Hilos tensores, la técnica que promete retrasar el envejecimiento (y sus posibles efectos)

·6  min de lectura

Eva Mendes parece no envejecer nunca. Siempre sus cejas altivas y su cutis firme paralizan la mirada de los espectadores durante sus escenas.

Recientemente sorprendió mostrando en su cuenta de Instagram una imagen en la cual aparecía con diminutas agujas colgando del borde de su rostro. Su cuello hacia atrás parecía ser intervenido por efectos de maquillaje para una nueva producción cinematográfica.

Pues no se trataba de ficción, sino de la pura verdad. Uno de los secretos de su eterna juventud ha sido revelado.

Se trata de los hilos tensores, técnica que consiste en una intervención con hilos reabsorbibles, los mismos que se utilizan en sutura fabricados en polidioxanona o policaprolactona.

La polidioxanona, según explican en la web de la Clínica Femm de Madrid, es una de las sustancias más seguras y efectivas en el ámbito de la medicina estética y su importancia radica en la capacidad de favorecer la cohesión de las células.

La policaprolactona es un poliester biodegradable utilizado en varias aplicaciones de tipo biomédicas que fueron aprobadas por la FDA de los Estados Unidos, por ejemplo, como material para suturas, implantes e incluso rellenos faciales inyectables. Ambos materiales son reabsorbibles.

Cómo funcionan

“Estos hilos se pueden introducir en cualquier parte del cuerpo para estimular la producción de colágeno tipo I y tipo III, al igual que fibroblastos y elastina. Esta estimulación ocurre cuando el organismo reconoce el hilo como un cuerpo extraño, adhiere a él colágeno que comienza a producir”, así lo explica la doctora Karolina Landaeta, especializada en medicina estética por la Universidad de Islas Baleares y cuya clínica se encuentra en Caracas, Venezuela.

“Al producir más colágeno nuestra piel se ve más sana, mas tersa, mucho más joven. Una vez que el hilo se reabsorbe, que es a los cuatro meses desde su colocación, se produce una fibrosis en el área y por ende se genera un lifting facial”.

Coincide la doctora Ana Paula Sedano Pérez-Lete, médico estética de Guadalajara, México, quien confirma que, al estimular la producción de colágeno en la piel, tensan y brindan firmeza y algunos, incluso, “jalan la piel para recolocarla en su sitio original”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Con respecto al momento ideal para comenzar a aplicarse esta técnica, Landaeta explica que con la pérdida de la adiposidad, propia del envejecimiento natural del organismo, se produce la flacidez. La idea es adelantarse a este momento para retrasar la aparición de las huellas del tiempo.

“Hombres y mujeres de 30 años y hasta los 60 pueden aplicarse el tratamiento. Es una manera de prolongar el momento de recurrir a una cirugía plástica o evitarlo pues retrasa el envejecimiento y favorece la reposición de las células adiposas. Sin embargo, una persona de 80 años con una flacidez exagerada no verá solución a su problema con este tratamiento”.

La clase de tejido

Como en un bastidor, los hilos tensores se entretejen para crear una malla que contribuirá a redensificar la piel. “Se pueden colocar 20 o hasta 100 hilos. Mientras mayor cantidad, mayor estimulación. Pero dependerá de las recomendaciones del especialista”, explica la experta, quien agrega que hay distintos tipos de hilos y técnicas de aplicación según las distintas necesidades del paciente.

Aunque la famosa actriz de origen latino solo muestra su cuello en el post -que ya cuenta con casi 90,000 likes- los hilos tensores se pueden colocar en cualquier parte del cuerpo. En el rostro, la papada, el escote, el abdomen, los glúteos, y en cualquier zona que presenten mucha flacidez. Incluso, la doctora Sedano agrega que son tan versátiles que pueden usarse en la zona vaginal para recuperar tensión.

