Como el hedor cotidiano es insoportable, así lo intenta resolver el Metro de Viena

Lara Castillo

La capital vienesa ha tomado algunas decisiones con respecto a la gran ola de calor que azota a Austria durante este verano, y es que debido al mal olor presente en las unidades del Metro, la empresa de transporte Wiener Linien ha repartido 14 mil desodorantes entre los usuarios, y al parecer, nadie se ha mostrado ofendido.

Pero el problema no es solo ese, porque debido a las continuas quejas de los pasajeros, también analizan prohibir el consumo de ciertos alimentos para evitar el mal olor durante este verano extraordinariamente caluroso donde las temperaturas han llegado hasta los 40 grados.

El Metro de Viena ha repartido desodorantes entre sus usuarios para reducir el mal olor. Foto: Digital Vision/Getty Images
El Metro de Viena ha repartido desodorantes entre sus usuarios para reducir el mal olor. Foto: Digital Vision/Getty Images

Según recoge ABC, con estas políticas lo que se pretende es reducir uno de los problemas que más molesta a los pasajeros habituales del Metro y que se ve muy agravado por las altas temperaturas.

Según declaraciones del portavoz de Wiener Linien, Daniel Amman, las reacciones de los pasajeros han sido muy positivas y nadie se lo ha tomado a mal. “Entre los olores que más molestan a los pasajeros del Metro están aquellos que provienen de la comida rápida“, expresó.

Europa Central está sufriendo de altas temperaturas durante este verano 2018, y sus consecuencias llegan hasta el transporte público. Foto: Kisa_Markiza/Getty Images
Europa Central está sufriendo de altas temperaturas durante este verano 2018, y sus consecuencias llegan hasta el transporte público. Foto: Kisa_Markiza/Getty Images

Según declaraciones en los medios locales, la idea actual de la empresa sería prohibir el ingreso a los vagones con ciertos alimentos, como pizzas, kebabs o fideos asiáticos, o incluso eliminar por completo la comida en el metro.

“Me parece muy buena iniciativa, no me gusta nada cuando alguien decide comerse una salchicha o un kebab en el metro, y es algo que sucede a menudo, sobre todo, por la noche”, comentó un joven que usa el metro a diario.

“Me incomoda mucho el olor de ciertos alimentos, pero creo que el problema real es el sudor de la gente“, admitió Susanna a ABC.

¿Qué opinas de estas medidas que han tomado? ¿Cómo deberían resolver este problema? Envíanos tus comentarios.

@laraenlatierra

También te puede interesar:

Con este breve video enseña lo fácil que es robar los datos de una tarjeta de crédito
Una foto en una playa de Tailandia muestra a varias parejas en una curiosa situación