Anuncios

Sinfonía del Terror: Cómo Universal definió el género con sus monstruos

Sinfonía del Terror: Cómo Universal definió el género con sus monstruos
Sinfonía del Terror: Cómo Universal definió el género con sus monstruos

Por medio de películas con personajes icónicos como el monstruo de Frankenstein, Drácula, el Hombre Invisible, la Momia, y el Hombre Lobo Universal logró el control de género a principios de siglo. A través de estas monstruosas historias, estas figuras legendarias de Universal, pronto se convirtieron en símbolos de la cultura pop, que permanecen vigentes hasta nuestro días.

Sigue leyendo: Matthew Vaughn aconseja a Kevin Feige sobre Marvel y asegura que DC está en buenas manos con James Gunn

En la brillante era de Hollywood durante las décadas de los treinta y cuarenta, Universal Studios emergió como una potencia, produciendo una variedad de películas que abarcaron comedias, musicales, dramas y westerns. Sin embargo, fue el género de terror el que grabó el nombre de Universal en la historia del cine.

El Conde Drácula, interpretado por varios actores a lo largo de los años, encontró su voz y sus gestos más arraigados en la interpretación de Bela Lugosi en el clásico de 1931 y en la parodia de 1948 Abbott y Costello contra los monstruos. De manera similar, la imagen perdurable del monstruo de Frankenstein está ligada para siempre a la interpretación de Boris Karloff, y posteriormente Glenn Strange, con la visión artística del maquillador Jack Pierce.

Monstruos clásicos de Universal
Monstruos clásicos de Universal

Ver Video

Fundado en 1912 por un consorcio de visionarios entre los que se encontraba Carl Laemmle, Universal Studios saltó a la fama bajo su liderazgo, convirtiéndose así en el primer gran estudio cinematográfico y conservando el título durante una década, misma que llegaría a ser una de las más importante en la historia del cine. El enfoque financiero friamente calculado de Laemmle y su dependencia primaria de la autofinanciación permitieron al estudio superar los desafíos que planteaban las producciones de gran presupuesto de su tiempo.

Te recomendamos: Taylor Swift: The Eras Tour | Se viraliza queja sobre supuesto ritual satánico en proyección de la película

La era del cine mudo fue testigo del éxito de Universal, particularmente a través de las magistrales actuaciones e historias construidas a la perfección tras la lente. El sello de horror impreso en los personajes del actor Lon Chaney en películas como El jorobado de Notre Dame y El fantasma de la ópera, sumado a la rentabilidad de sus películas resultaron fundamentales para el sostenimiento del estudio.

Como jefe del estudio, Irving Thalberg jugó un papel crucial en la elevación de los estándares cinematográficos de Universal, pero su partida marcó el comienzo de las luchas del estudio. Sostenido por los dibujos animados de Oswald the Rabbit, Universal enfrentó una recesión hasta que las ideas progresistas de Carl Laemmle Jr. revitalizaron el estudio.

Bajo el liderazgo de Laemmle Jr., Universal incursionó de lleno en el género de terror, inspirándose en fuentes literarias. Las primeras películas de terror sonoro del estudio, incluida Drácula (91%), nacieron del deseo de colaboración con talentos de renombre como el cineasta Tod Browning y el director de fotografía Karl Freund.

Ver Video

La Gran Depresión impuso restricciones presupuestarias, lo que llevó a la adaptación de Drácula. La inesperada muerte de Chaney llevó al casting de Bela Lugosi, preparando el escenario para una serie de películas de terror que definirían a Universal Studios y, sin saberlo, se convertirían en un invaluable legado para la historia del cine.

Drácula

En 1922, el cineasta expresionista alemán F.W. Murnau filmó sin permiso la novela de Bram Stoker como Nosferatu (97%). La viuda de Stoker demandó por plagio y violación de derechos de autor, y los tribunales fallaron a su favor, ordenando la destrucción de todas las copias de la pelúcula. Pero el joven productor de Hollywood, Laemmle Jr., supo entender el potencial de taquilla en el escalofriante relato gótico de Stoker, por lo que adquirió legalmente los derechos cinematográficos de la novela. Inicialmente, Laemmle quería que Drácula fuera un espectáculo a la altura de las suntuosas películas mudas, el éxito encontrado superaría las expectativas.

