Lo que debes saber antes de quitarte un tatuaje

Remoción de tatuaje con láser. Foto: Damiangretka/Getty Images

Más allá de las estadísticas, basta con mirar a nuestro alrededor para notar que en los últimos años el número de personas tatuadas ha aumentado exponencialmente. Y no solo entre los más jóvenes, los adultos también se han sumado a esta tendencia.

Según el sitio de salud WebMD, quien recoge un estudio realizado por el Texas Tech University Health Sciences Center, casi el 30% de las personas en los Estados Unidos posee al menos un tatuaje, pero solo el 5% estaría conforme con su decisión.

De acuerdo con la firma alemana Dalia Research, que en 2018 realizó un estudio en 18 países, México, con el 32%, ocuparía el puesto número 16 entre los países con más porcentaje de personas con al menos un tatuaje.

Italia, Suiza, Estados Unidos, Australia, Argentina, España, Dinamarca, Reino Unido, Brasil y Francia, están en el top 10 de los países con más personas tatuadas.

También te puede interesar: Adoptar plantas autóctonas en peligro de extinción, la propuesta de la UNAM

Sin arrepentimientos, todo tiene solución

Las modas pasajeras; las rupturas amorosas, ayudar a un amigo que está dando sus primeros pasos en el oficio, intentar hacerlo de manera casera y fallar, y las decisiones precipitadas en cuanto a estilo y diseño, estarían entre los principales motivos por los cuales las personas se arrepentirían de haberse hecho un tatuaje.

¿Pero qué pasa si ya no lo quieres más? Si bien algunos optan por modificarlo para cambiar su significado, otros eligen el camino de la remoción, que afortunadamente se está volviendo cada vez más accesible.

En la actualidad existen varias técnicas de remoción de tatuajes, que otorgarían muy buenos resultados con mínimos efectos secundarios. Sin embargo, hay algunos puntos que se deben tener en cuenta antes de exponerse a estos procedimientos.

Existen varios métodos para remover un tatuaje. Foto: Robertprzybysz/ Getty Images

Diferentes procedimientos para remover un tatuaje  

Hay que tener en cuenta, que, si bien los tatuajes son sencillos de realizar, son muy difíciles de eliminar de la piel, especialmente si han sido confeccionados por tatuadores no profesionales y con pigmentos de dudosa calidad. Existen cuatro tratamientos para su eliminación:

  1. Escisión quirúrgica: Se recomienda esta técnica cuando el tatuaje es pequeño, pues en el caso de que este sea muy gran se requerirá de la utilización de injertos de piel. El procedimiento se realiza mediante una cirugía, se retira la piel tatuada y se cierran las incisiones con puntos de sutura.
  2. Dermoabrasión: Como si de secuelas del acné se tratase, este procedimiento consiste en eliminar las capas superficiales de la piel con un instrumento abrasivo. No se garantiza la total efectividad pues la piel podría quedar con algunas cicatrices y de una tonalidad más pálida que la del resto del cuerpo.
  3. Láser: Consiste en la aplicación de una luz de alta intensidad sobre la piel para destruir el color del pigmento. Este se fragmentará en pequeñas partículas que luego serán reabsorbidas por el cuerpo y eliminadas a través del drenaje linfático. Para obtener buenos resultados se necesitan de varias sesiones de aplicación. Las zonas del cuerpo de piel más fina, como las muñecas, el cuello o partes del pecho femenino, consiguen resultados más rápidos que las zonas de piel más gruesa, como piernas y espalda. Es una técnica dolorosa pero muy recomendada para obtener óptimos resultados.
  4.  Tratamiento de luz intensa pulsada: La luz pulsada estimula la producción de colágeno. El tratamiento se aplica sobre las capas superficiales de la piel logrando quemar el tatuaje. Comparativamente, es una técnica mucho menos dolorosa que el láser y requiere de menos sesiones. Sin embargo, la piel necesitará de varios meses para poder sanar y el paciente deberá esperar un año para poder observar resultados.

También te puede interesar: CDMX en el puesto número 4 de las ciudades con peor tránsito del mundo

¿Qué hay que tener en cuenta antes de remover un tatuaje?

Como se dijo más arriba, eliminar un tatuaje es mucho más difícil que hacerlo, y muchas veces los resultados no son los esperados. Por eso, antes de comenzar con un proceso de remoción, es importante trabajar las expectativas e informarse sobre los resultados en personas que lo hayan hecho previamente. Ver fotos de antes y después y decidir si el resultado realmente es el que se quiere conseguir.

Se debe consultar con profesionales matriculados y que puedan aclarar todo tipo de dudas, y establecer con sinceridad los posibles riesgos.

El proceso que finalmente se elija deberá contemplar el tipo de tatuaje y la piel de la persona. “Es necesario consultar con un médico o especialista en dermatología antes de ingresar y hacerse una extracción de tatuajes porque su procedimiento podría diferir del de otra persona”, indican los profesionales en dermatología desde The List

La remoción de tatuaje láser requiere de varias sesiones. Foto: AndreyPopov/Getty Images

¿Qué sucede una vez que hemos quitado el tatuaje?

Dolor, hinchazón, adormecimiento y enrojecimiento están entre los síntomas más comunes luego de una remoción. El dermatólogo Ibrahimi, consultado por The List, explicó que hay muchos métodos para minimizar el dolor. “La crema y el hielo pueden disminuir el dolor del láser si el tatuaje es lo suficientemente pequeño”.

“Se debe tener en cuenta que la ubicación del tatuaje podría determinar cuánto dolor y malestar puede uno sentir. Ciertamente tenemos partes del cuerpo que son más sensibles“, dijo el Doctor Brauer, otro de los profesionales consultados.

Y Agregó: “En los casos en que pueda experimentar mucho más dolor, se usa anestesia local“.

¿Las cremas para remover tatuajes funcionan?

La respuesta más corta es NO, no funcionan. ¿Pero por qué? Según Healthline. estas cremas pretenden eliminar los tatuajes pelando la capa superior de la epidermis, pero solo consiguen dejar heridas y quemaduras.

Este tipo de cremas contienen sustancias químicas, como el ácido tricloroacético que, si bien se utiliza como agente para dermoabrasión, y para el tratamiento de otras afecciones de la piel, puede ser peligroso usarlo sin supervisión profesional.

También te puede interesar: Mexicanos inseguros, 7 de cada 10 revisan a escondidas el celular de su pareja

Preguntas que es recomendable hacerle a un profesional de la salud antes de decidir remover un tatuaje

  • ¿Qué procedimiento es el más seguro para mi piel?
  • ¿Cuánto costará la eliminación?
  • ¿Cuánto tiempo durará el tratamiento? ¿Necesitaré tener múltiples sesiones?
  • ¿Existe algún riesgo?
  • ¿Será doloroso? ¿Qué tipos de anestesia o analgésicos se pueden usar?
  • ¿Cuán efectivo será el tratamiento?