Sí puedes mejorar tu relación de pareja estando en casa todo el día

Es verdad que el confinamiento puede resultar estresante para las parejas, sobre todo cuando se trata de algo que no elegiste y además está acompañado de todo el estrés, incertidumbre y miedo que la crisis sanitaria está poniendo de manifiesto, como recalca Amy Morin, psicoterapeuta especializada en relaciones de pareja.

Ante el confinamiento obligatorio, puedes elegir mejorar tu relación de pareja y sacarle provecho a la situación. Foto: Getty Images

Sin embargo, sí hay algunas estrategias que puedes poner en práctica para mejorar tu relación de pareja en estos momentos, porque el problema no es la cantidad de tiempo que pasamos juntos, sino el modo en que lo compartimos, como recoge Silvia Sanz, terapeuta sexual.

Con intención

Si bien no hemos elegido estar confinados, sí podemos enfocar el tiempo que esto durará con una intención, por ejemplo, descansar, ordenar, reconectar, como recomienda Sanz. De esta forma podremos sacar más provecho a la situación.

Establecer horarios

Con el fin de reducir el estrés es útil establecer horarios y rutinas para los días que estemos en casa, como recomienda la psicóloga Laura Fuster. Esto incluye despertarse, hacer ejercicio, trabajar, comer y el tiempo de ocio.

Esto además nos ayudará también a tener una mayor seguridad interna y a mantenernos ocupados, evitando la sensación de que estamos ‘perdiendo el tiempo’, recalca la psicóloga Leire Villaumbrales. Y esto incluye ordenar fotos, la casa, realizar tutoriales de internet u otras actividades que les gusten.

También te puede interesar: Aunque no puedas ir al gimnasio, sí puedes mantenerte en forma en casa

Pasar tiempo a solas

Sin importar el tamaño de la casa, es vital que cada uno pueda pasar tiempo a solas. Creer que tienen que hacerlo todo junto, podría llevar a una mayor ansiedad. Por eso, entre los horarios, permítanse pasar tiempo a solas, o cada uno haciendo lo suyo.

Sanz recomienda que parte de este tiempo lo dediquemos a reflexionar sobre nosotros mismos. Esto incluye reconocer cómo nos estamos sintiendo incluyendo el estrés, la ansiedad, el miedo o la angustia. 

Reconocer nuestras emociones, el cómo todo esto nos afecta nos ayudará a entender que el otro también está librando una batalla interna similar, como recoge Villaumbrales. Todos buscamos sosiego, y deberíamos comenzar a encontrarlo con nosotros mismos, y no exigirlo del otro.

También podemos dedicarlo a reflexionar sobre nuestra relación, sobre qué no nos gusta y también en sus aspectos positivos.

Manejo de emociones

Aunque suene complicado, si ya pudimos reflexionar sobre cómo estamos y reconocemos nuestras emociones, será más fácil evitar discusiones sin importancia, mismas que durante el confinamiento pueden alargarse durante horas o días, como recoge Fuster. Así, procura controlar tus enfados, porque puede que sean producto del estrés y el miedo que estás sintiendo, y no precisamente porque el otro te haya hecho algo con mala intención.

Como recalca Morin, durante el confinamiento no podemos controlar muchas cosas, pero sí el cómo nos tratamos el uno al otro. Por eso recomienda arrancar con un enfoque de amabilidad (incluso cuando por la situación, te cueste trabajo) y respeto.

Estrategias para manejar el estrés

En una situación ‘normal’, cuando hay un problema o estás estresado, puedes echar mano de varias estrategias para lidiar con tus emociones, como salir a caminar, tomarte un café con alguien o ir al gimnasio. Sin embargo, durante el confinamiento no puedes hacerlo.

Por eso Morín recomienda considerar otras opciones, como meditar, practicar yoga, realizar ejercicios de respiración, escuchar música, leer e incluso pasear por la habitación. 

También te puede interesar: Música, museos y más actividades gratuitas que puedes hacer desde casa

Comunicación

El confinamiento prolongado no es necesariamente malo, pues como recalca Sanz, si la relación es sana, pueden salir a relucir aspectos positivos, pero también dejará al descubierto problemas latentes o temas pendientes, y sí podemos elegir qué hacemos con eso.

Por ello, y después de reconocer cómo estamos y qué está pasando con la relación, podremos dedicar tiempo activo no solo a comunicar nuestras emociones y buscar sosiego en el otro, sino también a hablar, planear y pactar sobre los cambios que son necesarios para que esto funcione.

Así, es bueno tomarse el tiempo para compartir el uno con el otro cómo están, sus emociones y miedo, y ayudarse. Es importante, como recalca Morín, no minimizar el cómo se siente el otro, y que con la escucha activa podría ser suficiente para ayudarse a aliviar un poco el estrés y la incertidumbre.

Enfoque en lo positivo

La sexóloga Raquel Graña propone que, como parte de una intención ante el confinamiento es ver el tiempo que hemos de pasar en pareja como una luna de miel para reconectarnos. Pero, además, intentar no exponernos a las noticias negativas todo el tiempo, ni hablar del mismo problema de salud a cada rato.

Para eso podemos buscar actividades en común que se disfruten y aporten emociones positivas, reforzar la parte afectiva (y no solo sexual) con caricias, abrazos, siestas, compartir recuerdos, escucharse de forma activa y apoyarse.

@travesabarros