Anuncios

Cómo 'La familia Ingalls' evitó traumatizar a una actriz adolescente con su episodio más extremo

La familia Ingalls -- En la foto: (de izquierda a derecha) Michael Landon como Charles Philip Ingalls, Karen Grassle como Caroline Quiner Holbrook Ingalls -- Foto de: NBCU Photo Bank
La familia Ingalls -- En la foto: (de izquierda a derecha) Michael Landon como Charles Philip Ingalls, Karen Grassle como Caroline Quiner Holbrook Ingalls -- Foto de: NBCU Photo Bank

Hablar de La familia Ingalls (o Los pioneros como se la conoció en México) es hablar de tardes sentados frente al televisor compartiendo en la distancia las mismas emociones al unísono. Alegría, tristeza, impotencia, risas y lágrimas... muchas lágrimas. Porque esta serie nunca tuvo límites a la hora de jugar con el dramatismo. Desde la ceguera de Mary a la muerte de su bebé en un incendio, al bullying que sufría Laura, historias de racismo, antisemitismo y alcoholismo. Aunque ningún episodio fue tan traumático como el que vivió una actriz adolescente hace 42 años.

Les hablo de ‘Sylvia’, un capítulo escrito y dirigido por Michael Landon que se dividió en dos partes y se estrenó en la televisión estadounidense el 9 de febrero de 1981. Fue tan impactante que somos muchos los que todavía tenemos grabadas a fuego algunas de sus terribles imágenes. La protagonista de este arco dramático era Olivia Barash, una actriz de 15 años que tuvo que interpretar la historia de una adolescente violada por un hombre con una espeluznante máscara de payaso. Sin embargo, al traumático evento se sumaba el rechazo social de todo Walnut Grove, a excepción de Albert Ingalls (el hijo adoptivo de Charles y Caroline Ingalls interpretado por Matthew Labyorteaux) que juraba casarse con ella y criar el bebé como si fuera suyo.

No obstante, la historia tenía un desenlace trágico porque su abusador -el herrero Irv (Richard Jaeckel)- intentaba atacarla de nuevo, provocando que se cayera de una escalera y sufriera heridas mortales. Tremendamente traumático. Porque si bien La familia Ingalls nos tenía acostumbrados a su dramatismo extremo y al análisis social desde un plano telenovelero, nada nos había preparado para una trama tan oscura. Sobre todo cuando se trataba de una serie destinada al público familiar. En mi caso, creo que tenía entre 9 o 10 años cuando vi el capítulo sin entender lo que sucedía en su totalidad. Pero sí me quedé impactada con la máscara de payaso, la sensación de brutalidad que contagiaba y la trágica muerte de Sylvia.

Sin embargo, a más de cuatro décadas de aquel episodio, me sorprendió gratamente descubrir cómo Olivia Barash vivió el rodaje de un arco atroz siendo tan joven. Una experiencia que no la marcó de por vida, no la traumatizó ni le provocó ningún tipo de consecuencia negativa -más bien todo lo contrario- y gracias a su predisposición pero, también, al ambiente que Michael Landon y su equipo crearon a su alrededor.

Barash, que ahora tiene 58 años y se dedica a la música, escritura y dirección de documentales compartió sus recuerdos con EW en una cándida entrevista. "Tenía entre 14 o 15 años" cuando hizo el casting para La familia Ingalls. Había trabajado como actriz en musicales de Nueva York y capítulos de la serie de El increíble Hulk (o El hombre increíble en México) y Mary Hartman, Mary Hartman y se sentía "preparada" para interpretar "algo dramático". Pero jamás imaginó que sería un episodio tan impactante.

Sin embargo, a pesar del impacto de la secuencia y todo el arco dramático del personaje, Olivia pudo vivir la experiencia con entusiasmo, sin cargar ningún trauma o recuerdo negativo gracias a cómo le hicieron vivirlo. Un logro importante cuando tenemos en cuenta su edad, las imágenes que vimos en pantalla y el hecho de que tuviera miedo a los payasos. "Me aterrorizó" recuerda sobre el momento que vio la máscara por primera vez. "Tenía miedo a los payasos cuando crecía, a los circos y payasos”.

