El tatuaje con la mejor historia del mundo, y el protagonista es un chico autista

Cuando Sandi Green decidió que era el momento de permitirle a su hijo tatuarse por primera vez, jamás pensó que sería tan difícil conseguir un estudio aceptara hacerlo. El problema: el chico de 23 años es autista.

Tras muchas negaciones, chico autista consigue su primer tatuaje. Foto: facebook.com/Northwestink360

Buzz, como le dicen de cariño, ama los tatuajes, y como narró su mamá al portal KTVU es una afición que tiene desde los cinco años. Solían encantarlos los tatuajes temporales, pero se enojaba mucho cuando lavaban. Con el tiempo le pidió a su mamá poder hacerse un tatuaje permanente, a lo que ella le dijo que sí, pero cuando tuviera edad suficiente.

Fue en agosto de 2018, cuando Buzz cumplió 23 años, que sus padres decidieron que era un buen momento para que se tatuara el dibujo que llevaba 5 años deseando: Tommy, el personaje de la serie de los noventas ‘The Rugrats’. El doctor de Buzz también estuvo de acuerdo.

Sin embargo, lo que creyeron que sería un proceso sencillo no lo fue tanto, y es que los estudios de tatuaje a los que acudían se negaban a hacerlo, o les pedían mucho dinero a cambio. Algunos argumentaron que al ser autista no podrían asegurar como reaccionaría a la aguja y el tiempo de espera, además de que sus 6,3 pies de altura (189 cm) y 200 libras (90 kg) aumentaban el riesgo. Otros, les cobraban mucho por el tatuaje, quizá por el mismo riesgo. Finalmente, hubo quienes se negaron a hacerle el tatuaje porque consideraban que Buzz no sabría realmente qué quería tatuarse.

Por suerte, y a pesar del panorama desalentador, los padres no dejaron de buscar opciones y llegaron  Northwestern Incorporated, en el estado de Washington, EEUU, donde hablaron con Pat Masga, el dueño. Él al conocer la historia inmediatamente aceptó el reto, considerando que lo mínimo que podía hacer era intentarlo. Así que sin conocer a Buzz concertaron la cita.”Nadie debería pasar por esto sin importar su situación”, argumentó.

“Cuando llegó [Buzz] tenía una enorme sonrisa. Desde el momento en que lo conocí me dije que este tatuaje se haría sin importar los ajustes que tendría que hacer” esribió Pat Masga a través de la página de Facebook del estudio. “Sin importar si me tomaba cinco horas o cinco sesiones, estaba dispuesto a hacerlo”.

Para sorpresa de muchos, Buzz se sentó ‘como una roca’, siempre seguro de lo que quería, y en una sola sesión, consiguió el tatuaje de sus sueños.

“Al final, ninguna cantidad de dinero o fama puede equiparar la sensación que tuve al ver su cara cuando vio el trabajo terminado. ¡Le encanta!” agregó Pat.


La historia no tardó en ganar popularidad, con mucha gente celebrando el que Buzz por fin pudiera conseguir lo que tanto anhelaba, y celebrando la actitud de Pat Masga. Algunos comparten historias de otras personas con autismo a las que también les costó conseguir tatuarse, y defendiendo su derecho a hacerlo.

En cuanto a los estudios que rechazaron a Buzz como cliente, a pesar de que algunos los critican, otros prefieren no echarles la culpa ni juzgarlos, sobre todo ante la posibilidad de recibir alguna demanda en caso de que las cosas no salieran bien.

Lo bueno, es que a pesar de todo, Buzz consiguió su tan deseado tatuaje.

¿Qué te hizo sentir esta historia?

@travesabarros

También te puede interesar:
Game of.. ¿Toys? Con los juguete de su hija, recreó la intro de la popular serie de HBO
Pequeñas rockstars… Hermanas tocan increíbles covers de Queen, Nirvana, Slayer y más