Los Oscar salvan el negocio de las limusinas

Valeria Martínez

Podrá haber crisis en el mundo entero, pero desde una limusina la vida se ve de otra manera. Los problemas económicos están afectando a las estrellas de Hollywood como al resto de los mortales (bueno, un poco menos tal vez...) pero nadie dejará de llegar a una entrega de premios de las muchas que hay entre enero y febrero en un coche negro de lujo.

Lo cierto es que los Oscar culminarán la temporada de premios en Estados Unidos y con ellos, un período de bonanza para las empresas de limusinas, que desde entonces y hasta fin de año ven poco 'glamour' al negocio. Algunas compañías de este sector en California sobreviven a duras penas contagiadas por la falta de crédito general y los recortes de gastos en las multinacionales, especialmente del entretenimiento, que alimentan al sector.

No obstante, enero y febrero supone un respiro para sus cuentas de resultados gracias a los numerosos viajes a alfombras rojas que se demandan especialmente en Los Angeles para premios como los Globos de Oro, los Grammy y los Oscar.

"Los 29 coches de mi flota están reservados para los Oscar", ha confirmado el vicepresidente de operaciones de Prime Limousine Service, Alex Tuzman, quien lleva 12 años dedicado al sector del transporte, los últimos cinco íntegramente a los servicios de lujo.

"Actualmente hay más movimiento, más que en los meses anteriores, pero no sé cómo vamos a hacer cuando pasen los Oscar. La crisis es muy dura y la empezamos a sufrir hace más de un año con la huelga de guionistas", explica con amargura. El resto de 2008, esa empresa vio como caían sus viajes al aeropuerto, el más común de sus servicios, de 70 diarios a una media de 15.

Pero claro, el domingo próximo habrá que ir al aeropuerto de Los Ángeles en un simple taxi. Las limusinas estarán todas ocupadas. ¿O acaso deberían los Brangelina dar el ejemplo y bajar al pie de la alfombra roja de los Oscar en un coche familiar con sillas de niños incluidas?

Fuente: EFE