Anuncios

Los detalles sobre el juicio que ha devuelto al príncipe Harry a Londres

El príncipe Harry a su llegada a los tribunales este lunes credit:Bang Showbiz
El príncipe Harry a su llegada a los tribunales este lunes credit:Bang Showbiz

El príncipe Harry ha regresado a Inglaterra para ajustar cuentas con los tabloides británicos a los que culpó, en buena medida, de haberle dejado sin otra opción que abandonar su país y su papel institucional para huir del acoso mediático tras su boda con Meghan Markle.

Este martes ha llegado al Tribunal Superior de los Tribunales Reales de Justicia de Londres alrededor de las nueve de la mañana para testificar contra Mirror Group Newspapers (MGN) por intervenir supuestamente sus llamadas telefónicas a lo largo de un período de diez años con el objetivo de obtener información sobre su vida privada. El duque de Sussex lucía un semblante muy serio, acorde con su traje formal con corbata, cuando se bajó del asiento trasero del Range Rover en que había viajado hasta allí, aunque esbozó una breve sonrisa para los fotógrafos que se agolpaban a la entrada del tribunal.

El príncipe Harry forma parte de un grupo de personalidades con un perfil muy mediático que interpusieron en 2019 una demanda colectiva contra el grupo propietario de tabloides como el Daily Mirror, el Sunday Mirror y el Daily Express. El hijo menor del actual monarca es uno de los cuatro demandantes cuyos casos han sido seleccionados para que testifiquen durante el juicio. Los otros son los actores de Coronation Street Michael Turner y Nikki Sanderson y la antigua mujer del cómico Paul Whitehouse, Fiona Wightman.

En realidad, a él se le esperaba el lunes, un día después del cumpleaños de su hija la princesa Lilibet, pero su abogado David Sherborne explicó que su cliente no estaba disponible para declarar después de viajar desde Los Ángeles el domingo por la noche.

La familia real, por cierto, se ha olvidado de felicitar públicamente a la pequeña Lilibet. Desde palacio no han realizado ninguna declaración oficial, pero los rumores aseguran que nadie ve con buenos ojos la nueva batalla legal de Harry porque la monarquía evita por norma general los enfrentamientos con la prensa. No está claro si aprovechará su viaje para reunirse con alguno de sus familiares, aunque se puede descartar un encuentro con su padre, que actualmente se encuentra en su residencia privada en Rumanía.

También se trata de un momento histórico porque él es el primer miembro del núcleo duro de la familia real que declara ante un tribunal en 130 años; el último fue el rey Eduardo VII, que apareció como testigo en un caso de divorcio en 1870. Por otra parte, su tía la princesa Ana tuvo que acudir a los juzgados hace más de veinte años para declararse culpable de un cargo relacionado con un ataque protagonizado por su perro, que había mordido a unos niños mientras paseaba por el parque Windsor Great Park.