Anuncios

La estrella infantil que se alejó de Hollywood y ocultó el oscuro motivo durante 80 años

BEVERLY HILLS, CALIFORNIA - 2 DE MAYO: La actriz infantil Cora Sue Collins asiste a la gala nocturna de apertura del Festival de Cine Judío de Los Ángeles en el Ahrya Fine Arts Theatre el 2 de mayo de 2019 en Beverly Hills, California. (Foto de Robin L. Marshall/Getty Images)
BEVERLY HILLS, CALIFORNIA - 2 DE MAYO: La actriz infantil Cora Sue Collins asiste a la gala nocturna de apertura del Festival de Cine Judío de Los Ángeles en el Ahrya Fine Arts Theatre el 2 de mayo de 2019 en Beverly Hills, California. (Foto de Robin L. Marshall/Getty Images)

Cora Sue Collins no conocía otro mundo más allá de Hollywood. Llegó a la industria del cine con 5 años y desde ese momento se convirtió en una de las estrellas infantiles más solicitadas de los ’30 y ‘40. Rivalizó con Shirley Temple y era amiga cercana de figuras tan destacadas como Lucille Ball y Greta Garbo, y a lo largo de su corta carrera apareció en 47 largometrajes. Digo corta carrera porque cuando estaba en la cresta de la ola, habiendo trabajado junto a algunas de las figuras más destacadas de la era, lo dejó todo. A los 18 abandonó la industria sin mirar atrás ni volver jamás, ocultando el motivo durante más de 75 años.

Nacida en 1927, Cora aterrizó en Tinseltown con su hermana cuando su madre las trasladó desde su hogar en West Virginia a Los Angeles, introduciéndola al negocio en la época previa a la regulación del labor infantil en la industria. “Trabajé de sol a sombra, a veces más”, dijo en una entrevista de 2020 a Image. Sin embargo, su ascenso profesional como estrella infantil y adolescente no evitó que fuera víctima de los mismos abusos que expusieron diferentes actrices a través del movimiento #MeToo casi un siglo más tarde.

La actriz infantil Cora Sue Collins sentada en un sillón (Foto de John Springer Collection/CORBIS/Corbis vía Getty Images)
La actriz infantil Cora Sue Collins sentada en un sillón (Foto de John Springer Collection/CORBIS/Corbis vía Getty Images)

La exactriz contó su historia en 2020 en un libro titulado This was Hollywood: Forgotten Stars and Stories escrito por Carla Valderrama. Y fue en sus páginas donde contó el motivo que la llevó a abandonarlo todo por primera vez. Porque Cora Sue Collins decidió dejar la industria siendo menor de edad y después de vivir un episodio estremecedor.

Tenía 15 primaveras cuando su amigo y mentor, el guionista Harry Ruskin, le ofreció un personaje a cambio de que tuvieran relaciones sexuales. El hombre tenía 50.

“Amaba a Harry”, recordaba Cora a Fox News Digital en 2022 sobre este escritor que llegó a ser uno de los más famosos dentro del estudio MGM. “Lo conocí cuando era una niña y se convirtió en mi figura paterna, mi mentor”, añadía en la entrevista de Image. Pero entonces ese hombre al que ella admiraba la llamó para que almorzaran en su oficina. Sin embargo, la joven Cora se sorprendió de que estuvieran solos dado que siempre estaba repleta de figuras y personajes almorzando entre escritorios, estanterías y sentados en el suelo.

“Me dijo ‘escribí una sinopsis para ti, y quería que la leyeras sola’. La leí y me encantó. Me conocía tan bien. Habría dado mi brazo derecho por ese trabajo. Estaba escrito justo para mí. Pero entonces dijo ‘el papel es tuyo pero tienes que acostarte conmigo’”, explicaba a Fox. Cora se quedó en shock. No solo era virgen, sino que apenas tenía 15 años y veía a este hombre como si fuera su propio padre.

“Cuando le dije que no, me respondió ‘hay una docena de chicas en la ciudad que les encantaría acostarse conmigo por este papel’. Le dije ‘qué bien’”.

Alrededor de 1934: Cora Sue Collins, la actriz infantil de MGM a la que se le dio un contrato a largo plazo después de su papel como la joven reina en la película 'Queen Christina'. (Foto de Virgil Apger/Margaret Chute/Getty Images)
Alrededor de 1934: Cora Sue Collins, la actriz infantil de MGM a la que se le dio un contrato a largo plazo después de su papel como la joven reina en la película 'Queen Christina'. (Foto de Virgil Apger/Margaret Chute/Getty Images)

Cora huyó enseguida. Impactada, confundida y dolida por lo que había sucedido, llorando a escondidas en un armario de escobas que encontró en un pasillo. Sin embargo, no se guardó el secreto sino que intentó pedir ayuda y ni bien se recompuso se dirigió a la oficina del jefe del estudio, Louis B. Mayer. Esperó todo el día hasta que finalmente la atendió.

