Anuncios

Murió Piper Laurie, la reconocida actriz de Carrie y Twin Peaks que eligió cuidadosamente su trabajo y nunca se sumó al divismo de Hollywood

Murió Piper Laurie, una actriz que le escapó a los roles triviales y al divismo de Hollywood
Murió Piper Laurie, una actriz que le escapó a los roles triviales y al divismo de Hollywood - Créditos: @imdb.com

Piper Laurie, la actriz que hizo suspirar a toda una generación y llenó de espanto a otra décadas después, falleció a los 91 años. La noticia fue confirmada a los medios por su manager, Marion Rosenberg, quien la definió como “una de las intérpretes más notables y versátiles de su época, con una mente brillante y creativa”.

Nacida en Detroit en 1932 con el nombre de Rosetta Jacobs, a los 17 años decidió adoptar el seudónimo artístico con el que fue mundialmente conocida luego de conseguir su primer contrato con Universal Pictures. Su debut en la pantalla grande se produjo en 1950, en la comedia Louisa, protagonizada por Ronald Reagan, y desde ese momento nunca dejó de trabajar.

Piper Laurie al comienzo de su carrera
Piper Laurie al comienzo de su carrera - Créditos: @imdb.com

Gracias a su talento -y también a su belleza- se convirtió en una de las más convocadas a principio de los años 50. En aquella época compartió cartel con Rock Hudson en Lo que hace el dinero (1952), con Tyrone Power en La octava maldición (1953) y con Tony Curtis en Johnny Dark (1954).

Cansada de que la encasillen en roles de damisela cándida en apuros, decidió abandonar Hollywood y se instaló en Nueva York para enfocarse en su carrera teatral y televisiva, pero en 1961 se vio tentada a volver: le ofrecieron el rol de Sarah Packard, la novia del as del billar Eddie Felson en la película El audaz. Su coprotagonista era nada menos que Paul Newman. Aceptó, y su intuición no le falló: el film se alzó con el Oscar a la mejor película y su desempeño le valió su primera nominación a aquellos premios .

Piper Laurie junto a Tony Curtis
Piper Laurie junto a Tony Curtis - Créditos: @imdb.com

Todo parecía indicar que, a partir de ese momento, su rostro volvería a ser uno de los más vistos en la pantalla grande luego de aquel reconocimiento, pero no fue así. Laurie recién volvió al cine en 1976, en un proyecto que nada tenía que ver con lo que había hecho hasta el momento: un film de terror con una adolescente perturbada con poderes telequinéticos como protagonista.

Otra vez, su olfato funcionó de maravillas: Carrie, basada en la novela de Stephen King, se convirtió en uno de los mayores éxitos de la historia del cine. Y su personaje, Margaret White, en un ícono de las madres sobreprotectoras y controladoras. Una vez más, su trabajo le aseguró una nominación al Oscar.

Piper Laurie y Sissy Spacek en una escena de Carrie
Piper Laurie y Sissy Spacek en una escena de Carrie - Créditos: @imdb.com

También recibió excelentes críticas su interpretación en la película Tim, en la que interpretaba a una mujer madura que se enamoraba de un muchacho con capacidades mentales disminuidas. El film sirvió para lanzar a la fama a un australiano todavía desconocido a nivel mundial: Mel Gibson.

Su tercera nominación legaría una década más tarde, por su desempeño en Te amaré en silencio. Ese mismo año, ganó un premio Emmy por su actuación en el drama para televisión, Promise, en el que actuó junto a James Garner y James Woods

Por su interpretación en el film de Brian De Palma fue nominada al Oscar
Por su interpretación en el film de Brian De Palma fue nominada al Oscar - Créditos: @imdb.com

Una nueva generación la conoció y la amó en uno de los clásicos de principio de los noventa: Twin Peaks. En la serie creada por David Lynch interpretó a la carismática fotógrafa Catherine Martell. Una vez más, su talento fue reconocido; esta vez, con un Globo de Oro.

En las últimas décadas participó de decenas de series televisivas y películas, como Frasier, Will & Grace, ER Emergencias y MacGyver. Su última aparición en pantalla fue en el film de 2018 dirigida por Matthew McConaughey, Rico chico blanco.