Oscar Martínez: "Algo pasó con 'Relatos salvajes' que me volvió visible"

Agencia EFE
·3  min de lectura

Málaga, 27 ago (EFE).- Oscar Martínez, que esta noche recibe su Premio Ciudad del Paraíso del 23 Festival de Málaga, reconoce ante la prensa que hubo un punto de inflexión en su carrera: "Algo pasó con 'Relatos Salvajes', algo que me disparó y que me volvió visible para los directores cinematográficos".

"Afortunadamente ocurrió, porque disfruto mucho del cine", ha precisado el actor, que comparecía telemáticamente desde su domicilio en Buenos Aires, donde comparte el confinamiento con su esposa Marina Borensztein.

A partir de "Relatos Salvajes" (2013) y "del suceso descomunal que tuvo, no solo en la Argentina que batió todos los récords de recaudación, sino en el mundo, algo ocurrió que me volvió visible. Y desde ese momento no he parado de filmar, incluso hubo un año insólito (2016) en el que rodé cuatro películas y no he vuelto a hacer teatro", ha dicho.

Hoy se le condecora como actor imprescindible del cine en español; Copa Volpi, Platino, Concha de Plata, Fénix, Martín Fierro, este recién ingresado al club de los septuagenarios atesora los premios más prestigiosos del cine en español, este argentino "ilustre" que hoy suma el vigésimo galardón de su carrera con su tercera Biznaga.

El director del certamen, Juan Antonio Vigar, que presentó a Martínez como "actor extraordinario, de gesto preciso, educado en la expresión y en la acción, que con sólo su presencia crea verdad", sorprendió a todos con la conexión telemática desde el teatro de El Soho con el actor Antonio Banderas, que reaparecía tras su convalecencia por la covid.

Banderas, felizmente recuperado y en plena forma, se comprometió a guardarle la Biznaga a su amigo Martínez y a entregársela en mano en Madrid, cuando ambos retomen ese "coitus interruptus cinematográfico", bromeaba el malagueño, que es la película que rodaban juntos en Madrid cuando sobrevino la pandemia.

De natural humilde, Martínez apunta que "ha habido algunas películas que tuve la suerte de que tuvieron mucha repercusión", como el éxito mundial "El ciudadano ilustre", un "traje a medida" que sus compatriotas Gastón Duprat y Mariano Cohn, le aseguraron que solo podía interpretar él.

"La cinta -se emociona- ha quedado como una película icónica".

Cuenta que el año pasado en el Festival de Málaga donde ganó la Biznaga por su actuación en "Yo, mi mujer y mi mujer muerta", de Santi Amodeo, "no faltó quien me hablase de 'El ciudadano...' como una película de culto".

Estaba convencido de que sería un filme que gustaría solo a unos pocos, pero "terminó siendo masiva" y continúa su éxito en Netflix, recuerda el protagonista de "El nido vacío" (2008).

Sobre su relación con las plataformas, Martínez confiesa que "los que amamos el cine sentimos el escozor pero como está avanzando tecnológicamente el mundo, es enojarse porque llueve, pero hay que reconocer que es una fuente de trabajo a nivel mundial, a sí que bienvenidas sean las plataformas".

Aunque se lamenta de que muchas de las grandes salas de cine "han desaparecido", se congratula de que mucha gente haya podido ver cine en sus casas. "La maldita pandemia lo ha acentuado todo, pero por otro lado es maravilloso que existan maneras de llegar al público. Pero los que vemos cine en sala seguiremos haciéndolo", advierte.

Para el actor, la naturaleza de la interpretación no es como para "el artista de primer agua; para escribir, componer música, pintar, se puede esperar el momento de la inspiración".

"Pero el intérprete no puede esperar a las musas, debe componer su arte en el momento cuando le es requerido. Por eso siempre defendí la buena formación del actor que lo dota de la técnica que le permite no depender enteramente de la inspiración". Y, junto a la formación, la experiencia.

Martínez mantiene sus lazos con el público español, que conoce bien todas sus facetas; del tragicómico Norberto Imbert de "El cuento de las comadrejas" al maravilloso abuelo con principios de Alzheimer de "Vivir dos veces" o su tozudo Bernardo en "Yo, mi mujer y mi mujer muerta". Por nombrar sus últimas tres cintas.

Entre sus títulos más famosos figuran "Capitán Kóblic" (2016), "Paulina" (2015), "Relatos salvajes" (2014) o "El nido vacío".

(c) Agencia EFE