Productos para el contorno de ojos: qué ingredientes debes buscar

Foto: Space_Cat/istock

Las cremas para el contorno de ojos son, como su nombre lo indica, productos especialmente pensados para tratar las zonas que bordean la mirada (ojeras y párpados, incluidos).

“La piel de alrededor del área del contorno de los ojos es extremadamente delgada, como un ala de mariposa. Por lo tanto, debe tratarse de forma independiente al resto del rostro”, explica al periódico español El País, Jane Foulston, directora de la firma de cosmética británica, Emma Hardie.

Es, según la experta, cinco veces más fina que la del resto de la cara y hasta diez veces más que la de otras partes del cuerpo. Y es la que más movemos al expresarnos y al hablar.

De hecho, las cremas y sueros que aplicas en el rostro podrían tener efectos negativos en el contorno de los ojos, debido a que su pH es especial.

“El pH del lagrimal es de un 7, mientras que el del resto del rostro está en torno a un 5.5. Si se utiliza la misma crema en la cara que en el contorno, puede ser habitual que se produzcan alergias e irritaciones”, explica al periódico, Sonia Márquez, de Laboratorios Fridda Dorsch + Farma Dorsch.

¿Qué ingredientes es necesario priorizar en este tipo de cremas?

La piel del párpado, al ser una de las más delgadas del cuerpo, tiende a mostrar signos de envejecimiento temprano. Si la piel puede tolerarlo, recomiendo los retinoides tópicos, que son derivados de la vitamina A y se ha demostrado que ayudan con las líneas finas y las arrugas. También, ingredientes como las ceramidas, ayudan a hidratar la piel y disminuyen la aparición de líneas finas. La cafeína, por otro lado, puede ayudar a reducir la hinchazón de los párpados”, nos cuenta la Dra. Naissan Wesley de la marca clean y botánica para el cuidado de la piel, Arbonne.

Por otro lado, Rick DiCecca, director creativo y de diseño de maquillaje de Artistry by Amway, recomienda productos para el contorno de ojos que contengan extractos de plantas y algas. “Son beneficiosos porque tienen efectos regeneradores y tensores. También, el té verde, que calma la inflamación y la vitamina K, porque es muy curativa y disminuye la pigmentación y la decoloración alrededor de los ojos”, nos cuenta.

También te puede interesar: Las claves para elegir el suero indicado para tu piel

¿Cómo aplicar los productos para el contorno de ojos?

Como dijimos, esa una zona altamente sensible, por lo tanto, la aplicación del producto debe ser delicada y precisa.

Rick DiCecca sugiere:

· Colocar una pequeña cantidad de producto en la punta del dedo o en el dorso de tu mano, para calentar el producto con la piel y que tenga la misma temperatura.

· Luego, dar palmaditas desde la esquina externa del ojo, hacia la nariz. “Siempre debes trabajar el producto alrededor del ojo, hacia la nariz para no estirar el músculo jalando hacia la esquina exterior”, sostiene.

Lo último en productos para el contorno de los ojos

La Dra. Naissan Wesley nos cuenta que, las últimas tendencias incluyen la adición de antioxidantes sintéticos o derivados naturales, como la vitamina C y la vitamina E, que ayudan a reparar los radicales libres creados por la luz ultravioleta, el daño ambiental y el estrés.

Factores de crecimiento y péptidos también están sumándose a los productos, para ayudar a construir colágeno. Algunos sueros o cremas también contienen ingredientes protectores del sol durante el día para ayudar a prevenir mayores daños.

Realmente son tendencia las almohadillas o máscaras de gel para los ojos, que se aplican sobre el área del párpado durante 10-15 minutos y permiten que los ingredientes permanezcan más tiempo con la oclusión, para aumentar la absorción potencial. También, proporcionan un agradable efecto refrescante a la piel y ayudan a reducir la hinchazón”, explica la experta.

También te puede interesar: El cuidado de la piel también es cosa de hombres: así es como deben hacerlo

Dejamos para lo último un dato no menor: ¿En qué momento hay que sumar cremas o sueros para el contorno de ojos a la rutina de cuidado de la piel?

Conviene comenzar a utilizarlos alrededor de los 25-28 años: ahí es cuando el metabolismo tiende a ralentizarse y la piel comienza a perder tonicidad”, explica Jane Foulston.

Sin embargo, otros expertos sostienen que esto depende de cada mujer. En algunas, debido al estrés, la mala alimentación, la falta de sueño y la luz de las pantallas, esta zona envejece antes. La genética también se entromete y puede hacer que muchas necesiten recurrir a estos productos a una edad más temprana que otras mujeres.

Si tienes dudas, consulta con un profesional de la salud.