LITTLE HOUSE ON THE PRAIRIE --
LITTLE HOUSE ON THE PRAIRIE -- "Sylvia: Part 1" Episode 17 -- Air Date 2/9/81 -- Pictured: (l-r) Matthew Laborteaux as Albert Quinn Ingalls, Olivia Barash as Sylvia Webb (Photo by NBCU Photo Bank/NBCUniversal via Getty Images via Getty Images)

Por otro lado, si bien algunas personas del equipo tienen malos recuerdos de Michael Landon - como es el caso de Karen Grassle (Caroline Ingalls en la ficción) como evidenció tras compartir la supuesta cara sexista y cruel que el público no llegó a conocer- Olivia Barash descubrió a un director que la ayudó a llevar su emoción lo más lejos posible. "Era tranquilo, emotivo y genial. Fue uno de mis directores favoritos porque lloraba detrás de cámaras, podía sentirlo y me hizo ser mucho mejor. Emocionaba a los actores completamente. Era tan, tan increíble ser dirigida por él" explicó a EW.

Olivia recuerda que Landon no paraba de llorar durante la filmación de su muerte. "Fue duro. Estaba llorando durante la secuencia... Creo que lloró varias veces porque me pasaban cosas retorcidas" confesó. Pero no fue el único que la ayudó a sentir la emoción del proceso por encima del traumático suceso que interpretaba. Sus compañeros de reparto también la ayudaron a vivirlo desde el plano más humano y emotivo. Como Matthew Labyorteaux, a quien conocía por haber asistido a la misma escuela juntos. "Recuerdo que me hizo llorar, creo que en la escena de la muerte, cuando Albert empieza a llorar y concuerda con que íbamos a usar ciertas flores en la boda" explicaba al citado medio.

Pero incluso el actor que interpretaba a su abusador también la hizo sentir bienvenida. "No fue para nada traumatizante porque Richard Jaeckel también era un hombre agradable. Estos tipos eran todos buenos actores” dijo a EW mientras añadía que, ni bien gritaban ¡Corte!, todos corrían a preguntarle cómo se sentía.

En resumen, aquel episodio la marcó para siempre. Pero en el buen sentido de la palabra. El impacto que generó su personaje derivó en un fenómeno fan que la convirtió en estrella de culto, con seguidores que le envían cartas desde entonces e historias de fan-fiction imaginando su boda y vida con Albert.

Si tenemos en cuenta que La familia Ingalls constó de 204 episodios emitidos entre 1974 y 1983 (más décadas de reposiciones), el hecho de que Olivia lograra dejar huella con tan solo dos es un logro inconmensurable. Y que lo consiguiera con una secuencia que impactó tanto a los espectadores con apenas 15 años me parece aún más destacable.

Consiguió grabar su paso por la serie en nuestro recuerdo para siempre debido a la brutalidad y dramatismo que irradiaba su historia pero, sobre todo, al estar incluida dentro de una serie sobre la familia más inocente de la televisión estadounidense. Y a juzgar por sus palabras, si logró sacarlo adelante y salir airosa sin recuerdos negativos, traumáticos o de impacto personal, probablemente haya sido por la contención, cuidado y cariño que le sirvieron desde el equipo. Validando su trabajo emocionándose a su lado, sin permitir que la cruda historia que estaba interpretando le afectara en lo más mínimo.

Para conocer más detalles diríjanse a la entrevista completa de EW.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Jennifer Coolidge dice que sus luchas "valieron la pena"

Una actriz de 'La casa de la pradera' no se merecía el martirio que el público le hizo vivir

La madre de los Ingalls en 'La casa de la pradera' vivía un infierno mientras rodaba una serie idílica

'Rain Man' esconde una historia real asombrosa tras el personaje de Dustin Hoffman