Universal Pictures pagó US$40 000 por todos los derechos de la novela y las obras de teatro, asegurándose los derechos exclusivos del personaje inspirado por Vlad Tepes. A la par, se contrató al novelista ganador del Premio Pulitzer, Louis Bromfield, para escribir el guión que se ajustara a esta visión comercial del film. Bromfield propuso que Drácula fuera dos personas: un anciano macabro al principio, que al viajar a Londres y alimentarse de sangre se rejuvenece convirtiéndose en el refinado Drácula del teatro.

Que no se te pase: Emily Blunt es criticada por un viejo video y pide disculpas

Mientras tanto, Jonathan Harker estaba destinado a viajar a Transilvania en las primeras escenas, y Drácula debía besar apasionadamente a Mina, como sucedía en la obra de teatro. Pero estas ideas nunca llegaron a la película, al ser considerarlas demasiado costosas o demasiado arriesgadas. Pronto Bromfield fue reemplazado por Garrett Fort , quien se basó en la exitosa obra teatral de Hamilton Deane como el modelo a seguir.

La producción comenzaría el 29 de septiembre de 1930, con un presupuesto de US$ 355 050 y un plazo de 36 días para filmar en Universal City. Lugosi, quien ya había interpretado el papel en Broadway, se impuso, aceptando un salario modesto de US$500 por semana. Durante la filmación, el intérprete fue descrito como un personaje excéntrico por sus compañeros de reparto. Edward Van Sloan, quien también había interpretado a Van Helsing en Broadway y repitió el papel en la película, pero a pesar de convertirse en uno de los roles más famosos del actor, este no le tenía mucha estima a la película, describiéndola como sobreinterpretada y mal escrita en una carta a su sobrino.

Tod Browning, conocido por sus películas mudas, dirigió Drácula, pero durante la producción se rumoró que se trató de una tarea verdaderamente desorganizada, con Browning dejando a menudo la dirección a cargo de Karl Freund. Lugosi, por otro lado, se mostró misterioso y distante en el set, según su coestrella David Manners, en un tomo muy parecido a su personaje.

Ver Video

De acuerdo al libro, The monster movies of universal studios del autor James L. Neibaur, la actriz Helen Chandler, elegida como la Mina de este proyecto, lidiaba con el alcoholismo durante el rodaje. Se le reportó como distante y ausente en el set de rodaje, a la par que se burlaba de la rutina de Lugosi frente al espejo.

Las escenas de la película reflejan la influencia de Nosferatu, particularmente la escena en el castillo del conde, tomada directamente de la versión no autorizada de Murnau. Drácula fue estrenada originalmente con una duración de 85 minutos, pero en una posterior versión en 1936, dos escenas fueron censuradas debido a las restricciones del Código Hays. Una de las censuras más significativas fue el epílogo de la película, donde Edward Van Sloan dirigía unas palabras de precaución al público sobre los vampiros.

La película se convirtió en un clásico y, en 1998, el compositor Philip Glass creó una partitura musical original para la película, interpretada por el Kronos Quartet. Esta versión, junto con la partitura original de Tchaikovsky y otros, se lanzó en 1999 en VHS y DVD. La película, a pesar de su estilo teatral y efectos limitados a su era, se mantiene como una joya del cine clásico de terror.

Puede interesarte: Se confirma que Emma Stone sí iba a aparecer en Spider-Man: No Way Home como Gwen Stacy

Frankenstein

A raíz del revés financiero de Universal Studios en 1930, que supuso una pérdida de US$ 22 millones en ingresos, el éxito inesperado de Drácula en 1931 marcó un cambio dramático en el estudio. La película, vendió la impresionante cifra de 50 000 entradas en las 48 horas siguientes a su estreno en el Roxy Theatre de Nueva York el 12 de febrero de 1931. Esto generó una asombrosa ganancia de US$ 700 000, lo que la convirtió en el estreno más rentable de Universal ese año. El triunfo llevó a Carl Laemmle Jr., a anunciar planes inmediatos para más películas de terror.

