Normal People: por qué esta ficción se convirtió en una de las series del año

Paula Vázquez Prieto

Normal People (Irlanda, 2020). Dirección: Lenny Abrahamson y Hettie Macdonald. Guion: Sally Rooney, Alice Birch, Mark O'Rowe. Elenco: Daisy Edgar-Jones, Paul Mescal, Desmond Eastwood, Aislín McGuckin, Sarah Greene, India Mullen, Eanna Hardwicke. Disponible en: StarzPlay. Nuestra opinión: excelente.

Connell (Paul Mescal) y Marianne (Daisy Edgar-Jones) son apenas dos extraños que se miran de reojo en el colegio. Ella es distante y reflexiva, sentada siempre junto a la ventana, mientras sus palabras se disparan como dardos hacia el conformismo de docentes y compañeros. Es la engreída de la clase, la "rara", la que vive en la mansión del pueblo. Connell es el chico popular, introvertido pero atento, deportista y amigo de sus amigos. Sin embargo, entre esos mundos dispares se teje una intensa corriente subterránea, esa que el romanticismo codificó como el primer amor pero que lo excede en sus anhelos y descubrimientos. La historia que nace entre Connell y Marianne, en las miradas furtivas en el aula, en los encuentros casuales en la casa de ella, en los recovecos de ese pueblo y sus sanciones, es más que una historia de amor, es su historia de amor, la que persiste a través de años y separaciones, de los obstáculos de ese arduo camino hacia la vida adulta.

Normal People: por qué la miniserie británica es uno de los fenómenos del año

La segunda novela de la irlandesa Sally Rooney se convirtió en un éxito inmediato en 2018 luego de la expectativa que había despertado Conversaciones entre amigos, publicada apenas un año antes. En ambas se conjuga la exploración de un aprendizaje amoroso, confuso y entrañable al mismo tiempo, signado por diversos condicionantes sociales en una Irlanda vívida y real. En ambas Rooney entreteje sus propias vivencias generacionales, su mirada sobre el sexo y la política, el fervor de su escritura contagiada a sus personajes. La notable adaptación que ella misma realizó para la BBC 3 junto a Alice Birch, guionista de Lady Macbeth y parte del equipo de Succession, consigue darle carnadura a los sentimientos expuestos en palabras, convertir esas vivencias literarias en imágenes únicas, cargadas de pasión y vitalidad, sensibles al desgarro de la pérdida y al éxtasis de toda exploración.

Rooney ha sabido capturar en una escritura concisa y febril los contornos de ese mundo que contiene a sus personajes. La relación entre Connell y su madre, las restricciones económicas, la necesidad de ser aceptado por los otros; el entorno tóxico que envuelve a Marianne, el revés de sus aparentes privilegios, la sensación de sus logros nunca merecidos. Son esas constantes esquivas, y a veces difíciles de representar sin insistencias ni subrayados, las que la serie materializa con maestría. Normal People triunfa allí donde todo podría haber sido previsible, se revela en su abordaje original de lo cotidiano, en su mirada cercana de lo extraordinario. Y la puesta en escena de Lenny Abrahamson (La habitación) y Hettie Macdonald (Howards End) es sensible a esos matices, concentrada en planos cerrados sobre rostros y pieles, sobre un deseo que se expande en las habitaciones juveniles y los pasillos escolares, en esos diálogos reveladores que asoman entre los miedos y las dudas.