Anuncios

‘Chicas pesadas’ y la venganza que Lindsay Lohan sirve en plato frío

La actriz cobró un salario de estrella por aparecer unos segundos en la nueva película de 'Chicas pesadas'

Lindsay Lohan se cobra su venganza tras años alejada de las grandes ligas hollywoodenses cobrando un salario de estrella. (Foto de Kena Betabcur/AFP via Getty Images)
Lindsay Lohan se cobra su venganza tras años alejada de las grandes ligas hollywoodenses cobrando un salario de estrella. (Foto de Kena Betabcur/AFP via Getty Images)

Atrás quedaron los años de paparazis y escrutinio mediático para Lindsay Lohan. Porque esta actriz que llegó a tocar la cima del éxito hollywoodense y a estrellarse con la cruda realidad de la disección pública, ahora disfruta de una etapa dulce donde el recuerdo, la nostalgia y su legado se cobran la revancha tras pasar una larga temporada apartada de los brillantes focos de Hollywood... Y cuando hablo de ‘cobrar’ me refiero al sentido más literal de la palabra.

Porque Lindsay Lohan está de vuelta en cartelera. Y no con una película propia sirviendo de protagonista absoluta como solía ser la costumbre hace unas dos décadas, sino con un cameo que está provocando mariposas nostálgicas a medio mundo. Porque su aparición sorpresa en la adaptación musical de Chicas pesadas está siendo un soplo de aire fresco para los amantes del clásico de 2004. Un momento inesperado que Paramount Pictures supo mantener en secreto pero que funciona de maravilla cuando, de repente, la actriz aparece en una secuencia.

El cameo apenas dura unos segundos y tiene lugar en el tercer acto de la película cuando Linday Lohan aparece moderando un campeonato de matemáticas donde compite la nueva versión de Cady -el personaje que ella interpretó en la película original y que ahora recae en Angourie Rice-. La aparición es tan breve que la actriz solo necesitó de media jornada laboral para llevarla a cabo y, a cambio, se llevó a casa un cheque de medio millón de dólares.

Como lo leen. Según publica Variety, Lindsay Lohan habría cobrado unos $500.000 por aparecer durante unos segundos en la reencarnación musical de las Plásticas, lo que explica que haya desfilado en el estreno de la película siendo la única del elenco original que lo hizo.

Lindsay Lohan acompañó a la creadora de 'Chicas pesadas', Tina Fey, y el resto del elenco en el estreno del remake musical. (Foto de Kristina Bumphrey/Variety via Getty Images)
Lindsay Lohan acompañó a la creadora de 'Chicas pesadas', Tina Fey, y el resto del elenco en el estreno del remake musical. (Foto de Kristina Bumphrey/Variety via Getty Images)

Un salario que suena a revancha oculta

Aquellos que hayan seguido la carrera de Lindsay Lohan, viviendo su época de éxito absoluto, el escrutinio mediático de su juventud y el olvido que llegó más tarde, seguramente comprenda por qué semejante salario suena a revancha. Y es que estamos hablando de una actriz que logró conquistar a la industria a través de éxitos cinematográficos como Juego de gemelas (1998), Un viernes de locos (2003), Herbie a toda marcha (2005) y, por supuesto, Chicas pesadas pero que terminó a la sombra del estrellato convertida en títere mediático.

La película escrita por Tina Fey se convirtió en un clásico instantáneo, de esos que el mundo se termina aprendiendo de memoria, conociendo sus diálogos y frases como si fueran referencias culturales de una generación. Fue una comedia mordaz sobre la frialdad de la popularidad escolar y la presión ejercida en el ámbito adolescente, donde Lindsay Lohan lucía su talento para comandar producciones y llevarlas a lo más alto. Chicas pesadas sirvió para encumbrarla como estrella cobrando un millón de dólares por su trabajo (Imdb), pero alcanzando tanto éxito que su siguiente producción -Herbie a toda marcha (2005)- le valió un cheque de $7.5 millones (un salario que habría repetido con Golpe de suerte y Las reglas de Georgia).

Lindsay Lohan pisó firme en Hollywood después del éxito de 'Chicas pesadas' con tan solo 18 años. Paramount Pictures. (Foto de CBS via Getty Images)
Lindsay Lohan pisó firme en Hollywood después del éxito de 'Chicas pesadas' con tan solo 18 años. Paramount Pictures. (Foto de CBS via Getty Images)

Pero ya sabemos lo que vino después. Lindsay Lohan tocó la cima de Hollywood siendo una estrella juvenil en alza, cotizada y demandada por los grandes estudios. Hasta que llegó a la mayoría de edad y comenzó a vivir su vida libremente. Sus noches de fiesta con Britney Spears y Paris Hilton se convirtieron en la comidilla del periodismo del corazón, colocando su nombre entre las noticias más recurrentes del mundo mediático. Y no por su trabajo como actriz, sino por sus salidas, viajes y noviazgos desde ese ángulo crítico (y hasta burlón) que sufrieron otras estrellas juveniles que simplemente se atrevieron a vivir libremente, equivocándose como cualquier ser humano, aprendiendo y siendo ellas mismas, rompiendo con la ilusión de perfección inocente que crea la industria en las figuras infantiles. Le pasó a Lindsay pero también a Britney Spears, Demi Lovato, Miley Cyrus y muchas más.

