Anuncios

Aaron Taylor-Johnson demuestra que ni los actores esquivan el hartazgo actual de Hollywood

Aaron Taylor-Johnson posa en su llegada a la premiere de la película 'Tren bala' en Londres, el miércoles 20 de julio de 2022. (Foto de Scott Garfitt/Invision/AP)
Aaron Taylor-Johnson posa en su llegada a la premiere de la película 'Tren bala' en Londres, el miércoles 20 de julio de 2022. (Foto de Scott Garfitt/Invision/AP)

Aaron Taylor-Johnson vivió un ascenso estelar a comienzos de la década de 2010, cuando franquicias como Kick-Ass, Godzilla o el Universo Cinematográfico Marvel lo consolidaron como una de las estrellas en ciernes del momento. Con el paso de los años se ha mantenido en la cresta de la ola con cintas como Animales nocturnos, Outlaw King, Tenet, Kingsman: El origen o Tren bala, sin embargo, ha estado mayormente limitado a roles secundarios y sin el impacto que preveíamos con sus primeros pasos en las altas esferas de Hollywood.

Con motivo del próximo estreno de Kraven: El cazador, con la que regresará al mundo de los superhéroes protagonizando esta nueva cinta del universo Spider-Man de Sony, Taylor-Johnson ha ofrecido una entrevista a Esquire donde se ha abierto en torno a este tema, sobre cómo una estrella que tenía todo de su parte para arrasar prefirió no dar más importancia de la necesaria a la fama y al éxito. Y sus palabras, que se erigen como una declaración pesimista del estado actual de Hollywood, no nos son nada ajenas como espectadores que vivimos en nuestras carnes las malas decisiones de la meca del cine.

Según cuenta el actor, que mantiene una relación con la directora Sam Taylor-Johnson desde 2012, los primeros éxitos de su carrera no le llenaron tanto como él cabría esperar. Al coincidir su ascenso en Hollywood con la proliferación de su vida personal y el nacimiento de sus hijos, sintió que había cosas más importantes a las que prestar atención que al estrellato, sobre todo porque la sucesión de proyectos en los que trabajaban le sumían en la monotonía y repetición.

"Estaba en 'Kick-Ass' y luego en 'Godzilla' y 'Vengadores'. Todo se alineó para mí, pero realmente no me importaba", dijo Taylor-Johnson a Esquire. “Estaba listo para hacer películas que nadie conocía aún, entre las que había grandes franquicias en juego, pero quería estar a tiempo completo con mis bebés. No quería que me apartaran de ellos”, explicaba sobre cómo se priorizó a él mismo y a su familia por encima del trabajo.

De todas formas, el actor cree que en ese momento “no estaba listo” para asumir la posición de estrella de Hollywood a la que su carrera parecía conducirle. Aunque admite no importarle lo más mínimo, porque las rutina a la que le hubiera atado esa vida, la de estar continuamente moviéndose de película en película y protagonizando franquicias y secuelas repetitivas, hubiera acabado con él.

“En mi opinión, el actor que va de trabajo en trabajo se vuelve malditamente aburrido. Sabes que alguien te va a pasar a buscar, te llevará al trabajo, te maquillará, te dirá: 'Aquí está tu marca, estas son sus líneas, eres jodidamente genial'. Y al siguiente trabajo”, continuaba. "Estoy seguro de que la gente sueña con eso. Si esto es lo que quieres hacer, genial, pero no alimenta mi alma. Disfruto de la normalidad de las cosas, de lo cotidiano. Preparar a mis hijos por las mañanas, llevarlos a la escuela y a las actividades. Eso es suficiente, eso alimenta mi alma”.

PARÍS, FRANCIA - 18 DE JULIO: Sam Taylor-Johnson y Aaron Taylor-Johnson asisten al estreno de
PARÍS, FRANCIA - 18 DE JULIO: Sam Taylor-Johnson y Aaron Taylor-Johnson asisten al estreno de "Tren bala" en Le Grand Rex el 18 de julio de 2022 en París, Francia. (Foto de Stephane Cardinale - Corbis/Corbis vía Getty Images)

Resulta fácil conectar con esta perspectiva adquirida por Aaron Taylor-Johnson, porque, como espectadores, las sensaciones que tenemos ante el tsunami de franquicias y la sucesión imparable de estrenos puede ser exactamente la misma, la de sentir hastío y vértigo. Los ritmos de producción de la industria y su empeño en repetir lo mismo una y otra vez hacen que ni tengamos tiempo para disfrutar de tanto contenido ni acabemos por motivarnos por ver sagas y secuelas en su totalidad.

Si lo llevamos al terreno de su realización, al factor humano que hay detrás de cada producción, da vértigo pensar en sacrificarse vitalmente para una industria que no produce contenido que motive de manera exclusiva y constante. Y solo hay que ver que el actor de Kick-Ass o Godzilla no es el único que muestra este pesimismo respecto al devenir de Hollywood, puesto que otros intérpretes como Zachary Levi, el actor detrás de Shazam, recientemente fue tajante con su agotamiento en Hollywood en una entrevista con EW. Y justamente por el mismo tema. "Siento que la gran cantidad de contenido que viene de Hollywood es basura", afirmaba. “Saben que, una vez que compraron las entradas y están en la butaca, ya tienen tu dinero. Y la única forma que tenemos de cambiar eso es no ir a ver esta basura”.

En este sentido, Taylor-Johnson cerraba su intervención hablando de las dudas que le generó atarse ahora a una franquicia como la de Spider-Man de Sony. El actor de 33 años creía haber cerrado esa puerta, pero piensa que con su vida y familia ya establecida y siendo consciente de todo lo que implica esta producción, puede abordar el trabajo desde una perspectiva que no tenía hace años, lo que cree que puede marcar la diferencia respecto a la monotonía que habitualmente le transmitían las producciones de Hollywood.

“No puedes entrar en este papel, no puedes entrar en lo que es esta franquicia, con una jod*** actitud templada de 'veamos cómo va'. Tienes que estar mentalmente preparado para lo que podría venir con eso. Creo que estoy seguro en mi vida ahora para saber que estoy feliz de lidiar con eso. No creo que probablemente estuviera listo para invitar eso a mi vida antes”, concluía.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VÍDEO

Aaron Taylor-Johnson toma la delantera en la carrera para ser el nuevo James Bond

El cine debe asumir el destino fatal que forzó sobre Drácula

El público latino tiene la clave para que 'Blue Beetle' esquive un destino fatal

Zoe Saldaña y Nicole Kidman se chocan con un problema para destacar en su nueva serie de acción