Los nombres más raros de la comida mexicana: pedos de monja, frijoles con veneno y más

Como mexicano quizá no te hayas detenido a pensar en ellos, pero a los extranjeros los nombres de estos platillos les resultan bastante peculiares. ¡Y son solo algunos!

Huevos divorciados

Un clásico de los desayunos mexicanos, pues consta de un par de huevos estrellados bañados en dos salsas, roja y verde. Eso sí, suelen ser los frijoles los que evitan que la salsa se mezcle. El nombre no tiene más explicación que la propia descripción del plato, pero sobre quién les llamó así primero no hay nada claro.

Los huevos divorciados son comunes en los desayunos mexicanos. Foto: ALLEKO / iStockphoto
Pedos de monja

Aunque no lo creas, no son originarios de México, sino de Italia, donde su creador los habría llamado petto di monca, y simplemente terminó deformándose en “pedos de monja”, según explica la revista Vía México. Se trata de unas galletas, ahora tradicionales de la ciudad de Querétaro, a base de huevo, azúcar, harina y ralladura de limón. Pueden ir cubiertas de chocolate.


Gordita

Este plato mexicano, a base de masa de maíz y relleno de guisados e ingredientes diversos según la zona del país, tiene un origen prehispánico, pues como recoge el diario Animal Gourmet, ya las habría descrito el franciscano Bernardino de Sahagún en su obra “Historia general de las cosas de la Nueva España”. Claro que con la llegada de los españoles se agregaron nuevos ingredientes, como el chicharrón. El nombre no tiene ninguna ciencia en particular, más que es una masa “gordita”, por estar rellena.


Gringa

Esta creación nació en la Ciudad de México, y no es otra cosa que un taco de carne al pastor con queso. De acuerdo con el portal Alto Nivel, el nombre pudo haber derivado de una anécdota: un comensal habría pedido “lo mismo que está comiendo la gringa”, refiriéndose a las estudiantes extranjeras que eran vecinas del primer local de la famosa taquería El Fogoncito. Ellas habrían sido las primeras en pedir que les sirvieran sus tacos de pastor con tortillas de harina, y no de maíz. El queso habría solo surgido de haber pedido una quesadilla a la que le pidieron agregar luego la carne.


También te puede interesar: Las combinaciones de comida más raras (pero sabrosas) que hacemos en México

Guacamaya

No es un ave, sino una torta originaria de León, Guanajuato, a base de pan bolillo, chicharrón, cueritos, tomates, cebolla, salsa, limón y sal, y suele venderse en las calles. Su nombre y origen se deberían a una simple anécdota, según recoge el diario El siglo de Torreón. Básicamente, un obrero habría pedido que le agregaran salsa y chicharrón a su torta. Pero se enchiló tanto que, el dueño del establecimiento supuestamente le dijo “pareces una guacamaya, haces mucho escándalo”.


Caldo de oso

Este nombre hace referencia a dos cosas diferentes, según la parte del país en la que estés:

Una es una botana, originaria del estado de Guanajuato, que incluye una fruta (de preferencia piña o mango) con jícama y pepino con vinagre, limón, sal, chile y queso Cotija rallado. El portal de la Asociación de Amigos del Museo de Arte Popular, asegura que el nombre habría sido invención de su creador, hace unos 50 años.


La otra versión es un caldo con trozos o cabezas de pescado cocidos con ajo, cebolla y tomate, y condimentado con especias, típico de Chihuahua. El portal Larousse Cocina recoge que el nombre sería una derivación de “caldo odioso”, pues era un plato que comían muy seguido los pescadores del río Conchos.


Jamoncillo

Se trata de un postre tradicional mexicano a base de leche con nuez, pepitas, piñones o almendras. Según la zona del país puede hacerse como una barra de dos colores o en forma circular de un solo tono. Sin embargo, tampoco se tiene claro el origen de su nombre, que nada tiene que ver con el jamón.


También te puede interesar: 6 sabores de helados que solo encuentras en México y puedes hacer en casa

Frijoles con veneno

Para un extranjero resulta un nombre peligroso, pero se trata solo de un guisado de carne de cerdo en adobo sobre una cama de frijoles refritos. Básicamente, es un asado de puerco sobre frijoles. ¿Por qué se llama así? No queda muy claro el origen del nombre, pero como siguiere la revista Chilango, podría deberse a lo pesados que resultan para el estómago.


@travesabarros