Relaciones abiertas: ¿podrías tener un vínculo así?

Como en toda relación de pareja, la comunicación es fundamental. (Foto: NeonShot/istock).

Hay muchas personas que no están de acuerdo en que ‘tres son multitud’, y deciden aventurarse a relaciones de parejas más abiertas, en las cuales la monogomia y la exclusividad no forman parte del trato.

Se habla (y se fantasea) mucho acerca de estas relaciones abiertas pero, ¿sabemos bien en qué consisten? ¿Acaso, pueden sobrevivir con el tiempo este tipo de vínculos? Lo averiguaremos…

Qué son

De acuerdo con Steve Yang, coach de parejas, una relación abierta no es sinónimo de relaciones poliamorosas o no monógamas. En las relaciones abiertas "a cada persona se le permite buscar relaciones externas, probablemente con límites de tiempo o nivel de conexión emocional y/o sexual", aclara en Byrdie.

Relaciones abiertas proactivas vs. reactivas

Caroline Madden, terapeuta matrimonial y familiar hace una distinción clara entre ambas: “Las proactivas funcionan, las reactivas no. Las relaciones abiertas proactivas se discuten de antemano: las reglas se deciden y se respetan. Es una decisión entre iguales”.

En el lado opuesto se encuentran las relaciones abiertas reactivas que, según Madden, suelen darse después de una infidelidad. "Una persona ya ha hecho trampa y luego pide una relación abierta. Si su pareja sabe de la infidelidad es posible que sienta que no tiene otra opción más que abrir la relación, porque ya está sucediendo", aclara la experta en Byrdie y sostiene que no se trata de un acuerdo saludable.

¿Pueden sobrevivir a largo plazo este tipo de vínculos? ¿O son solo una diversión momentánea?

Según la Dra. Sherrie Campbell, experta en psicología clínica y autora de varios libros, entre ellos, “But It’s Your Family: Cutting Ties with Toxic Family Members”, las relaciones abiertas pueden ser realmente divertidas y emocionantes al principio y podrían durar un tiempo.

"Pero, por lo general, dos son una fiesta y tres una multitud. Los tipos de relaciones abiertas que probablemente funcionen son donde las tres personas no están totalmente comprometidas entre sí. De esta manera, se trata más de un trío que de una relación comprometida en la que intervienen sentimientos profundos de conexión. Por lo tanto, si se trata básicamente de una relación sexual con poco apego, una relación abierta puede ser divertida y puede durar una cierta cantidad de tiempo hasta que se agote", cuenta.

Entrevistamos a Shirley Baldwin, coach de vida y autora deGet What YOU Want from Your Man”, quien no le ve futuro a este tipo de vínculos abiertos.

En una relación abierta es necesario que haya reglas desde el principio. (Foto: Getty Images).

"En mi experiencia trabajando con personas en relaciones abiertas, sumar a otros individuos a una relación es peligroso. No creo que una pareja se mantenga fuerte por mucho tiempo cuando otras personas entran en escena. Hay demasiadas variables. Los corazones humanos están involucrados. ¿Qué pasa si el sexo es más satisfactorio con la nueva pareja? ¿Qué sucede si alguno siente celos? ¿Hay reglas establecidas? Si es así, ¿qué pasa si un compañero los rompe? Una vez que se cruza esa línea, ¿qué otras líneas se cruzarán? ¿Dónde dibujas un límite ", cuestiona la experta.

También te puede interesar: Breve y sin compromiso: ¿Adiós al tabú del sexo casual?

¿Es necesario que haya reglas?

"Incluso, una relación abierta requiere de límites. De lo contrario, son dos personas saliendo con otros", afirma la psicóloga clínica, Michele Leno en Byrdie y aclara que "las relaciones abiertas no son para todos a pesar de su (aparentemente) creciente popularidad".

Shirley Baldwin sostiene que debería haber un entendimiento en ambos lados y una claridad de que ambos individuos lo desean, lo consienten y lo están haciendo por sí mismos y no por la otra persona. "Este tipo de relación no toleraría los celos, la posesión, las preguntas constantes o una mente monógama", recalca.

Dicho todo esto, sí es necesario que en las relaciones abiertas se establezcan reglas y límites. Shirley Baldwin enumera algunas:

• No debería haber secretos entre los miembros de la pareja, cuando se trata de participar en cualquier tipo de encuentro.

• Algunos solo practicarán la apertura cuando ambos estén presentes. Otros no quieren ver a su pareja con otra persona.

• Deberían establecer reglas sobre prácticas sexuales seguras.

• Es necesario pautar cuántas veces se puede tener encuentros con una misma persona fuera de la pareja.

· Deberían tener claro qué hacer si surgen sentimientos con otras personas.

• Sería importante establecer con qué frecuencia se comunicarán entre ustedes para ver cómo se sienten.

También te puede interesar: ¿Tener un trío para perdonar una infidelidad?

Como dice la frase: "Cada pareja es un mundo". Por eso, entre ustedes decidirán qué es mejor para el vínculo. Lo importante, siempre, es que ambos estén de acuerdo con las decisiones que toman y la comunicación sea fluida y clara.