Sin embargo, cuando Cora le preguntó si sabía lo que Harry Ruskin le había pedido a cambio de hacer la película, cuenta que Mayer se acercó a ella, se sentó en el apoyabrazos de su silla y le dijo: “Te acostumbrarás, querida”.

Terrible. Sencillamente terrible. “Entonces, después de 45 minutos de ida y vuelta, el Sr. Mayer finalmente se dio cuenta de que, primero, no iba a aceptar y, segundo, que no quería volver a trabajar nunca más. Quería abandonar”, contaba a Image. Así que movió su dedo gordo debajo de mi nariz y dijo: ‘Cora Sue, nunca trabajarás en otro estudio mientras viva’. Y le dije: ‘Señor Mayer, ese es mi deseo más sincero’”.

Cora completó una película más y abandonó el negocio. Hasta el día de hoy es la mejor decisión de mi vida”, sentenciaba.

Sin embargo, a pesar de su tenacidad y valentía, tuvo que cargar con la inseguridad que aquel episodio le produjo durante mucho tiempo. Su madre nunca le creyó, sino que estaba convencida de que había malinterpretado las intenciones del guionista. "Casi no le conté a nadie lo que me pasó", dijo Collins a Fox."Estaba tan avergonzada pensando que yo lo había causado... Cada vez que alguien quería entrevistarme sobre el movimiento #MeToo, mi respuesta era 'no'... [Un escritor] me dijo: 'Es importante que cuentes tu historia porque te enfrentaste a Louis B. Mayer'. Pero me seguí negando… hasta que finalmente lo hice. Y me alegro. Finalmente entiendo que no fue mi culpa".

La actriz Cora Sue Collins como 'Jane Rand' en una foto publicitaria de su última aparición cinematográfica en la película 'Week-End at the Waldorf' (que es una nueva versión de la película Grand Hotel de 1932), 1945, Estados Unidos. (Foto de Metro-Goldwyn-Mayer/Colección De Carvalho/Getty Images)
La actriz Cora Sue Collins como 'Jane Rand' en una foto publicitaria de su última aparición cinematográfica en la película 'Week-End at the Waldorf' (que es una nueva versión de la película Grand Hotel de 1932), 1945, Estados Unidos. (Foto de Metro-Goldwyn-Mayer/Colección De Carvalho/Getty Images)

Cora Sue Collins tenía 18 años cuando lo dejó todo para iniciar una nueva vida con su primer marido en un rancho de Nevada. Asegura haber disfrutado de una “vida feliz”, con dos matrimonios “fabulosos”, transitando su existencia entre EEUU, México y París. Viajó por el mundo y creó su propia familia, pero el recuerdo de lo vivido estuvo con ella durante décadas hasta que finalmente lo compartió con el mundo.

No obstante, no fue hasta que el movimiento #MeToo destapó los horrores que muchas mujeres vivieron por los pasillos de Hollywood, con carreras destruidas o amenazadas por los abusos, que finalmente contó el verdadero motivo de su abandono. Porque en 1945 simplemente desapareció del radar mediático y sin dar explicaciones. “Nunca te abandona, el sentimiento”, dijo a Image sobre lo vivido aquel día. “Rezo porque crean a esas mujeres y acepten sus palabras. Yo nunca sentí que podía hablar de ello”, aseguró sobre las víctimas que abrieron la caja de Pandora.

Cora Sue supo huir del peligro con 15 años cuando ni la industria o la sociedad le ofrecía herramientas para poder protegerse o defenderse. Sin embargo, su historia nos habla de una dolorosa realidad sobre la injusta culpa y vergüenza que sintió tras lo vivido, ocultando durante más de 75 años el motivo por el que no tuvo más remedio que dar la espalda a todo lo que conocía hasta aquel momento. Con unos inicios tan activos y prometedores, no me extrañaría nada que Cora Sue se hubiera convertido en una estrella tan legendaria como Shirley Temple hasta el punto que todos conociéramos su nombre casi un siglo más tarde. Pero no. Le tocó vivir el lado más oscuro del negocio siendo menor de edad, pasando al olvido del cine y sin que siquiera su propia madre le creyera.

Este artículo fue escrito en exclusiva para Yahoo en Español por Cine54.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Amber Heard no quiere ser demeritada después de su desagradable juicio con Johnny Depp

La decepción de una actriz con la Academia de Hollywood y con toda la razón del mundo

'La mano que mece la cuna' y el problema que no dejó satisfecha a su villana

La historia de Jackie Kennedy que desbanca el mito de Warren Beatty