Áspero y opaco: así es como se ve tu cabello cuando está cansado

·4  min de lectura

Esa textura áspera y el aspecto opaco de nuestro cabello que parece no tener explicación -pues usamos los que consideramos los mejores productos- tiene una razón de ser. A todos nos puede pasar.

Identificar el cabello saturado no es difícil, de hecho, al notarlo es como quitar un velo de nuestros ojos porque comprendemos que, en nuestro afán por mantenerlo y cuidarlo, estamos exagerando o usando los productos de forma incorrecta. Tan simple como eso, así que respira y actúa.

Un cabello saturado de productos tiene características que puedes identificar de manera rápida, y su solución tampoco es complicada. La primera señal es que luce opaco, sin brillo. La especialista en cuidado capilar Dana Yegres, explica que aunque usemos productos de hidratación veremos nuestro cabello áspero y con frizz, como si los productos no nos dieran resultado.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Otra característica es que el cabello no luce limpio. Parece grasoso y pesado. Yegres explica que esto ocurre porque no retiramos bien la cantidad de producto que utilizamos y sus ingredientes se van acumulando en las fibras. “Cuando aplicamos demasiado producto y no lo retiramos correctamente vemos y sentimos el cabello pesado, luce apelmazado: está saturado por los residuos de los productos”, afirma.

“Ocurre también que no solo no seguimos las indicaciones para aplicar y retirar el producto, sino que exageramos en cantidades y usamos demasiados productos que a la larga están tapándose unos con otros. La cutícula queda exageradamente recubierta por el peso de los ingredientes de los productos porque cada cabello absorbe solo lo que necesita, el resto es un peso extra que, en lugar de brindar un resultado sedoso, saludable, manejable, lo hace es dejarlo cargado, opaco y pesado. Lo lavas, lo secas, lo cepillas y no luce limpio”.

Adicionalmente, otra clave para determinar si específicamente exageramos con la cantidad de producto es notar que al usar herramientas térmicas sale humo de nuestro cabello. Esto significa que hay residuos que al exponerse a la alta temperatura podrían dañar nuestro cabello.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Cabello cansado de lo mismo

Parece gracioso humanizar el cabello, pensar en él como una persona que está aburrida de una rutina, de la monotonía. Pero ayuda a comprender qué ocurre cuando el cabello se satura de los mismos tratamientos cuando los usamos por demasiado tiempo. Incluso podríamos notar que el cabello parece no crecer al mismo ritmo, y que no es tan manejable.

“Es común pensar que un champú o un acondicionador que te gustaba mucho ya no funciona, o creer que cambió su formulación porque ya no te hace efecto. En realidad lo que ocurre es que el cabello se satura de los mismos ingredientes, más cuando se acumulan. Es en este momento cuando debemos rotar ingredientes, marcas y productos”, aconseja Yegres y agrega que notaremos el cambio si dejamos de lado las mascarillas y los productos de tratamiento por un tiempo, y cambiamos, por ejemplo, el champú.

“A veces usamos exceso de mascarillas intensivas y en lugar de hacerle un favor al cabello lo estamos saturando de agentes acondicionadores de alto impacto. Lo estamos cargando de proteínas y más bien debemos optar por tratamientos más ligeros”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Para solucionarlo, la experta recomienda cambiar de tratamiento por unas tres o cuatro semanas. Además, revisar siempre el diagnóstico capilar, pues este puede haber cambiado a lo largo del tiempo, con lo cual necesitaremos productos diferentes. “Supongamos que tenías un diagnóstico de cabello maltratado, y comenzaste a usar una mascarilla para reconstruirlo. La usaste durante dos o tres semanas, y el cabello absorbió los nutrientes que necesitaba. Si la sigues usando aún cuando ya el cabello se restauró, el resultado será una carga de producto innecesaria que se reflejará en la apariencia opaca, grasosa y pesada”.

La experta compara esto con la sensación que tenemos al comer demasiado y tener una digestión pesada. Quedamos agotados, sin energía. Igual le ocurre al cabello con lo cual no responde tratamientos. “Cambiar los tratamientos por otros más suaves y ligeros, e incluso espaciar la frecuencia del lavado, le dará un nuevo respiro a las fibras. “La idea es que, cuando esté seco, opaco, áspero -incluso usando hidratantes- pares la intensidad de los tratamientos y cambies a productos desintoxicantes, champú y acondicionador suaves con un pH neutro durante unas tres semanas”.

Yegres concluye recordando la importancia de acudir a un dermatólogo en caso de que sintamos que nuestro cuero cabelludo está alterado, si observamos caída anormal del cabello y sensibilidad intensa.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Alimentos recomendados por dermatólogos para tener un cabello más saludable

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.