Cómo preparar a tu perro para la llegada de un bebé

Cuando un bebé llega a casa, todo cambia. Buena parte de los horarios, prioridades y organización del hogar se ajustarán a partir del nuevo miembro de la familia. Y si tienes un perro, también le tocará acostumbrarse a la nueva rutina.

Sin embargo, existen maneras para que tu can logre adaptarse más fácilmente a la nueva situación. Toma en consideración las siguientes recomendaciones:

Preparar el ambiente

Un bebé en casa es sinónimo de ruido. Por ello, es importante que antes de que llegue, tu mascota se acostumbre un poco a lo que le espera.

Gabriella Tami, doctora en veterinaria y maestra en etología, recomienda en el sitio de la Fundación Affinity, estímulos tanto acústicos como visuales y olfativos. Por ejemplo, sugiere poner una grabación del llanto de un niño mientras juegas con el animal, mostrarle los objetos del bebé (como el carrito) y dejar que los explore con toda tranquilidad. Además, empezar a utilizar productos como talco o aceite para bebé para que los vaya reconociendo.

“Una vez que haya nacido el bebé, se puede traer su ropa usada del hospital y dejar que el perro la huela mientras se le entregan premios, así tu can hará una asociación positiva con el olor del bebé”, sugirió.

Prepara a tu mascota para recibir al nuevo miembro de la familia. Foto: nd3000 / iStock

Conociendo al bebé

Para tu mascota, el bebé es un extraño que apenas va a conocer. Le tomará tiempo acostumbrarse a que es un miembro más de la familia.

La veterinaria Tami recomienda, para evitar algún accidente, que el animal aprenda a jugar sin morder, así como diferenciar entre sus juguetes y los del bebé. Por ello, insiste en que nunca debes mezclarlos.

“Además, si el perro tuviera algún problema de comportamiento o mostrara una conducta agresiva en algunas situaciones (enseña los dientes, gruñe o intenta morder), debes ponerte en contacto lo antes posible con un veterinario especialista en conducta animal. Mejor resolver cualquier problema antes de que llegue el bebé”, señaló.

El perro y su propio espacio

Antes de un bebé, quizá toda la atención estaba volcada sobre el can. Y ahora que no es así, puede que tu amigo se sienta confundido. Además,  no tiene por qué estar todo el tiempo pegado al niño. Nikole Gipps, experta en comportamiento animal, recomienda lo siguiente:

Acondiciona un lugar especial para tu mascota y deja que se acostumbre a pasar algún tiempo ahí. Elige un sitio en donde pueda estar tranquila, como el cuarto de lavado o una casita especial para perros. Pon en ese lugar su plato de la comida, agua, una cobija y sus juguetes favoritos. De esa forma, tendrá un lugar tranquilo y seguro donde refugiarse cuando se sienta demasiado estimulada por el ajetreo en el hogar o el llanto del bebé”.

También te puede interesar: ¿Con qué sueñan los perros y tienen pesadillas?

Por su parte, Gabriella Tami sugiere acostumbrar al animal a cierto nivel de independencia. “Ponle actividades que no requieran de tu participación o que se realicen lejos de ti, como estar solo en su cama sin necesidad de que tú estés en la misma habitación”.

Y agrega: “Si consideras que, en un principio, la actividad física del perro se verá reducida drásticamente sería conveniente que te plantearas la contratación de los servicios de un paseador de perros. Sobre todo en los primeros días”.

De esta manera, podría facilitarse lo que todos esperan entre el perro y el bebé: su sana convivencia, un vínculo único que ayudará a convertirlos en los mejores amigos.

También te puede interesar: 6 historias conmovedoras sobre como las mascotas alivian la enfermedad

@braham_MV