Agua fría o agua al tiempo, ¿qué es mejor?

Mi abuela decía que tomar agua fría era malo para el cuerpo, pues provocaba un choque en los órganos que podía paralizar tu digestión. Con los años descubrí que su sabiduría de pueblo iba de la mano con la medicina china y el Ayurveda, tradiciones que tampoco la recomiendan.

Pero en occidente estamos acostumbrados a las bebidas frías, incluyendo el agua, y sí, la ciencia ha encontrado que hay riesgos y beneficios en cada uno de los casos.

Tomar agua fría podría ayudarte a la hora de hacer ejercicio. Foto: jat306 / iStockphoto

El turno del agua fría

Suele ser la favorita cuando tenemos calor, y es verdad que tiene beneficios especialmente al hacer ejercicio. Por ejemplo, en 2012 un estudio encontró que tomar agua fría durante el ejercicio ayudaría a regular mejor la temperatura corporal. Además en 2014 se concluyó que esto también mejoraría el desempeño de los atletas.

Sin embargo, tomar agua fría también conllevaría riesgos. Por ejemplo, podría aumentar el riesgo de padecer dolor de cabeza, especialmente en personas que sufren de migrañas, y podría empeorar los síntomas de acalasia, una condición relacionada con los músculos del esófago a la hora de comer.

También te puede interesar: ¿Gripa? La sopa de pollo sí te ayudaría a combatirla, entre otros alimentos

¿Y el agua caliente o tibia?

A comparación el agua fría, el agua caliente parece tener más beneficios que recoge el portal Medical News Today:

  • Mejoraría la digestión

  • Ayudaría a la desintoxicación natural del cuerpo pues promueve la sudoración

  • Mejoraría la circulación del cuerpo

  • Reduciría los dolores musculares, incluidos los menstruales

Tomar agua tibia ayudaría a la digestión. Foto: Doucefleur / iStockphoto

Pero además de esto, el agua caliente o tibia estaría relacionada con ayudarte a bajar de peso, y es que un estudio encontró que tomar 500ml diez minutos antes de comer aumentaría el metabolismo hasta en un 30%.

En cuanto a los riesgos, no parece haber más que uno para el agua caliente: las quemaduras.

También te puede interesar: Qué pasa cuando te quemas la lengua (más allá de las molestias), y cómo remediarlo

¿Cuál es la mejor?

Considerando todo lo anterior, parece que tomar agua fría o caliente sería bueno o malo según cada circunstancia, y quizá nos sirva saber para qué es más útil cada una, y así poder aplicarla para nuestro bienestar.

Sin embargo sí hay un dato interesante, y es que en el año 2013 un estudio concluyó que la temperatura ideal del agua que ingerimos debería ser de 13 grados centígrados, ya que sería cuando más nos hidrata. Así que, a la hora de quitarte la sed, lo mejor sería agua a temperatura ambiente, y más bien fresca, pero no tan fría.

@travesabarros