Anuncios

Drew Barrymore salva por los pelos uno de sus mayores logros en Hollywood

WASHINGTON, DC - 19 DE MARZO: Drew Barrymore asiste al 24º Premio Anual Mark Twain de Humor Americano en el Kennedy Center el 19 de marzo de 2023 en Washington, DC. (Foto de Paul Morigi/Getty Images)
WASHINGTON, DC - 19 DE MARZO: Drew Barrymore asiste al 24º Premio Anual Mark Twain de Humor Americano en el Kennedy Center el 19 de marzo de 2023 en Washington, DC. (Foto de Paul Morigi/Getty Images)

Drew Barrymore dio marcha atrás a último momento. La actriz y presentadora, que atrajo críticas de compañeros de profesión (desde Alyssa Milano a Bradley Whitford y Debra Messing), escritores y fans por grabar nuevos episodios de su talk-show en medio de la huelga de guionistas, decidió finalmente posponer el estreno de la nueva temporada hasta que la huelga haya concluido. Y si bien la decisión fue recibida con aplausos y vítores digitales que celebran su nuevo compromiso con la lucha laboral que mantienen los escritores desde hace cuatro meses, también refleja un alivio profesional para ella. Porque, con su decisión, Drew Barrymore salva por los pelos uno de sus mayores logros en Hollywood.

“He escuchado a todos y estoy tomando la decisión de pausar el estreno del programa hasta que termine la huelga", publicó en Instagram el domingo cuando faltaba un día para el estreno del primer capítulo en EE. UU. (el lanzamiento estaba previsto para el lunes 18 de septiembre). Y cuando días atrás había publicado un vídeo casero donde explicaba entre lágrimas su decisión de continuar adelante con el programa -que estuvieron grabando sin los tres escritores del equipo y con piquetes en la puerta del estudio-.

Sin embargo, ni las lágrimas o la expresión francamente dolida que mostró en el vídeo lograron remediar el asunto. Las críticas continuaron y la actriz terminó borrando la publicación de su perfil tras recibir un aluvión de comentarios negativos que la señalaban de no dar explicaciones concluyentes (solo decía que se trataba de una ‘situación compleja’), no comprender la situación de los guionistas o de pasarles por encima. “No tengo palabras para expresar mis más sinceras disculpas a cualquiera que haya lastimado y, por supuesto, a nuestro increíble equipo que trabaja en el programa y lo ha convertido en lo que es hoy”, añade en su nueva publicación. “Realmente intentamos encontrar nuestro camino a seguir. Y realmente espero una resolución para toda la industria muy pronto”.

Y así, tras una semana manteniendo su postura, grabando entre críticas, piquetes y pancartas, mientras defendía que quería mantener la esencia original del programa de unificación humana que nació en la pandemia, Drew Barrymore terminó cediendo.

De más está decir que no se trata de una situación fácil. The Drew Barrymore Show es un programa sindicalizado y, como tal, tendría obligaciones contractuales de entregar una cierta cantidad de episodios por temporada a las estaciones de televisión asociadas. Si no lo hace, corre el riesgo de ser cancelado (Fuente: Variety). Además, no olvidemos que se trata de producciones que cuentan con cientos de empleados que no pertenecen al sindicato de escritores y cuyas vidas también dependen de sus ingresos laborales.

Sin embargo, mientras otros talk-shows también se vieron en el centro de las críticas por volver a las grabaciones sin su plantel de escritores (como The View y Live with Kelly and Mark), no cabe duda de que Drew Barrymore fue la más criticada. Tal vez porque ella misma se colgó el estandarte de abanderada cuando levantó la perdiz anunciando en redes sociales que había decidido regresar al programa a pesar de la huelga. Pero, quizás, también exista un motivo mayor que la colocó en el target de todas las críticas.

