Muere el legendario payaso mexicano Ricardo González "Cepillín" a los 75 años

Redacción Vida y Estilo
·4  min de lectura
(Photo by Medios y Media/Getty Images)
(Photo by Medios y Media/Getty Images)

El payaso y actor Ricardo González "Cepillín" falleció este lunes 8 de marzo a los 75 años tras haber sido ingresado a terapia intensiva por insuficiencia cardíaca y neumonía.

El hijo del legendario "payasito de la Tele", Ricardo González Jr., confirmó la triste noticia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La salud de "Cepillín" se había deteriorado tras una delicada cirugía debido a un fuerte dolor en la columna, en la que le implantaron ocho tornillos y dos varillas. 

Aunque todo parecía indicar que iba recuperándose, según reportaba su hijo, durante la operación le fue detectado cáncer en un nervio de la columna vertebral, lo cual debilitó y provocó que fuera ingresado a terapia intensiva donde más tarde fue intubado.

(Photo by Victor Chavez/Getty Images)
(Photo by Victor Chavez/Getty Images)

El hombre detrás del maquillaje de payaso

Su nombre real era Ricardo González, pero el mundo lo conoció como "Cepillín", un cantante maquillado de payaso que siempre se preocupó por las sonrisas de los niños.

Originario de Monterrey, Nuevo León, el también presentador comenzó su carrera artística por accidente. Él era un estudiante de odontología que no quería causarles temor a los niños durante las campañas de salud bucal que su universidad realizaba, por lo que un día comenzó a maquillarse como payaso.

Fue el arquitecto Héctor Benavides quien lo llamó para que trabajara con niños en un programa de televisión que sería transmitido de lunes a viernes. Un show que permaneció seis años al aire, de 1971 a 1977, cuando Ricardo decidió viajar a la Ciudad de México para probar suerte en Televisa, donde le dieron el programa "El show de Cepillín", que fue visto en 18 países de América por tres años y de donde surgieron clásicos como "La feria de Cepillín" y "Tomás".

Su gracia estaba en darle un toque de carisma y humor a las situaciones cotidianas y educar a los niños de forma didáctica. Así fue como Ricardo Muñoz pasó de ser un doctor de sonrisas a un maestro de risas y nunca se detuvo.

Durante su trayectoria participó en tres películas y seis series de televisión, pero su mejor acto fue en la música. Con 18 álbumes enseñó a los niños a cantar sobre un "Bosque de la China", "La fiesta", "La rutina de un niño" y hasta les interpretó "Las mañanitas" en cada cumpleaños.

Para el cómico apagar la sonrisa no era opción. No lo fue cuando lo vetaron de Televisa, pues el circo lo esperaba, no lo fue cuando le dio un infarto, ni dos, o tres.

El llamado "payasito de la tele", como fue conocido, sufrió su primer infarto en el año 2005 como consecuencia de haber fumado por más de 40 años; sobrevivió, pero el siguiente episodio fatal vino un año después y en 2015 fue internado de emergencia debido a una insuficiencia cardiaca. Tras recuperarse habló públicamente sobre la muerte.

Vía El Universal.
Vía El Universal.

"Ya llevo tres infartos, tengo 70 años y Dios me ha dado muchas horas extras", reconoció Cepillín a EFE en 2016.

"Mi esposa y mis hijos tienen la orden de cuando yo me muera me lleven a un crematorio, me incineren y después echen mis cenizas en el primer resumidero, sin homenajes, para qué tanto show", dijo en aquel entonces, pero el año pasado ya había cambiado de opinión y habló de su deseo por realizar un homenaje a su carrera al cumplir 50 años, este 2021.

"Ando buscando hablar con la señora (Claudia) Sheinbaum (Jefa de Gobierno de la CDMX) para que me hagan un homenaje en el Zócalo y llevar a todos los artistas amigos míos y que vaya la gente gratis, que dure horas, que sea como permanencia voluntaria, como antes se hacía", detalló en entrevista con EL UNIVERSAL en octubre del 2020.

Claudia Sheinbaum confirmó al siguiente día que una vez que los mexicanos tuvieran la vacuna contra el Covid-19 el homenaje sería posible, sin embargo Cepillín ya no pudo realizarlo.

La Feria de Cepillín, donde sonaba la guitarra, el acordeón y el piano se apagó, pero su legado musical y sus películas quedan en la memoria de cientos de niños que aprendieron a sonreír con sus historias, con sus melodías.

Durante su carrera además hizo labor altruista, llevando felicidad a niños hospitalizados.

"Pueden creer que yo les traigo la energía que deja una sonrisa, pero en realidad soy yo el que se está llevando su amor", dijo el ícono infantil cuando visitó el hospital pediátrico de Tacubaya, en 2015.

Con información de El Universal.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

La herencia de Cantinflas que resultó una maldición para todos

Cachún Cachún Ra Ra: la 'leyenda negra' de uno de los programas más entrañables (y polémicos) de la TV mexicana

EN VIDEO: Eduardo Santamarina: “He vivido la etapa más desgastante de mi carrera”