En consecuencia, Universal adquirió los derechos cinematográficos de la adaptación teatral de John L. Balderston, a su vez adaptada de la puesta en escena británica de Peggy Webling, derivada de la novela de Mary Shelley , Frankenstein o el moderno Prometeo. A pesar de la esperanza de Bela Lugosi de interpretar al doctor Henry Frankenstein —Victor en la novela— en la cinta original de Universal, Laemmle Jr. insistió en que Lugosi asumiera el papel del Monstruo, una medida destinada a aprovechar la fama del actor húngaro.

La inspiración para Frankenstein provino de varias fuentes, incluido The Golem, una película de terror muda basada en el folclore judío. Inicialmente, Robert Florey dirigiría la película, imaginando al Monstruo como una simple máquina de matar desprovista de interés filosófico tan laureado en la novela de la aurora británica. Esta desviación de la obra original molestó a Lugosi, quien expresó su descontento y afirmó: "¡Fui una estrella en mi país y no seré un espantapájaros aquí!".

Ver Video

Sin embargo, la objeción de Lugosi no significó el único motivo de su salida del proyecto. La evidencia histórica sugiere que Lugosi, junto con el mismo Florey, fueron reemplazados a la llegada de James Whale, quien eligió a Boris Karloff, en su opinión, se adaptaba mejor a la visión del recién llegado director para el personaje.

La película contó con actores notables que se convertirían en rostros familiares en el universo cinematográfico de terror de Universal, incluido Dwight Frye como el asistente jorobado de Frankenstein, Frederick Kerr como el viejo barón Frankenstein y Lionel Belmore como Herr Vogel, el Bürgermeister. Por parte del equipo de producción, Kenneth Strickfaden diseñaría los efectos eléctricos para la icónica "escena de creación", utilizando equipos hoy conocidos como "Strickfadens".

Frankenstein se estrenó en el Mayfair Theatre de la ciudad de Nueva York el 4 de diciembre de 1931, recaudando la impresionante cifra de US$53 000 en su primera semana. A pesar de la decepción de Lugosi por no interpretar al Monstruo de Frankenstein, más tarde asumiría el papel en Frankenstein y el hombre lobo una década después, en plena decadencia de su carrera.

Esto es para ti: Ex-presidenta del Sindicato de Actores critica las reglas de disfraces de Halloween por la huelga

La película enfrentó controversias durante su estreno inicial, especialmente en relación con la escena en la que el Monstruo ahoga accidentalmente a una niña llamada María. Esta escena fue censurada en varios estados por su carácter sensible. Además, varios estados se opusieron a una frase pronunciada por el doctor Frankenstein, considerándola blasfema: “¿En el nombre de Dios? ¡Ahora sé lo que se siente SER Dios!”. La película también encontró desafíos en Kansas, donde se solicitó el corte de 32 escenas.

A lo largo de los años, se han estrenado varias versiones de la película, con algunas imágenes perdidas o redescubiertas, lo que muestra los desafíos que enfrentaron los cineastas al sortear la censura y los estándares sociales de la época. Debido al rotundo éxito de la película, un sinnúmero de secuelas le seguirian en los años venideros, que atravesaron todos los géneros narrativos así como matices del horror.

El hombre lobo

Pero Universal pronto pasó de simplemente revisitar los clásicos a propuestas más profundas con otra de sus más importantes producciones. Vista a través de la lente de la alegoría de la pubertad, El hombre lobo, se convirtió en un símbolo del miedo asociado con la pasión sexual durante la adolescencia. El deseo, presentado como peligroso, que convierte a los individuos en encarnaciones de sus instintos animales.