CHICAGO, ILLINOIS - 7 DE NOVIEMBRE: El presentador Drew Barrymore filma un segmento especial para 'The Drew Barrymore Show' en el centro de Chicago frente a la estatua de Cloud Gate, conocida como el 'Bean', en Millennium Park el 7 de noviembre de 2021 en Chicago. Illinois. (Foto de Barry Brecheisen/Getty Images)
CHICAGO, ILLINOIS - 7 DE NOVIEMBRE: El presentador Drew Barrymore filma un segmento especial para 'The Drew Barrymore Show' en el centro de Chicago frente a la estatua de Cloud Gate, conocida como el 'Bean', en Millennium Park el 7 de noviembre de 2021 en Chicago. Illinois. (Foto de Barry Brecheisen/Getty Images)

Les hablo del nuevo perfil profesional que Drew Barrymore construyó a través de su programa. Porque después de haber arrastrado las etiquetas de estrella infantil desprotegida en una industria adulta en los ‘80s, la de adolescente descarrilada y actriz resucitada en las comedias románticas, Drew construyó una nueva faceta profesional eliminando la delgada línea que separa el mito de ser estrella con el ser humano de a pie, resurgiendo como la presentadora de televisión más empática y cercana de los últimos años.

A lo largo de las tres temporadas de The Drew Barrymore Show la vimos llorando con su padrino Steven Spielberg al recordar su infancia, consolando a un miembro de la audiencia, hablando de su soltería y haciéndonos testigos de sus lágrimas en infinidad de ocasiones. A su vez, Drew Barrymore se bajó del pedestal hollywoodense hablando de la maternidad desde un plano sumamente cercano, representando a miles de mujeres que viven la misma inseguridad en el rol que les toca cumplir con sus hijos. Se erigió como símbolo del amor sano tras una ruptura cuando entrevistó a su ex Justin Long, se mostró humanamente empática cuando hizo que Brooke Shields abriera el alma para hablar de la difícil relación con su madre.

En otras palabras, en estos tres años, se río, lloró, emocionó y mostró una cara diferente a través de la empatía que vuelca en cada entrevista, participando con emotividad de cada charla, abrazando al entrevistado, contando sus propias experiencias para que no se sienta solo… En resumen, entre bromas, anécdotas y entrevistas aupadas en la cercanía que le permite entrevistar a amigos, colegas y famosos como ella, y la promoción de su figura en redes sociales con vídeos y fotos caseras donde muestra su desorden y rutina sin maquillaje, Drew Barrymore construyó un nuevo perfil profesional de mujer cercana. Dejó a la estrella a un lado para convertirse en la empatía personificada en pleno Hollywood.

Y ese perfil la encumbró más todavía. No en vano su programa va por la cuarta temporada tras haber comenzado en 2021. Mientras tanto, Drew Barrymore también ha expandido su negocio empresarial con marcas que van desde maquillaje a productos de cocina, para el pelo y una revista propia.

Con The Drew Barrymore Show, la actriz de Los ángeles de Charlie construyó una imagen cercana en una época en donde las redes sociales se convirtieron en un puente que conecta con el público pero que, también, puede servir para desmitificar la mitología en torno a la fama en Hollywood. Porque el programa de Drew Barrymore y sus redes sociales son el reflejo de la mujer y persona que existe antes que la estrella de cine, siendo herramientas que ayudaron a elevarla hacia un nuevo pedestal.

Por eso, cuando decidió abandonar su puesto de presentadora de los premios MTV para mostrar su solidaridad con la huelga de guionistas, nadie se sorprendió. Muchos celebraron su decisión pero no podemos sentenciar que fuera algo que no nos esperáramos de ella. Sin embargo, cuando decidió seguir adelante con su programa meses después, muchos sintieron que daba vuelta a la retórica. Evidentemente, tendría sus motivos y necesidades contractuales, pero el mensaje que enviaba despertó ese aluvión de críticas que puso en entredicho la imagen de personaje empático y cercano que la encumbró de nuevo a 48 años.

Me pregunto qué habría pasado si Drew Barrymore hubiera seguido adelante con el estreno de la nueva temporada. Mi intuición me dice que esa imagen de mujer querida y adorada por el público y la industria por la empatía, simpatía y cercanía que representa, se podría haber tambaleado sin retorno, desmoronando uno de sus mayores logros en Hollywood.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Drew Barrymore "no podía" actuar más después de ser madre

Cómo Steven Spielberg se convirtió en el “padrino” que Drew Barrymore necesitaba

Drew Barrymore y Justin Long se suman al club de las exparejas que sacan los colores a los que no pasan página

Drew Barrymore y la dura tarea de perdonar a su madre tras internarla en un centro psiquiátrico cuando era niña