Linday Lohan pasó del estrellato a estrellarse. De protagonizar sus propias películas a convertirse en personaje de tabloide donde los rumores de sus actitudes de diva, supuestas drogas y fiestas cobraban protagonismo. Recuerdo, por ejemplo, el caso de Las reglas de Georgia cuando medios como CBS News revelaron que el productor James G. Robinson había enviado una carta a la actriz, criticándola por sus “fiestas”, llamándola “irresponsable y no profesional” porque, según contó en el estreno del filme, no había aparecido en el set un día sin decirle a nadie, haciéndoles perder “medio millón de dólares”. A su vez, su compañera Jane Fonda reveló que se enfrentó a Lindsay por llegar tarde (según la joven actriz su tardanza había sido de solo tres minutos).

Sin embargo, historias como esa (hubo muchas) ayudaron a propagar una imagen de diva y joven irresponsable que le pasó factura, sin tener en cuenta que el mismo productor dijo que, después de enviarle la carta, Lohan “fue a trabajar todos los días” o que Jane Fonda dijo que Lindsay era una actriz “talentosa” y “brillante”. Prueba de ello es que años más tarde un artículo de New York Times detalló que “algunos” temían que contratar a Lindsay “terminara” con la carrera del guionista y director de The Canyons, Paul Schrader.

Esa era la reputación que parecía arrastrar Lohan, derivando en una especie de desplazo forzado, apareciendo en películas fracasadas (Sé quién me mató, Casi embarazada) hasta convertirse en figura de cameo de turno (Machete, Glee, Scary Movie V, Anger Management).

Jamie Lee Curtis y Lindsay Lohan están ansiosas por volver con la secuela de 'Un viernes de locos'. (Foto de Carlo Allegri/Getty Images)
Jamie Lee Curtis y Lindsay Lohan están ansiosas por volver con la secuela de 'Un viernes de locos'. (Foto de Carlo Allegri/Getty Images)

Hollywood prácticamente dejó a un lado su potencial como estrella protagonista y ella se tuvo que buscar las castañas por su cuenta. De esta manera, así como protagonizaba películas independientes como The Canyons (2013) o de cine B (Among the shadows), también grababa realities para MTV sobre su vida como mujer de negocios en Grecia.

Sin embargo, Lindsay Lohan siempre tuvo un as bajo la manga: el poder de la nostalgia. Porque gracias al peso cultural de éxitos como Juego de gemelas, Un viernes de locos y Chicas pesadas, su figura guarda un lugar especial en el recuerdo colectivo del mundo. Por ese motivo, Hollywood nunca dejó de exprimirla a través de cameos. No le daban su lugar como la estrella protagonista que fue, pero sí seguían recurriendo a ella para atraer el interés de las masas. Como hicieron series como Dos chicas en quiebra, Anger management y Ugly Betty, al igual que Netflix convirtiéndola en nueva reina del cine navideño y, ahora, el musical de Chicas pesadas con un salario estrafalario.

Porque no olvidemos el detalle: Lindsay Lohan cobró medio millón por trabajar medio día. Por aparecer en una sola secuencia cuando han pasado 20 años del estreno original y cuando su época de éxito absoluto parecía haberse quedado en el pasado. Lo que, en otras palabras, nos habla de la importancia de su figura en Chicas pesadas como clásico moderno, redefiniendo su perfil mediático con una reinvención más que justificada.

Lindsay Lohan parece feliz afincada en Dubái, lejos de las miradas de su industria, el escrutinio de antaño y los claroscuros de su negocio. Su perfil de Instagram es un canto de alegría a su nueva vida con su marido Bader Shammas y su bebé nacido en 2023 mientras espera con ganas comenzar a rodar la secuela de Un viernes de locos junto a Jamie Lee Curtis.

De esta manera, después de exprimir su figura como personaje de tabloide, de vivir el escrutinio mediático a diestro y siniestro cuando apenas entraba en la mayoría de edad y descubrir en sus propias carnes el destierro forzado de las altas esferas del negocio, Lindsay Lohan impone su magia nostálgica en el remake musical cobrando un salario que redefine su posición como figura de peso en Hollywood.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Chicas Pesadas | Tráiler final "La fiesta de la venganza"

La espina que Lindsay Lohan intentó quitarse en 'Chicas pesadas' y nunca pudo

Las ‘Chicas pesadas’ y el comercial de Walmart que disipa la ilusión creada por Hollywood

La película ideal para ver cuando estás de bajón gracias a un enfoque por el que merece ganar el Óscar