Trump quería generales “totalmente leales” como Hitler, revelan

·3  min de lectura

Donald Trump se quejó con su asistente más importante, el entonces jefe de personal John Kelly, porque quería que los principales generales estadounidenses, incluidas las figuras militares retiradas, le mostraran una lealtad absoluta e incuestionable, poniendo específicamente a la Alemania nazi como ejemplo.

En una extraña conversación descrita por reporteros de The New Yorker y The New York Times que aparece en un libro próximo a publicarse, se menciona que Trump le preguntó a su asistente principal, quien es un general de cuatro estrellas a cargo del Comando Sur de EE.UU.: “¿Por qué no pueden ser como los generales alemanes?”.

Aparentemente, un desconcertado Kelly respondió “¿Qué generales?”, a lo que Trump supuestamente contestó: “Los generales alemanes en la Segunda Guerra Mundial”.

Su jefe de gabinete supuestamente le dijo al presidente: “¿Sabe que intentaron matar a Hitler tres veces y casi lo logran?”.

Pero el presidente en respuesta impuso su propia versión de la historia.

“No, no, no, le fueron totalmente leales”, supuestamente insistió Trump a su asistente.

Los extractos fueron publicados el lunes en The New Yorker. The Divider: Trump in the White House, escrito por Peter Baker y Susan Glasser, se publicará en septiembre.

Kelly se desempeñó como jefe de gabinete durante la primera mitad de los tumultuosos cuatro años de Trump en la presidencia. Llegó después de la salida de Reince Priebus, e impuso algo de orden en el alborotado grupo de personas leales a Trump en el ala oeste, incluyendo un enfrentamiento con Steve Bannon, el exjefe de Breitbart News, echándolo finalmente.

Dejó el cargo a principios de enero de 2019. Sorprendentemente, los comentarios publicados el lunes no son las primeras palabras de aprobación que se acusa al expresidente de hacer sobre la Alemania nazi y su liderazgo, en especial en conversaciones con Kelly. También se dijo que le comentó a Kelly: “Bueno, [Adolf] Hitler hizo muchas cosas buenas”, durante un viaje en 2018 a Francia junto con sus principales asesores, un comentario que reportó por primera vez Michael Bender de The Wall Street Journal en su propio libro sobre la presidencia de Trump. El exmandatario negó haber dicho tal cosa a través de un portavoz, luego de la publicación del libro.

El expresidente tuvo una relación problemática con los altos mandos militares estadounidenses mientras estuvo en el cargo. Al principio, parecía estar tratando de alinear su gobierno con las opiniones del establishment militar de EE.UU. poniéndolos en varios puestos importantes en su Casa Blanca, entre ellos el puesto de jefe de gabinete, que ocuparon generales retirados como Kelly y James Mattis.

Pero al final de su presidencia claramente había perdido el favor de esos mismos jefes retirados (y ellos también respecto a él) y estaba volviendo a recibir con los brazos abiertos de los políticos y aquellos que le habían sido fieles, que componían gran parte de su círculo íntimo. En junio de 2020 recibió algunas de las críticas más fulminantes por parte de un antiguo miembro de su gobierno, cuando Mattis respondió al uso de agentes del orden para despejar a quienes se manifestaban pacíficamente en un parque afuera de la Casa Blanca, para que el presidente pudiera participar en una sesión fotográfica.

“Donald Trump es el primer presidente en mi vida que no intenta unir al pueblo estadounidense, ni siquiera pretende intentarlo”, escribió Mattis en ese momento. “En cambio, trata de dividirnos”.