Aceite de ricino: lo que debes saber antes de usar uno de los productos más buscados del 2020

Adriana Terán
·5  min de lectura

Aunque parezca una búsqueda no compatible, comparar aceite de ricino con retinol en Google Trends podría sorprenderte. Aparecen a lo largo de 2020 alternándose en importancia en las tendencias de búsqueda. Y es que el aceite de ricino, aunque es -y suena a- remedio de abuelas, sigue siendo uno de los predilectos en materia de cuidado personal y belleza.

Cult Beauty, reconocida plataforma digital que comercializa productos de belleza de culto, lo incluyó entre los 10 productos de belleza más buscados en Google este año, y es una referencia ancestral que está incluida frecuentemente en las etiquetas de muchos productos que ofrecen beneficios para a piel y el cabello.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

De dónde provienen las maravillas

De la naturaleza, por supuesto. Según la Guía práctica de las plantas medicinales de William A. R. Thomson, el ricino, llamado científicamente Ricinus Communis, es un árbol que en su hábitat nativo puede alcanzar hasta 10 metros, mientras que cultivado mide hasta 3. Es muy popular como árbol ornamental por sus hermosas flores y hojas de bordes dentados, pero es en su fruto donde encontramos el verdadero tesoro para la belleza.

“El fruto es una cápsula cubierta de suaves espinas y en su interior están las semillas ovales y moteadas. Éstas contienen una alta proporción de grasas, proteínas y una albúmina (ricina) sumamente tóxica la cual permanece, sin embargo, en la parte carnosa cuando se extrae el aceite. El aceite de ricino tiene propiedades purgantes. Difiere de otros aceites vegetales en que es soluble en alcohol y, por tanto, muy utilizado en la industria cosmética”.

Es así como recordamos que para nuestros antepasados, una cucharada de aceite de ricino mejoraba casi todos los males, en especial los digestivos como el estreñimiento, a pesar de su desagradable sabor.

En la web de la organización Consumidores orgánicos, asociación promovida por la Organic Consumers Association de Estados Unidos, explican que el aceite de ricino ha sido usado ancestralmente para tratar padecimientos digestivos, y al ser proveniente de la India es considerado esencial para la medicina ayurvédica.

Sin embargo, es utilizado en la actualidad en una amplia variedad de artículos de uso diario como productos de limpieza, plásticos, pinturas, cosméticos y perfumes, entre muchos otros, y al ser un ácido graso omega-9 rico en vitamina E, se le adjudican propiedades regeneradoras para el cabello y la piel.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Para tener más que la cara bonita

El aceite de ricino se considera antiinflamatorio e hidratante. Según un artículo publicado en Medical News Today, este aceite posee propiedades útiles para tratar afecciones de la piel tales como acné y dermatosis.

Además es antimicrobiano, ayuda a eliminar las impurezas y sus nutrientes ayudan a mantener la humedad, combatir el envejecimiento, aporta suavidad y tiene bajo índice comedogénico, lo que quiere decir que es poco probable que obstruya los poros de la piel. Entre otros beneficios, suaviza las durezas o callosidades, previene las estrías e incluso alivia las quemaduras.

Sin embargo, aunque todo suena tan brillante como su color dorado, el aceite de ricino debe ser usado con mesura en pieles sensibles, pues podría causar picazón, erupciones o hinchazón. De hecho, si no se usa como componente de productos comerciales, debe ser diluido en otros aceites orgánicos antes de aplicarlo como los de almendra, coco, oliva o uva, entre otros. Mezclas que suenan tentadoras y emolientes, pero que es recomendable consultar siempre con el especialista.

El mito del crecimiento del cabello

No está científicamente comprobado que el aceite de ricino contribuya con el crecimiento del cabello. Lo que ocurre es que al ser aplicado con masajes en el cuero cabelludo, se estimula la irrigación sanguínea hacia las zonas donde el crecimiento del cabello es más débil y se observan reacciones positivas.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

No obstante, los nutrientes que componen el ácido ricinoleico aportan beneficiosos para la salud del cuero cabelludo, por lo cual, si bien no hace que específicamente crezca, contribuye a mantener el cabello saludable e hidratado. Asimismo, al ser un aceite hidratante, mantiene la suavidad, aporta brillo y disminuye el frizz.

Para aplicarlo, se recomienda calentar unas gotas entre las manos y pasarlo del medio hasta las puntas del cabello húmedo. Se deja actuar durante unos 15 minutos y se lava con el champú habitual. También puede combinarse con aceite de coco, aplicarlo en todo el cabello y dejarlo actuar durante la noche.

En cuanto al cuidado de cejas y pestañas, la cultura popular también señala al aceite de ricino como un aliado de tradición que permanece hasta hoy en las preferencias de muchos. De hecho la modelo Hailey Bieber reveló recientemente en una entrevista con la revista Elle que el truco para embellecer sus cejas es aplicarlo todas las noches, pues es lo que las ha ayudado a crecer tras años de depilación.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En cualquier caso, aunque este maravilloso producto natural se considera uno de los más seguros, revisemos las etiquetas para verificar que es orgánico, evitemos usarlo en la piel si no está indicado para ello, y siempre asegurémonos de disfrutar cualquier ocasión de cuidarnos a nosotros mismos.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

¿Cansada de depilarte las cejas? Llegó el momento de llevarlas al natural

Cúrcuma: cómo aprovechar las propiedades de este aliado de la belleza y la salud

Los productos naturales que no deberías usar en el rostro

EN VIDEO: Truco para lucir pestañas más abundantes