Ambas expertas coinciden en que los cambios no comienzan a ver muy rápido, sino a lo largo de los tres o cuatro meses posteriores al tratamiento.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“Otra ventaja es que no hay que entrar a quirófano ni recibir anestesia general”, precisa Landaeta. “Las únicas indicaciones muy específicas para el paciente son que trate de dormir boca arriba, que no se haga ningún tipo de masaje en el rostro”.

Sin embargo, aunque todo suena como la solución definitiva antienvejecimiento, hay que decir que los efectos de este tratamiento no son permanentes. Duran entre un año y ocho meses y dos años aproximadamente, a diferencia de una cirugía cuyos efectos pueden durar cinco años.

No todo es perfecto

Siempre y cuando se practique con especialistas en el área y calificados, esta técnica no presenta efectos secundarios importantes, a menos que el paciente sea alérgico a las suturas que, según Landaeta hay pocas probabilidades, pero puede ocurrir. “Puede pasar que salga un hematoma, porque la zona está llena de vasos, pero el hematoma desaparece al poco tiempo; puede haber inflamación en el área, y quizás puede que un hilo trate de salirse. En ese caso la solución suele ser muy sencilla y se le indica al paciente qué hacer según su caso”.

Además, pueden aparecer bultos que desaparecen a los pocos días y en caso de que esto no ocurra, puede deberse a una reacción alérgica lo cual no es habitual, según refieren en la web dedicada al tema Todo hilos tensores. Asimismo, recomiendan no masajear la zona, ni colocar hielo ni ejercer ningún tipo de presión en la piel tras la intervención; evitar el uso del maquillaje por un día y evitar las gesticulaciones excesivas así como los esfuerzos físicos.

Close up unhappy sad woman looking at red acne spots on chin in mirror, upset young female dissatisfied by unhealthy skin, touching, checking dry irritated face skin, skincare and treatment concept
Close up unhappy sad woman looking at red acne spots on chin in mirror, upset young female dissatisfied by unhealthy skin, touching, checking dry irritated face skin, skincare and treatment concept

La doctora Landaeta aclara que estos hilos no tienen efectos adversos graves porque son los mismos que se usan para sutura dentro del organismo. Sin embargo, no todas las personas pueden someterse a esta técnica. “Como ya se ha mencionado, quienes presentan una flacidez muy pronunciada no verán una solución en este tratamiento, por lo que el médico recomendará una cirugía plástica. Asimismo, no está recomendado para pacientes que tengan problemas de coagulación, o que tomen medicamentos anticoagulantes, y tampoco pacientes con infecciones y lesiones activas”.

En este sentido, Health and Beauty International, empresa proveedora de dispositivos médicos internacionales de reconocida trayectoria en Perú, comunica que los pacientes con tendencia a formar queloides, o que hayan sufrido infecciones previas en la piel, o que padezcan diabetes no controlada no pueden someterse a este tratamiento, y coincide con que las únicas contraindicaciones están relacionadas con el límite en la cantidad de piel que puede ser exitosamente levantada.

Además, Karolina Landaeta hace énfasis en varios puntos a los que se debe poner especial atención. “Aunque no es una operación de quirófano, esta técnica debe practicarla un médico especializado en medicina estética. La belleza es un arte, pero los médicos estéticos la hacemos ciencia, entonces el médico debe conocer los planos de la piel, el vectorizado ideal para cada área del cuerpo".

Finalmente, hay que destacar que esta técnica puede combinarse con otros tratamientos estéticos, aplicación de toxina botulínica, de ácido hialurónico entre otras, pero no con radiofrecuencia, o cualquier otra técnica que genere calor porque va a destruir el hilo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Así afecta la menopausia al cabello y a la piel: soluciones y cuidados

Cómo maquillar tus ojos después de los 40: lo que debes hacer para realzar tu mirada

Las claves para envejecer feliz y cómo superar el miedo que alimenta la obsesión por el bisturí

EN VIDEO: Peinados bonitos y fáciles: estilo divertido

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.