Anuncios

El inquietante thriller que arrasa en Netflix, está protagonizado por unos primos famosos y dura 100 minutos

Código 8: Renegados – Parte II, una de las películas favoritas del público del catálogo de Netflix
Código 8: Renegados – Parte II, una de las películas favoritas del público del catálogo de Netflix - Créditos: @Netflix

La producción que encabeza el ranking de Netflix de las películas más vistas por la audiencia en las últimas horas es la secuela de Código 8: Renegados , un film de acción de 2019 que evidentemente dejó su huella en el público que estaba aguardando la continuación de esta atrapante historia protagonizada por los actores canadienses Robbie Amell (quien alcanzó popularidad con la serie The Flash) y su primo, la estrella de Arrow, Stephen Amell.

Todo comenzó en 2016, cuando el realizador Jeff Chan y su habitual colaborador en los guiones, Chris Paré, lanzaron un cortometraje cuyo foco estaba puesto en dos aparentes antagonistas que se unen con un fin en común: evitar que una ciudad sea víctima de normas dictatoriales. El éxito del corto condujo a la dupla a realizar un largometraje que, gracias al boca a boca, se garantizó su segunda entrega, que llegó a Netflix el miércoles y que, en cuestión de horas, se ubicó en el primer lugar de las películas elegidas por los usuarios de la plataforma de streaming.

Los primos Amell interpretan, por tercera vez, a dos personajes que les sientan muy bien a sus respectivos registros actorales: los de Connor Reed y Garrett Kelton, dos figuras que, inicialmente, no parecen tener demasiado en común hasta que una situación los obliga a trabajar en conjunto para desterrar el abuso de poder que se está llevando a cabo en una ciudad en la que se priva a sus habitantes de vivir libres de imposiciones violentas.

El thriller de Chan también toma como base films de superhéroes (se podrían trazar algunos paralelismos con Batman), y al mismo tiempo le rinde tributo a un género del que es fanático confeso: la ciencia ficción anclada en la distopía . En el micromundo que concibió el realizador junto a Chris Paré, las personas que tienen superpoderes -que constituyen el 4 por ciento de la población- no solo pagan un precio por desplegarlos sino que además tienen miedo de ser perseguidos por las máximas autoridades.

En ese contexto, un exconvicto y un narcotraficante (los personajes interpretados por Robbie y Stephen Amell) unen fuerzas para destrabar lo que está sucediendo en su comunidad y para ayudar a una joven que se encuentra en peligro, una adolescente que es perseguida por un policía corrupto.

Los primos Amell, protagonistas de esta historia distópica
Los primos Amell, protagonistas de esta historia distópica - Créditos: @Netflix

Así como en las diferentes relecturas de Batman tenemos a Ciudad Gótica como punto neurálgico de la acción, en la secuela de Renegados nos encontramos con Lincoln City, ese ecosistema apócrifo en el que la pequeña Pavani (interpretada por Sirena Gulamgaus) busca justicia por el brutal asesinato de su hermano . Debido a su estado de indefensión, la joven no podrá afrontar la situación por sí misma, y es en ese momento en el que entran en escena Connor y Garrett, quienes, en medio de su propia lucha contra la policía, protegerán a Pavani.

Además de las incesantes secuencias de acción, Renegados también cuenta con momentos en los que aparecen chispazos de una buddy-buddy movie, de esas producciones en las que la química de sus protagonistas -aliados en circunstancias inesperadas- es la clave para que el film conecte con la audiencia, como efectivamente está sucediendo. En efecto, la producción de Chan muestra cómo esos antiguos cómplices limaron asperezas para poder desmantelar tanto la corrupción de las autoridades como también los peligros de la tecnología robótica de avanzada, que es desarrollada por las fuerzas policiales bajo total hermetismo. Esta es otra de las interesantes aristas que se desprenden de la secuela .

En Código 8: Renegados – Parte II también podremos ver los trabajos de Altair Vincent, Alex Mallari Jr., Jean Yoon y Aaron Abrams. En diálogo con el sitio norteamericano Collider, Stephen Amell recordó cómo el cortometraje se gestó gracias a una campaña lanzada en la plataforma Kickstarter. “Deseábamos que funcione, pero si eso no pasaba, nos quedaba la gratitud hacia la gente que nos apoyó en lo que queríamos hacer. Para nuestra alegría, funcionó, y con Robbie pudimos presentar el corto, hacer campaña, contribuir a que esta historia se siga moviendo de alguna manera. Fue muy especial poder ver el inicio de esta saga con la gente que aportó su grano de arena para que la hiciéramos”, declaró el actor.

Código 8: Renegados – Parte II, de Jeff Chan, está disponible en Netflix.