inglés de “essential instruction” y en español, la traducción lee “gastos esenciales relacionados con la instrucción”.

El Distrito Escolar de Broward está pidiendo a los votantes que aprueben un aumento de $50 por cada $100,000 en el valor imponible de la propiedad que pagan ahora a $100 por cada $100,000 en sus facturas anuales de impuestos sobre la propiedad. Si se aprueba, el impuesto se usaría para aumentar los salarios de los maestros, los oficiales de seguridad escolar y los recursos de salud mental.

Algunos expertos dicen que hay tres interpretaciones erróneas clave de las versiones de inglés al español, en las que algunos votantes confían para tomar una decisión.

En la versión correcta en inglés, la pregunta solicita una tasa de impuesto a la propiedad de “one mill”, cuyo valor es superior al impuesto actual de medio millón. En el léxico de los impuestos a la propiedad, “un mill” produce $1 en impuestos por cada $1,000 en el valor de imponible de la propiedad, o $100 por cada $100,000 en valor. Pero la versión en español traduce esa palabra literalmente como “un millón”.

“Es una mala traducción”, dijo Anel Brandl, Ph.D. y profesor de Español y Lingüística en la Florida State University. “Tengo un título [universitario] y no conocía la palabra ‘mill’. Cuando no sabes nada de impuestos, también lo pudieras leer como un millón”.

Marcela Arbeláez de Lingua Franca Translations, una empresa de traducción con sede en Coconut Grove, está de acuerdo con esa evaluación. Ella dijo que la oración se lee como si los votantes estuvieran aprobando un “impuesto de un millón”.

La pregunta del referéndum continúa diciendo que la financiación incluirá “school resource officers”. Dichos trabajadores son oficiales de policía armados que están en los campus escolares para responder a una emergencia. Pero la traducción al español no es esa, “para nada”, dijo Brandl. “Nunca pensaría en una persona literalmente vigilando con un arma. No significa eso en absoluto. La versión en español lee “funcionarios de recursos escolares”, lo cual hace referencia a personal administrativo que supervisaría recursos, dijo Brandl.

Arbeláez dijo que las palabras pueden haber sido traducidas literalmente porque “esa descripción del trabajo no existe en español”.

También podría haber un tercer problema de traducción: “Instrucción esencial” en inglés se ha traducido como “gastos esenciales” en español, dijo Brandl, aunque bromeó diciendo que “tampoco tiene sentido en inglés”.

“No se lee bien”, dijo Arbeláez sobre la versión en español. “Si un hispanohablante lee esto, su cerebro comenzará a dar vueltas, le daría como un shock”.

“Todo ese párrafo necesita revisión”, dijo. “Es demasiado literal y no transmite en español el significado exacto del idioma original, el inglés”.

Cuando el South Florida Sun Sentinel les preguntó, cada agencia explicó cómo se redactó la frase en español.

El Distrito Escolar de Broward dijo que la Oficina del Supervisor de Elecciones era el responsable de la traducción.

Y la Oficina de Elecciones dijo que aunque utilizó un servicio de traducción de un proveedor externo para escribir las boletas, el Distrito Escolar las había firmado el 30 de junio antes de que se imprimieran y finalizaran.

“Gracias por traer esto a la atención del Distrito”, dijo John J. Sullivan, Director de Comunicaciones y Asuntos Legislativos del Distrito Escolar en un correo electrónico al South Florida Sun Sentinel. “Estamos trabajando para brindarle al Supervisor de Elecciones una traducción del idioma de nuestra boleta, aclarando la traducción proporcionada por las agencias de traducción”.

La oficina electoral, dijo, “entonces proporcionará las notificaciones adecuadas”.

Sullivan aclaró el miércoles que su oficina solo revisó el idioma de la boleta en inglés y confió en la oficina electoral para las traducciones tanto al español como al criollo (creole).

“Cambiaremos nuestros protocolos en el futuro y proporcionaremos la traducción necesaria para futuras medidas electorales”, dijo el miércoles.

La oficina electoral no respondió a las repetidas preguntas sobre cómo solucionará el problema o si notificará al público sobre los errores.

Los expertos electorales tienen algunas ideas para ellos.

Mark Herron, un abogado de derecho electoral con sede en Tallahassee, dijo que la Oficina de Elecciones debería publicar avisos en los lugares de votación a partir del sábado y en su sitio web para aclarar cualquier confusión y explicar “esto es lo que realmente dice”.

“No hay nada en la ley que diga que tienen que hacer eso, pero esa sería una forma de lidiar con eso en lugar de dejar que el problema se agrave”, dijo Herron.

Herron también advirtió que ahora, independientemente de si el referéndum falla o se aprueba, alguien que se oponga a los resultados podría impugnarlo en los tribunales. “Los resultados son los resultados hasta que de alguna manera son cuestionados y confirmados en la corte”, dijo.

Un lector de South Florida Sun Sentinel, Andy Von Dincklage, de Fort Lauderdale, captó el problema de la traducción de “mill” por “millón” y se comunicó con el periódico. Tras una inspección más detallada, el Sun Sentinel encontró algunos de los problemas de traducción adicionales.

Von Dincklage, nativo de Argentina, habla inglés, holandés y español. Dijo que cuando leyó su boleta encontró que la versión en inglés era “totalmente engañosa porque ‘mill’ es un jerga fiscal y la mayoría de los contribuyentes no tendrán idea de lo que se les pide”.

“Un millón”, en la traducción al español podría interpretarse como “un millón de dólares repartidos entre millones de residentes” y por lo tanto sería “irrelevante para los votantes”, dijo Dincklage.

“O tal vez [el distrito escolar] está tratando de recaudar $1 millón. Puedes interpretar eso de muchas maneras”.

Sobre la versión en español, Von Dincklage dijo: “Pensé que era un desastre”.

La redactora Brittany Wallman contribuyó a este informe.

Se puede contactar a Lisa J. Huriash en lhuriash@sunsentinel.com o 954-572-2008 o Twitter en @LisaHuriash.