Minnie Driver y sus peores experiencias en Hollywood: comentarios fuera de lugar, el destrato de Matt Damon y un orgasmo fingido en el casting de un comercial de chocolates

·4  min de lectura
Minnie Driver y sus peores experiencias en Hollywood: comentarios fuera de lugar, el destrato de Matt Damon y un orgasmo fingido en el casting de un comercial de chocolates
instagram.com/driverminnie

Cuando escuchó decir a un productor que no era “lo suficientemente sexy” para interpretar el papel de Skylar en la película En busca del destino, el mundo se le vino abajo. “Fue devastador”, confesó esta semana la actriz en una entrevista concedida a The Cut y explicó: “Todavía hay momentos en que los productores dicen ‘es demasiado vieja’ o ‘es demasiado alta’. Siempre he pensado en cómo se destilan las cosas. Existe esta noción de que una parte de vos es ‘la cosa’ que bloqueará todos estos otros aspectos de quién sos. Esa es una gran frustración como actor”.

Por suerte, la opinión de aquel productor al que se negó a nombrar no fue tenida en cuenta, y su interpretación le valió una nominación a los premios Oscar. Sin embargo, aquel incidente la marcó. “Que te digan a los 26 años que no sos sexy cuando tal vez acabas de superar toda tu angustia adolescente y empezaste a pensar, ya sabés, ‘Tal vez con la luz adecuada, los zapatos adecuados y el vestido adecuado, estoy bastante bien’...” .

En aquel momento, su vida personal concitaba tanto interés como sus trabajos frente de la pantalla. Su romance con Matt Damon, actor y guionista de aquel film, la habían vuelto el centro de atención. Sin embargo, aquel productor consideró que no era lo suficientemente atractiva para convertirse en el interés romántico de Damon en la película. “Yo no era súper bonita. Y me sentía empujada a tratar de encontrar formas de hacerme más bonita. Doy gracias a Dios por no haber hecho un montón de cosas que podría haber hecho. Podría haber sido mucho más dañino de lo que fue. Tenía una familia tan encantadora que decía: ‘A la mierda. Sos hermosa en todos estos niveles. Y si una persona piensa que no sos lo suficientemente bonita, que se joda’”.

Damon, uno de los grandes favoritos del productor Harvey Weinstein, no se comportó precisamente como un caballero: Driver se enteró de que ya no eran pareja cuando el actor lo anunció en una entrevista con Ophra Winfrey. “Es horrible romper con alguien, pero que sea tan público y que me escojan en un papel que nunca interpretaría si me pagaran: ¡el de la mujer agraviada!”, expresó la actriz en su momento. Y agregó: “Es desafortunado que Matt fuera a Oprah; me pareció fantásticamente inapropiado. Por supuesto, estuvo ocupado declarando su amor por mí con David Letterman un mes antes”.

En la entrevista con The Cut Driver retomó el tema y aseguró: “Aquí está este humano torpe, tratando de hacerse un lugar. Y de repente, comienza a suceder esta cosa exterior, que es la fama, los paparazzi... Los jóvenes están tan mal equipados para lidiar con estas cosas, que se vuelven bolas de nieve: enamorarse locamente y luego romper con alguien. Cuando rompés con alguien, lo mejor que podés hacer es no verlo. Pero cuando ese alguien acaba de hacerse famoso, es inevitable que lo veas en todas partes. Y es un tipo particular de tortura”, explicó.

Aquella experiencia en el set y el comportamiento de su expareja no fueron las únicas malas experiencias que la actriz debió afrontar a lo largo de su carrera. Driver también recordó cuando un director le dijo que actuara como si estuviera teniendo un orgasmo en el casting para un comercial de chocolate. “Estaba sentada en una habitación con 20 hombres y ninguna mujer, en un taburete, como todas las mujeres que pasaban por ahí, fingiendo tener un orgasmo, uno pequeño y luego uno grande, ante la atenta mirada de todos”, rememoró. Y aventuró: “No creo que hoy se atrevan a poner a una chica en esa situación”.

“Antes estaban tan naturalizados este tipo de hechos, que no llegabas a cuestionártelos. Pensabas que era normal. Yo, junto con todos los demás, cuando comenzaron a tomar impulso los movimientos MeToo y Time’s Up, me di cuenta de lo terrible que había sido. Ahora, confío en que existen mecanismos que previenen lo que es esencialmente una forma de abuso”, señaló.

Y contó cómo es hoy filmar en Hollywood: “He estado haciendo muchas películas con actores jóvenes. Veo lo diferentes que son las cosas, y también noto que hay cosas que no cambiaron. Se trata tanto de desarrollar tu propia voz para tener una conversación sobre cómo te gustaría que las cosas se manejaran de manera diferente en un set, por ejemplo, o en una publicidad. Las mujeres todavía tenemos que asegurarnos que nuestras voces sean más tranquilas y menos emocionales que las de los niños. Espero que eso evolucione”.

El testimonio de Driver se suma al de Viola Davis, quien recientemente contó, también, que atravesó por una situación similar cuando le dijeron que no era dueña de una “belleza clásica”, un atributo que pareciera indispensable para protagonizar una comedia romántica. Ocurrió en pleno proceso de audiciones para How to Get Away With Murder. Al iguial que ocurrió con Driver, la actriz terminó consiguiendo aquel papel.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.