Al timador de Tinder se le podría acabar el chollo con su próximo juicio

·4  min de lectura

El mundo conoció el nombre de Simon Leviev hace unos meses a raíz del éxito de El timador de Tinder, un documental de Netflix que expuso la supuesta trama de engaños y estafas que habría perpetrado contra varias mujeres que creyeron en su palabra. Según las presuntas víctimas que relatan la experiencia en el filme, este israelí les hizo creer que era hijo del mogol de los diamantes Lev Leviev, y que debido a su círculo profesional tenía muchos enemigos peligrosos siguiéndole la pista, necesitando grandes cantidades de efectivo para huir y buscar un sitio seguro de vez en cuando. Ellas, que en su mayoría eran novias que había conocido en Tinder, accedieron a ayudarle hasta acumular deudas de cientos de miles de euros.

Sin embargo, mientras el mundo desconocía la historia, los dueños del apellido llevaban tiempo siguiéndole sus pasos. Tanto que están a punto de comenzar el juicio que podría desenmascarar la historia desde el plano legal de una vez por todas.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Porque si bien este hombre, cuyo nombe real es Simon Hayut, cumplió condena en Finlandia en 2015 por estafar a otras mujeres, e incluso tenía una orden de captura en Israel por otro fraude (que cumplió al ser apresado en un aeropuerto con ayuda de una de las víctimas), él sigue manteniendo su inocencia. Ha llegado a decir que siente pena por él mismo y no por las mujeres endeudadas debido a la repercusión que el documental habría tenido en su vida.

En febrero de este mismo año dijo a Inside Edition que las mujeres en cuestión “no fueron estafadas ni amenazadas”. "Quiero limpiar mi nombre. Quiero decirle al mundo que esto no es verdad” añadió mientras mantenía que no es el hijo del mogol de los diamantes, a pesar de que en el documental vemos audios y mensajes donde proclama serlo. Lo curioso de todo esto es que sigue usando el apellido Leviev en diferentes redes, como Tik Tok o Cameo (sitio estadounidense donde cobra por enviar saludos grabados).

Cumplió tan solo cinco de los quince meses de la condena en Israel, saliendo de prisión antes de tiempo a raíz de la pandemia de coronavirus. Y desde entonces se pasea por redes sociales derrochando una vida de gastos extravagantes como si nada hubiera pasado, haciendo de su rol como "el timador de Tinder" un meme andante (sube vídeos bromeando con frases que dice en los audios del documental), mientras publica videos entre Ferraris y restaurantes acompañado de su novia, la modelo Kate Konlin, mientras cobra entre 94 y 474 euros por sus videos en Cameo.

Pero el chollo estaría a punto de terminarse porque un juzgado israelí lo espera la próxima semana en la primera cita en relación con la demanda que la familia Leviev presentó en su contra. Y es que este conglomerado millonario lleva un largo tiempo viviendo las consecuencias de sus supuestas estafas, hasta el punto de aliarse con las presuntas víctimas del documental creando un brazalete de diamantes valorado en $169, cuyas ganancias ayudarían con la deuda de $700.000 que aún mantienen. Es más, la empresa Leviev promociona el articulo en su web, demostrando su apoyo absoluto hacia todas ellas.

La hija del mogol Lev Leviev y CEO de Leviev Group USA, Chagit Leviev, aseguró a Page Six que llevan “años” padeciendo los estragos supuestamente propagados por el timador de Tinder. “Sabíamos que estaba estafando, defraudando compañías y otras mujeres que nos contactaron. Intentamos muy duro detenerlo y reportarlo a la policía”.

Y fue a raíz del documental que supieron que el momento había llegado. “Ni bien lo vi supe que se le había terminado el juego. Ya no puedes pretender quién eres, ya no puedes manipular ni mentir a mujeres. Estás atrapado. Todos te vieron” añadió a la publicación. “En su cabeza era dueño de esta compañía, lo que es enfermizo y muy alocado”.

Las tres supuestas víctimas de El timador de Tinder: Cecilie Fjellhoy, Ayleen Charlotte y Pernilla Sjöholm el 3 de diciembre de 2021 en Black Book, Soho, Londres. (Joshua Wilks/Netflix)
Las tres supuestas víctimas de El timador de Tinder: Cecilie Fjellhoy, Ayleen Charlotte y Pernilla Sjöholm el 3 de diciembre de 2021 en Black Book, Soho, Londres. (Joshua Wilks/Netflix)

Según la hija del magnate, llevan varios años recibiendo peticiones de empresas que “piden que se les pague, diciendo que no habrían recibido las transferencias por los jets o yates privados”.

Según Page Six, Simon habría solicitado no aparecer presencialmente en el juzgado, una petición que según Chagit sería porque “no quiere enfrentarse a la humillación publica que está a punto de caerle”, estando firmemente convencida de que la justicia pondrá las cosas en su sitio. Y es que la demanda familiar lo acusa de “haber defraudado, engañado, estafado, falsificado y dañado a mujeres, hombres y empresas ” alrededor del mundo “haciéndose pasar” por un miembro de la familia.

Y viendo que Simon Hayut sigue utilizando el apellido Leviev en redes sociales, resulta fácil imaginar que si pierde el juicio y se demuestra lo que expone la demanda, ya no podrá seguir exprimiendo o sacando beneficio de ello a través de la venta de vídeos bajo dicho nombre, quedando incluso más expuesto ante el mundo con la historia que muestra el documental. En principio, y de momento, se desconoce cómo pretende declararse el Timador de Tinder pero, según el medio citado, el juicio comenzaría en Israel la próxima semana.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.