¿Qué otras personalidades han hablado sobre sus problemas de salud mental?

·4  min de lectura

El reciente anuncio de personalidades como Tom Holland, Ezra Miller o Jonah Hill ha puesto el reflector sobre el tema de la salud mental como nunca antes, sin embargo, no son las primeras figuras públicas en darle voz a este aspecto de la vida cotidiana que solía ser relegado a segundo plano.

Quizá una de las pioneras y, tal vez embajadora, fue la icónica princesa Leia de Star Wars. Carrie Fisher fue inspiración para miles alrededor del mundo cuando hizo público que sufría de trastorno bipolar y decidió hablar de forma abierta de cómo enfrentaba y sufría los síntomas de la enfermedad.

En el 2016, muchos de sus seguidores decidieron honrar a la actriz que eligió una urna en forma de píldora de ProZac para guardar sus cenizas, y compartieron en Twitter sus propias experiencias con la ansiedad, la depresión o el desorden bipolar. Temas que no sólo se visibilizaron sino que fueron poco a poco librándose de estigmas.

Angelina Jolie es otra de las actrices que ha hecho públicas sus dificultades para lidiar con la depresión, e incluso, con las ideas suicidas. Además, ha hablado de cómo en su infancia y adolescencia tuvo que superar la anorexia, contra la que sigue luchando en la actualidad. En el 2016 fue hospitalizada y, aunque nunca se hizo oficial el motivo, algunas fuentes revelaron que llegó a pesar 35 kilos.

Justin Bieber se sumó también a la lista de celebridades en confesar que se encontraba trabajando para recuperar su salud mental debido a una profunda depresión tras contraer matrimonio con Hailey Baldwin en septiembre de 2018.

"En terapia trabajo mis problemas de salud mental profundamente arraigados, es bueno tener una mente sana y emociones saludables", declaró el intérprete de “Peaches”.

La actriz y cantante de origen cubano Camila Cabello reveló a finales del 2021 que padece ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo y problemas de estrés. En una entrevista con People, reveló haber sufrido una ansiedad “paralizante” mientras hacía su nuevo álbum, “Familia” y lo describió como "el peor estado de salud mental".

La expareja de la tres veces nominada al Grammy, Shawn Mendes también tuvo un episodio de ansiedad por el que decidió cancelar su gira mundial “Wonder: The World Tour” para cuidar de su salud mental.

“Tras hablarlo con mi equipo y trabajar con un increíble grupo de profesionales de la salud, me he dado cuenta de que necesito tomarme el tiempo que nunca me he tomado personalmente para ubicarme y volver más fuerte”, dijo el cantante en un mensaje a sus seguidores.

Un trabajo extraordinario dentro y fuera de la pantalla es de Selena Gomez, quien durante el programa Good Morning America reveló que también padece trastorno bipolar, depresión y ansiedad, por lo que puso un alto en su carrera e, incluso, se internó en una institución para atenderse.

La actriz y cantante fue una de las primeras en declarar que se alejaría de internet y de las redes sociales lo que, después de más de 4 años, ha cambiado su vida por completo.

“Soy más feliz, estoy más presente, conecto más con las personas. Me hace sentir normal” dijo en entrevista.

Además, Selena también lanzó “Wondermind”, una plataforma para ayudar a quienes padecen problemas de salud mental.

La salud mental en el mundo del deporte

El entretenimiento no es la única industria en la que se se pone en riesgo la salud mental, así lo dejaron claro varias figuras como Simon Biles, quien ha sido llamada la mejor gimnasta de la era moderna, que en los últimos Juegos Olímpicos en Tokio, decidió retirarse de varias competencias debido a que sufría con la ansiedad y no se sentía en buena forma para participar.

La atleta olímpica no sólo llegaba a unas olimpiadas tras el confinamiento provocado por el covid-19, sino que había sido testigo en el juicio contra el Dr. Larry Nassar, quien abusó sexualmente de decenas de niñas y mujeres del equipo estadounidense de gimnasia.

Un caso similar fue el de Ashleigh Barty que a sus 25 años consiguió ser la número 1 del tenis mundial y la primera australiana en ganar el Abierto de su propio país en 44 años; ella anunció que se retiraba del deporte porque se sentía "absolutamente desgastada" y dijo: “físicamente no tengo nada más que ofrecer".

“Por mí, eso está bien. Porque sé que Ash Barty es la persona que tiene tantos sueños que quiere perseguir que no necesariamente implican viajar por el mundo, alejarme de mi familia, de mi hogar, que es donde siempre he querido estar", declaró.

Por su parte, Lewis Hamilton también compartió con sus seguidores el reto de luchar contra sus problemas de salud mental al mismo tiempo que debe permanecer como un piloto competitivo en la Fórmula 1.

“Durante un largo tiempo, he luchado mental y emocionalmente, seguir es un esfuerzo constante pero tenemos que seguir luchando, tenemos mucho por hacer y por lograr”, señala Hamilton”, escribió el automovilista birtánico en su Instagram.