Anuncios

La mujer en la pared, una miniserie policial que atrapa al espectador desde la primera escena

Ruth Wilson hace un trabajo potente en La mujer en la pared
Ruth Wilson hace un trabajo potente en La mujer en la pared - Créditos: @Paramount+

“Sé lo que le pasó a tu hija”. El mensaje anónimo que recibe Lorna Brady, el personaje central de La mujer en la pared, la miniserie ya disponible en Paramount+, pone en marcha una trama inquietante que reúne un misterio policial con uno de los aspectos más trágicos de la historia de la iglesia católica en Irlanda. Con los elementos de los relatos de suspenso, una puesta en escena que por momentos se inspira en el género de terror y una extraordinaria interpretación de Ruth Wilson, la talentosa actriz británica que interpreta a Lorna, la ficción atrapa desde la primera escena.

La historia. Todo comienza con una leyenda que ubica al espectador en tiempo y espacio: el año es 2015 y el lugar es el pueblo (ficticio) de Kilkinure, al oeste de Irlanda. Lo que sucede en la primera secuencia de esta miniserie de seis episodios (esta semana estará disponible ya completa) producida por la BBC es un poco más difícil de discernir. En medio de un camino rural, una mujer que yace boca abajo se despierta rodeada de vacas y con una herida sangrante en la mano de la que se saca un pedazo de vidrio roto. Ni ella, ni los vecinos que la ven regresar al pueblo en camisón y descalza parecen demasiado sorprendidos por el cuadro de situación. Lorna, la loca de la aldea, la hosca costurera que vive sola en su casa de la infancia, es sonámbula y cuando está dormida suele dar rienda suelta a toda la ira y el dolor que lleva décadas acumulando. Es que pronto se explica que Lorna es una de las mujeres que años atrás padecieron abusos en el convento local al que la enviaron sus padres cuando descubrieron que estaba embarazada siendo una adolescente de 15 años. Dentro de su casa tapizada de iconografía religiosa, Lorna escucha voces del pasado, ve imágenes que podrían ser reales o surgir de su imaginación e intenta mantenerse alejada de una habitación dónde parecen haberse concentrado todos sus demonios. Cuando recibe la anónima misiva sobre el paradero de la hija que le fue arrebatada tantos años atrás por las monjas del convento, su frágil estabilidad emocional y su tenue hilo de contacto con la realidad empiezan a resquebrajarse. Especialmente cuando una mujer aparece muerta en un rincón de su casa y un detective de Dublín llega a Kilkinure para investigar el asesinato de un cura que durante años formó parte de la congregación religiosa.

Una escena de La mujer en la pared
Una escena de La mujer en la pared

El contexto. Más allá de tratarse de una ficción policial de esas que la TV británica se destaca creando, lo cierto es que La mujer en la pared también es un retrato de la triste historia de las lavanderías de la orden de las Magdalenas, una institución irlandesa dirigida por la iglesia católica que desde el siglo 18 hasta finales de los años 90 recibían a madres solteras a las que sometían a trabajo esclavo en las lavanderías además de, en muchos casos, apropiarse de sus bebés a los que las jóvenes nunca volvían a ver. La serie, más allá de concentrarse en el drama de Lorna y sus múltiples consecuencias, también se ocupa de contar las experiencias de otras mujeres del lugar que buscan justicia y revancha por lo que vivieron en el convento.

Ruth Wilson como Lorna en la miniserie de Paramount+
Ruth Wilson como Lorna en la miniserie de Paramount+

Ruth Wilson. Lorna no mira a nadie a los ojos, pero aún así su resentimiento y paranoia son evidentes para cualquiera que se cruce con ella. Pero también es una experta costurera capaz de crear los vestidos más delicados mientras los insultos se derraman de su boca con la misma gracia de las telas con las que trabaja. Para interpretar al personaje en el centro -emocionalmente perturbado-, de la miniserie se necesitaba de una actriz capaz de encarnar sus zonas espinosas además de alguien que pudiera encontrar la vulnerabilidad y hasta el humor en medio del caos que es Lorna. Wilson, que aquí oficia también de productora ejecutiva, cumple con todas esas condiciones. La actriz conocida por sus papeles en series como Luther, Sherlock y The Affair consigue que los muchos matices de su personaje estén siempre a la vista sin que pierda el halo de misterio que fascina sobre ella desde la primera escena.

Daryl McCormack interpreta al detective Colman Akande
Daryl McCormack interpreta al detective Colman Akande - Créditos: @Paramount+

El elenco. Para acompañar el brillante trabajo de Wilson, en el elenco se destaca Daryl McCormack (Buena suerte, Leo Grande), en el papel del detective Colman Akande que llega a Kilkinure, y al umbral de Lorna, siguiendo la pista de los posibles responsables del asesinato del padre Percy Sheehan (Stephen Brennan), a quien conocía como el benevolente parroco de su infancia. Sin embargo, para muchas de las mujeres del pueblo Sheehan era una figura siniestra, quien se ocupaba de llevarlas al convento. Además, para aportar algo de humor a la narración aparece el dúo de policías locales, interpretados por los actores Simon Delaney y Cillian Lenaghan, que son al mismo tiempo simpáticos y excéntricos pueblerinos y desconfiados agentes del orden empeñados en que los secretos de su lugar en el mundo permanezcan ocultos.

La mujer en la pared
La mujer en la pared - Créditos: @Paramount+

La puesta en escena. Más allá de los aspectos policiales de la trama y el tono de denuncia que despliega la narración a medida que se desarrolla la historia, la miniserie también se apoya en su evocativa fotografía y hasta en su banda de sonido para construir el cuento. De la belleza de las praderas en las que Lorna suele despertarse a las sombras de su casa que por momentos parece sacada de una película de terror, pasando por la detallada reconstrucción de época, La mujer en la pared funciona además como un muestrario de una cultura y una forma de vida que se resiste al cambio. El aire de fantasía, al que contribuyen las referencias a leyendas y supersticiones locales, se completa con la inclusión del tema “The Magdalene Song,” compuesto e interpretado por Sinéad O’Connor que un tiempo antes de su muerte ocurrida en julio del año pasado autorizó su inclusión en la ficción.