Las vacaciones de dos ‘influencers’ que quieren que tú las pagues

Catalin Onc y Elena Engelhard. Foto: YouTube/Another Beautiful Day

No es ningún secreto que viajar es bellísimo. Conocer nuevos lugares y salir de nuestras rutinas nos hace bien y, en un mundo adicto a las redes, tener un Instagram lleno de hermosos paisajes, deliciosa comida y selfies con cara de pato durante viajes se ha convertido en un producto sumamente vendible. Algo por lo que algunas compañías (y algunos fans de redes) están dispuestos a pagar.

Hay quienes consiguen becas, patrocinios y sí, ayuda de bondadosos seguidores que quieren ver a otros cumplir sus sueños y, de cierta forma, vivir aventuras ajenas sin tener que involucrarse en las partes difíciles del viaje. Como andar en bici durante meses o escalar una montaña.

Pero este no siempre es el caso y, a veces, los jóvenes que gustan de compartir sus vidas a través de sus cuentas personales (frecuentemente con millones de seguidores) deben encontrar alternativas para poder costear largos viajes en búsqueda de paz mental, espiritualidad, libertad o cualquiera que sea la excusa para hacer algo que a muchos nos gustaría: pasar la vida viajando.

Tándem a África

Catalin Onc y Elena Engelhard son un matrimonio de ‘influencers’ que vive en Alemania y que comparte sus viajes y “filosofía de vida” a través de una cuenta de Instagram llamada “Another Beautiful Day” (otro hermoso día).

La pareja tiene más de 47 mil seguidores que se tornaron en su contra después de que publicaron una campaña de GoFundMe pidiendo dinero para hacer un viaje en bicicleta a África.

También te puede interesar: Guadalupe Loaeza, la exposición que nadie pidió

El problema no es solo una campaña que pide €10,000 (más de 200 mil pesos mexicanos) para cubrir toda su aventura en bicicleta, desde hospedaje y las bicis, hasta las tarjetas SIM que usarán para mantenerse en línea en su camino a África (tampoco fueron muy específicos sobre a dónde en el enorme continente planean llegar). El problema es que Cat y Elena no parecen estar haciendo nada más que pedir que otras personas paguen sus vacaciones.

Y no es la primera vez que logran que alguien más cubra sus gastos. De acuerdo con Buzzfeed, Cat confesó que su mamá mantiene dos empleos con los que los ayuda a pagar los viajes que comparten en redes a pesar de que “no tiene mucho”.

Delirios de grandeza

Mientras la mamá de Cat tiene dos trabajos para ayudar a que su hijo viva “una vida que alguna vez trató de imaginar”, Cat y Elena están desempleados. Lo cual ha causado aún más enojo entre los seguidores de la pareja (y entre quienes han llegado a la historia por accidente también). Además de no tener trabajo, ninguno de los dos se ve muy interesado en conseguir uno.

"Algunos nos dirán que consigamos empleos como todos los demás y que dejemos de mendigar," escribieron en una publicación de Facebook que ya ha sido eliminada. "Pero cuando tienes el impacto que nosotros tenemos en la vida de los demás, conseguir un trabajo no es una opción".

"Podríamos modelar y ganar dinero rápido, pero no queremos promocionar el consumismo. Un trabajo normal en este punto sería perjudicial", continuó. Esto no es del todo cierto, ya que tanto la cuenta de Instagram como algunas de las fotos publicadas indican que Cat y Elena quieren ser contactados para oportunidades de modelaje ”serias”.

También te puede interesar: El español más poderoso del mundo nació en un retrete

Obvias reacciones adversas

Claramente, no todos están de acuerdo con que su “contribución” a la sociedad sea suficiente para ameritar tanta arrogancia de parte de los instagrameros. Hay quienes parecen no tener problema regalando su dinero a estos dos personajes (la campaña tiene 29 donadores), pero la pareja ha recibido tantos regaños, insultos y comentarios negativos que decidieron tomarse un descanso de sus redes que duró solo una semana.

Pero eso no detuvo que llegaran comentarios que exigen que consigan un trabajo de verdad y paguen su propio viaje, acusándolos de ridículos, narcisistas y egoístas. Hay incluso otros ‘influencers’ que prefieren no ser comparados con personas como Cat.

"Lo siento pero tú y tu novia necesitan despertar a la realidad. Los ‘influencers’ trabajan arduamente para viajar a los lugares a los que viajan, no piden limosna. Yo jamás he pedido dinero para financiar todos los gastos de mis viajes," escribió @carissa_mcholme en otra publicación. "Son personas como ustedes dos las que le dan a los 'influencers' dedicados y trabajadores una reputación horrible".

Mucha gente está ahí solamente para defender a su mamá. Hay quienes hasta han ofrecido donar para mandarla a ella de vacaciones. En realidad, parece que las necesita (y merece) mucho más que su hijo.

"Tu madre tiene dos trabajos para pagar tu viaje, ¿no crees que eso está afectando su salud mental?" comentó un usuario de Instagram. "Es triste que esto no sea una broma, su egocentrismo es ridículo".

De acuerdo con su canal de YouTube, Cat transformó su vida y lleva tiempo sobrio. Ahora, junto con Elena, busca educar a otros sobre cómo vivir una vida más saludable. No son muy carismáticos, así que me pregunto quién pagaría por verlos emprender un viaje en bicicleta de Berlín a... bueno, algún lugar en África.

Puedes ver algunos videos en su página de YouTube.