Ver Video

La producción de la película, particularmente los efectos especiales del maquillaje, añade otra capa de intriga. La interpretación de Lon Chaney Jr. del hombre lobo implicó un laborioso proceso de transformación, en el que el maquillaje tardó horas en aplicarse y una hora en quitarse. Aunque rodeado de historias legendarias pero falsas, el desafío que enfrentó Chaney durante las arduas escenas de transformación fue totalmente real.

Las afirmaciones de Chaney de estar sentado inmóvil durante horas, hacer uso de clavos para mantenerse quieto y soportar una incomodidad durante las escenas de transformación se contrastan con los registros del estudio que sugieren pausas durante el rodaje. Las complejidades detrás de escena, incluida la creación de un molde de yeso y las meticulosas capas de maquillaje por parte de Jack Pierce, ofrecen una idea de la dedicación y los desafíos a los que el actor como el equipo artístico tuvieron que hacer frente.

Con su presupuesto de US$ 180 000, El hombre lobo fue otro éxito de taquilla para el estudio durante un año en el que sólo los recién contratados Abbott y Costello generaron ganancias similares. Para ese momento, Universal volvía a ascender gracias a las películas de terror y a un par de cómicos burlescos. El hombre lobo fue la película más taquillera del año en el prestigioso teatro Rialto de Nueva York, batiendo un récord de taquilla.

También lee: Will Smith reafirma su apoyo incondicional a su esposa Jada Pinkett: "voy a defenderla por el resto de mi vida"

Fue de esta manera que Lon Chaney Jr. demostró que podía estar a la altura del éxito de su difunto padre en las películas de terror, interpretando a una bestia salvaje como un alma sensible y torturada. Durante su paso por Universal, Chaney Sr. había interpretado a la mayoría de los personajes monstruosos destacados del estudio. Ahora el legado estaba materializado superando hasta los sueños de los más optimistas.

El impresionante trabajo de Chaney Jr. en El hombre lobo resultó en que lo eligieran como el monstruo de Frankenstein en la producción El fantasma de Frankenstein. Boris Karloff ya no estaba interesado en el papel, creyendo que lo había llevado tan lejos como podía, pero el estudio no estaba dispuesto a abandonar la rentable serie Frankenstein. Dicha cinta comenzaría a filmarse sólo tres días después de que finalizara la producción original del hombre lobo.

La momia

La película de terror clásica estrenada en 1932, La Momia (93%), se inspiró en la apertura de la tumba de Tutankamón en 1922 y de la “fiebre” por temas egipcios. El productor Carl Laemmle Jr. encargó al editor de guiones Richard Schayer que encontrara una base adecuada para la película. Aunque inicialmente se inspiró en el cuento de Arthur Conan Doyle "El anillo de Thoth", sin embargo, el guión final fue escrito por John L. Balderston trasladando la historia a Egipto e introdujo al personaje Imhotep.

Ver Video

Este fue interpretado por Karloff, lejos de la venganza prevista originalmente en la historia, se le presentó decidido a encontrar al amor perdido a través de la momificación y el poder del Pergamino de Thoth. A pesar de algunas libertades creativas con fines cinematográficos, se tuvo en cuenta la exactitud histórica al hacer referencia a los mitos y rituales egipcios que junto a elementos como el pergamino añadieron autenticidad ante el público de la época, que se encontraba ya atrapado con esta mitología.

El rodaje comenzó en septiembre de 1932 bajo la dirección de Karl Freund. Zita Johann fue elegida como la protagonista femenina, de nombre Anck-es-en-Amon. El impecable trabajo de la producción con maquillaje le trajo gran reconocimiento de la audiencia, particularmente en una larga secuencia de flashback que representa varias reencarnaciones, que, desafortunadamente, se perdió parcialmente.

Con un presupuesto de US$ 196 000, La Momia fue un éxito de taquilla tanto en Estados Unidos como en en el extranjero,siendo especialmente popular en Inglaterra y de esta historia nacería el famoso remake de 1999. Su éxito resultó en que Laemmle Jr. continuara con su interés por producir películas de terror con un tema de monstruo por muchos años más.

No te vayas sin leer: The Boys Gen V: Cameo de Soldier Boy es aclamado por los fans. Piden su spin-off

Ver Video