Anuncios

Willow Smith, la hija rebelde de Will Smith que encontró su propio lugar luego de que la fama casi la arrastrara a la locura

Willow Smith, la hija rebelde e hipersensible de Will Smith que encontró su propio lugar luego de que la fama temprana casi la lleva a la locura
Willow Smith, la hija rebelde e hipersensible de Will Smith que encontró su propio lugar luego de que la fama temprana casi la lleva a la locura - Créditos: @instagram.com/jadapinkettsmith

Este último año, una nueva ola de revisionismo azotó a Hollywood. En esta ocasión, artistas y usuarios de distintas redes sociales comenzaron a cuestionarse una costumbre que reina en la industria desde tiempos inmemoriales: las ventajas con las que cuentas los hijos de las celebridades a la hora de acceder a trabajos dentro del mundo del espectáculo, cuenten o no con la preparación o el talento necesarios. A aquellas estrellas de segunda y tercera generación se las comenzó a llamar “nepo babies”: la actriz de Euphoria Maude Apatow recibió ese calificativo por ser hija del director Judd Apatow; pero también fueron señalados Kate Hudson, Jamie Lee Curtis, Laura Dern, Dakota Johnson, Gwyneth Paltrow, los hermanos Skarsgård, Rooney y Kate Mara, Lily Rose, Maya Hawke, Riley Keough y Zoë Kravitz. Curiosamente, Willow Smith no fue mencionada ni señalada como “una chica con privilegios”. Y aunque a simple vista parezca curiosa la omisión de la hija de Will Smith y Jada Pinkett, al adentrarse en su propia historia aquella omisión resulta incluso justa.

Willow nació en Los Ángeles, California, el 31 de octubre de 2000 y no tardó mucho tiempo en mostrarse frente a las cámaras: con solo 7 años hizo su debut en el cine en la exitosa Soy leyenda, en la que compartió elenco con su padre.

En aquel film, interpretó a Marley, la hija de Robert Neville (Will Smith), un científico que es inmune a un virus que destruyó a toda la humanidad. Luego llegaría Kit Kittredge: sueños de periodista, por la que recibiría el Young Artist Award, y se probaría también como doble de voz en dos de los films de la saga Madagascar.

Su primer protagónico no tardó en llegar: durante dos temporadas se puso al frente de la serie de Nickelodeon, True Jackson. Pero, a pesar de que disfrutaba de estar frente a las cámaras, Willow sabía muy bien que lo que más amaba no era actuar: ella quería cantar. Y para cumplir con su deseo, sus famosos padres decidieron que, a los 10 años, era momento de lanzarse al mercado.

“De niña era muy curiosa, siempre estaba probando cosas nuevas. Mis padres me han protegido de muchas maneras, pero siempre estuve muy en contacto con los entresijos de la industria del entretenimiento. Eso me permitió comprobar la cantidad de opciones que existían y tener la libertad para elegir la que quisiera. Nadie me obligó a nada. Un día, estaba en GarageBand toqueteando teclas y botones cuando sentí que lo que de verdad quería hacer era cantar y componer”, le contó hace un tiempo a Cosmopolitan. Y continuó: “ Presencié durante años las giras de mi madre y pasé muchas horas en el estudio con mi padre; viví, en definitiva, la música como algo muy natural en mi casa. En ese momento, lo tomé como una oportunidad para pensar en lo que yo quería hacer, sin ataduras de estilos ni formas de componer similares a las de ninguno de ellos ”.

Willow Smith empezó a actuar a los 7 años, pero siempre supo que lo que más quería hacer era cantar
Willow Smith empezó a actuar a los 7 años, pero siempre supo que lo que más quería hacer era cantar - Créditos: @instagram.com/willowsmith

Sus padres le dijeron que la apoyarían si quería cantar, pero tenía que tener en claro que si quería hacerlo en serio, iba a ser un trabajo arduo. ‘Yo pensaba: “Bah, hagámoslo y ya veremos cómo va’”, explicó años después. Así llegó su primera canción de estudio, “Whip My Hair”, que no pasó desapercibida: recibió tantos elogios como críticas despiadadas. “ En ese momento, comprendí que realmente era muy duro, que no solo se trataba de cantar, sino que también había todo un trabajo de producción detrás. Ahí es donde tuve que parar por un momento, dar un paso atrás y preguntarme si realmente era lo que quería hacer. Tuve que replantearme seriamente lo que quería ”, indicó.

La experiencia fue tan frustrante que terminaría dejando secuelas en su psiquis. “ Luego de la gira y la promoción, querían que terminara mi álbum, pero yo no quería hacerlo. Después de que todo se calmó un poco, me hundí en este agujero negro y comencé a cortarme ”, reveló.

