Anuncios

Qatar 2022: los otros golpes de la Argentina en sus estrenos mundialistas, de Maradona a Messi

Diego Maradona, en el piso, en el debut de Italia 1990 (derrota 0-1 contra Camerúb) y Lionel Messi, a puro lamento, por la caída 1-2 contra Arabia Saudita en Qatar 2022
Diego Maradona, en el piso, en el debut de Italia 1990 (derrota 0-1 contra Camerúb) y Lionel Messi, a puro lamento, por la caída 1-2 contra Arabia Saudita en Qatar 2022

Decepción. Brazos en jarra. Miradas extraviadas. Frustración. Todo eso sintió el seleccionado argentino este martes en el estadio Lusail, cuando el histórico triunfo de Arabia Saudita por 2 a 1 se hizo realidad.

Nadie imaginó este comienzo en un Mundial Qatar 2022 que generó mucha ilusión en la previa. Por el entusiasmo de Lionel Messi, por la chapa de campeón de América lograda nada menos que en el Maracaná y frente a Brasil, y por los 36 partidos que enhebró el equipo sin derrotas.

Pero no es la primera vez que esto ocurre. En la historia mundialista ya hubo varios estrenos decepcionantes del seleccionado argentino, de los que supo recuperarse casi siempre.

Por un tema estrictamente cronológico, el primer mal trago que aparece en la memoria colectiva es el de Rusia 2018. El 1 a 1 ante Islandia fue, tal vez, el resultado que nadie en todo el planeta imaginó. Ni siquiera los propios islandeses, que ya eran felices cuando supieron que su primer partido en una copa del mundo sería contra la Argentina de Messi. Con un plus: el crack rosarino malogró un penal (se lo atajó Hannes Þór Halldórsson).

Los mayores de 35 años todavía sienten como un puñal en el pecho aquel 1 a 0 de Camerún en el inicio de Italia 90. La seguidilla de patadas contra Diego Maradona (una en el medio del pecho) y Claudio Caniggia (hizo expulsar a dos), el salto de François Omam-Biyik y el error de cálculo de Nery Pumpido hicieron trizas la ilusión albiceleste, en el primer paso de la defensa del título. “Esto sólo lo podremos dejar atrás si llegamos a la final”, les dijo el técnico Carlos Bilardo tras la derrota. Y así sucedió. Espejismo de nostalgia.

Pero no era la primera vez que un seleccionado argentino campeón del mundo debutaba en la copa siguiente con una derrota. Ya había sucedido 8 años antes, cuando Bélgica sorprendió al equipo dirigido por César Luis Menotti y le ganó por el mismo resultado (1 a 0) en el inicio de España 82. Aquel plantel tenía la base del que se había coronado en la Argentina, con la suma de dos jóvenes cracks: Maradona y Ramón Díaz. Pero nada pudo hacer que el triunfo quedara del lado de los europeos, gracias al gol de Erwin Vandenbergh.

Más allá en el tiempo, Polonia fue un claro vencedor del partido inicial en Alemania 74. Con la derrota 3 a 2, el camino argentino a la segunda fase se tornó muy difícil. Al punto que en la última fecha se vio obligado a golear por tres o más goles a Haití y depender de un triunfo sobre la ya clasificada Polonia frente a Italia, algo que finalmente sucedió en medio de fuertes sospechas de incentivación.

Hay otras dos derrotas en el primer partido del seleccionado albiceleste en Mundiales.

Con camiseta amarilla y equipo amateur

La Argentina compitió en Suecia 1958 en medio de una desorganización total. De hecho, en sus estreno frente a Alemania Oriental debió utilizar una camiseta amarilla improvisada porque no llevó casacas alternativas. Ganaron los germanos 3 a 1.

El primero se dio en Italia 1934. Un equipo amateur viajó a Europa a competir en el segundo mundial de la historia. En un formato diferente (más parecido al que se da ahora desde octavos de final en adelante), la Argentina debutó contra Suecia. Los europeos ganaron 3 a 2 y eso decretó la rápida eliminación albiceleste.

Entre los grandes impactos de la historia

Más allá de la tristeza que genera entre los argentinos, el triunfo por 2 a 1 logrado este martes por Arabia Saudita ante la Argentina se metió también entre los grandes impactos de la historia mundialista.

En ese hipotético Top 5, la alegría del conjunto musulmán se vincula con otros dos encuentros que finalizaron 2 a 1. Hace 20 años, en 2002, Corea del Sur derrotó a Italia y avanzó a cuartos de final. Aunque esa celebrada victoria asiática quedó envuelta en un polémico arbitraje del árbitro ecuatoriano Byron Moreno.

Dos décadas antes Argelia paralizó a Alemania Federal con una victoria heroica en el Mundial de España 1982, que derivó en un escandaloso cierre de grupo. Los germanos arreglaron el resultado con Austria para clasificarse ambos a la segunda fase y marginar a los africanos.

Mucho tiempo antes, en el Mundial de Inglaterra 1966, la debutante Corea el Norte venció 1 a 0 a Italia, que para entonces ya era bicampeona del mundo.

Cuatro años después, en Brasil 1950, Estados Unidos compartió grupo con Inglaterra (igual que ocurre ahora en Qatar 2022). En aquel entonces, el conjunto estadounidense era un equipo cuasi amateur. En su plantel había personajes de película, como su arquero, Frank Borghi, que trabajaba como chofer en una empresa de servicios fúnebres. “Con que no nos hagan más de cinco o seis goles soy feliz”, declaró en la previa del choque contra los que se denominan como los creadores del fútbol.

Grande fue la sorpresa cuando el 29 de junio, en el Estadio Independencia de Belo Horizonte, Inglaterra perdió ante Estados Unidos. ¿El resultado? 1 a 0, con gol de Joe Gaetjens, un delantero de origen haitiano que ni siquiera se había nacionalizado. Incluso, pese a sufrir en los primeros minutos, los estadounidense dominaron las acciones del juego en la segunda etapa, justificando la hazaña.

Pocos creían que el resultado era cierto. Al punto que el diario The New York Times recién cerró su edición cuando tuvo recontra chequeada esa información. Y la agencia Reuters fue más allá e, imaginando un error de tipeo, lanzó su envío con el título Inglaterra 10 - Estados Unidos 1.

El haitiano Joe Gaetjens, autor del gol con el que Estados Unidos le ganó a Inglaterra 1 a 0 en el Mundial de Brasil 1950
El haitiano Joe Gaetjens, autor del gol con el que Estados Unidos le ganó a Inglaterra 1 a 0 en el Mundial de Brasil 1950

Para los medios británicos, aquella fue la peor humillación deportiva de la selección inglesa, y el árbitro italiano Generoso Dattilo declaró: “Si no fuera porque lo dirigí yo, no lo creería”.

El pobre Gaetjens, héroe de aquella tarde inolvidable, fue capturado y encarcelado a comienzos de julio de 1964 por la dictadura haitiana. Desde 1976, una placa en el Hall de la Fama de la selección estadounidense lo recuerda y homenajea.