Lejos, pero cerca

Durante ese período oscuro, se mantuvo muy lejos de los escenarios y de los flashes. Cinco años más tarde, volvería a la escena musical con Ardipitecus, su primer disco de larga duración. Esta vez, todas las decisiones recayeron en ella: compuso y produjo casi todas las canciones. Si su idea era dejar en claro que no tenía ninguna intención de convertirse en el nuevo producto pop, lo consiguió. En 2017 editó un disco aún más profundo y complejo: The 1st, con temas más cercanos al R&B. Su tercer álbum, Willow, llegaría dos años más tarde y daría cuenta, una vez más, de su evolución artística.

Willow es el primer disco de Smith producido por su pareja, Tyler Cole, quien se convertiría en una especie de socio creativo de ahí en adelante. Para la presentación del siguiente disco, Anxiety, los dos se pusieron al frente de una instalación en la que ambos aparecían dentro de una gran caja de vidrio y simulaban pasar por distintas etapas de ansiedad. Su último disco, Coping Mechanism, de 2022, marcó su ingreso definitivo a un género con el que venía coqueteando desde sus inicios: el pop-punk.

Más allá de ciertas colaboraciones musicales con su hermano menor Jayden, Willow tuvo mucho cuidado en que la fama de sus padres no opacara su brillo. Por eso, una vez que pudo elegir, los mantuvo muy lejos de su carrera.

Willow es coanfitriona del programa de Facebook, Red Table Talk,  junto a su madre Jada Pinkett y su abuela Adrienne Banfield Norris
Willow es coanfitriona del programa de Facebook, Red Table Talk, junto a su madre Jada Pinkett y su abuela Adrienne Banfield Norris - Créditos: @instagram.com/willowsmith

Sin embargo, no le resultó -ni le resulta- igual de fácil mantenerse al margen de los escándalos mediáticos de su familia. Además de ser la cara de un exclusivo perfume y dedicarse de lleno a la música, Willow es coanfitriona del programa de Facebook Red Table Talk junto a su madre y su abuela Adrienne Banfield Norris, en el que las tres mujeres e invitados especiales dialogan sobre temas personales y de interés general. Fue allí donde le contó al mundo que se consideraba bisexual y poliamorosa. “Creo que ser vulnerable es el primer paso para abrir tu corazón y hacerle saber a las demás personas que ellos también pueden hacerlo, porque ser vulnerable es algo poderoso”, le dijo la artista a Vanity Fair.

Más allá de que su primer gran éxito tenía como protagonista a su cabellera, Smith no dudó en raparse junto a su madre cuando la actriz decidió dejar de ocultarle al mundo su problema de alopecia. Justamente, esa dolencia fue motivo de burla en la infame entrega de los premios Oscar en los que su padre terminó abofeteando a Chris Rock ante millones de personas. “ No me sacudió tanto como mis propios demonios internos. Veo a toda mi familia como seres humanos y los quiero y acepto por toda su humanidad. Debido a la posición en la que estamos, nuestra humanidad a veces no es aceptada, y se espera que actuemos de una manera que no es propicia para una vida humana sana ”, se sinceraba Willow Smith sobre el tema en una entrevista para Billboard.

“Crecer y tratar de descubrirte a ti misma, mientras las personas sienten que tienen algún tipo de derecho a saber lo que está pasando en tu vida, es insoportablemente terrible", confesó Willow
“Crecer y tratar de descubrirte a ti misma, mientras las personas sienten que tienen algún tipo de derecho a saber lo que está pasando en tu vida, es insoportablemente terrible", confesó Willow - Créditos: @instagram.com/willowsmith

En su caso, tener padres famosos puede haberle abierto una puerta gigante, pero se dio cuenta a tiempo de que aún no estaba lista para traspasarla. Y fue allí cuando descubrió que tener la atención de todo el mundo sin pedirla ni buscarla era un peso más que una bendición: “ Crecer y tratar de descubrirte a ti misma, mientras las personas sienten que tienen algún tipo de derecho a saber lo que está pasando en tu vida, es insoportablemente terrible. La única manera de superarlo es enfrentándose con eso. No podés cambiar tu cara, ni cambiar a tus padres. Por eso, siento que la mayoría de los niños como yo terminan en una espiral de depresión, mientras el mundo lo presencia a través de sus celulares, burlándose y haciendo bromas y memes ”, resumió alguna vez.

Willow se presenta el viernes 17 en Lollapalooza Argentina, en el Hipódromo de San Isidro. Tickets a la venta en AllAccess