‘Roma’, 25 millones de dólares para cacarear un huevo en busca del Oscar

¿Qué necesitas para ganar un Oscar? Por encima de todo, obvio, una obra emocionante. ¿Y cómo hacer que el mundo se entere de que tu película lo es? Con una millonaria inversión en marketing.

Y sí, ‘millonaria’ es la palabra. Incluso, hay campañas de promoción que resultan ser más costosas que la propia película… Pregúntenle a Alfonso Cuarón y a ‘Roma’.

Mexican Roma Star Yalitza Aparicio Stands Against Trump’s Wall

La cinta mexicana que compite por 10 premios Oscar tuvo un presupuesto de 15 millones de dólares, según Forbes. Sin embargo, tan solo en promoción, Netflix ha invertido unos 25 millones. Estamos hablando de casi el doble.

Y pareciera que cada centavo ha valido la pena, pues la cinta está en boca de todos (más allá de las opiniones sobre si es o no una obra de calidad). Y no solo del público, sino también de la crítica, los medios de comunicación, la Academia de las Artes y el gremio actoral. Ciertamente, algo muy difícil de conseguir.

También te puede interesar: Alfonso Cuarón defiende a Yalitza de las críticas: “son racistas”

¿Cómo logró orquestarse un plan así? Con dinero, por supuesto. Pero también con visión. Lisa Taback es la mujer detrás del éxito mediático de ‘Roma’. Es la actual vicepresidenta de Relaciones y Premios de Talento para Netflix.

Su trabajo fue más allá de anuncios espectaculares y comerciales televisivos sobre la cinta, señala una nota publicada por The New York Times. Con su ayuda, Netflix rentó dos estudios en un lote de Hollywood para mostrar a los miembros de la Academia lo que sería ‘El día de la experiencia Roma’.

Consistió en una exhibición de ‘Roma’, una muestra del vestuario utilizado en la cinta, un detrás de cámaras y una mesa de discusión. Durante el almuerzo, se ofrecieron calcomanías y chocolates con sello de ‘Roma’. El evento fue presentado ni más ni menos que por Angelina Jolie.

Lo que siguió fue una estrategia de posicionamiento de la cinta y sus protagonistas en los medios. De ahí la realización de entrevistas, mesas de diálogo, participaciones en foros, asesoría de imagen para sus actrices y medios clave para su difusión masiva.

El resultado habla por sí solo: ‘Roma’ es la primera película en la historia lanzada por Netflix nominada a Mejor Película en los Oscar. Y es una cinta mexicana. Hablada en español. Y en mixteco. Con actores desconocidos para el resto del mundo. Vaya, la protagonista ni siquiera estudió actuación y ahora compite por su gran interpretación en la categoría a Mejor Actriz, codo a codo con veteranas del medio como Glenn Close y Olivia Colman.

Cacarear el huevo

Pero no es que ‘Roma’ y el trabajo de Lisa estrén descubriendo el hilo negro. La fórmula también fue utilizada para posicionar la película ‘Spotlight’ en 2015… y funcionó. Ese año, se coronó con el Oscar a Mejor Película.

Y es que un premio como el Oscar mueve una maquinaria de números. Posiciona mejor las cintas, hace que más gente vaya al cine, promueve a sus actores, da votos de confianza para producciones más ambiciosas. Es decir, el futuro de muchos proyectos gira en torno a una estatuilla dorada.

‘Spotlight’ por ejemplo, costó 20 millones de dólares. Pero tras ganar más de 100 premios de la crítica, de la mano de una intensa campaña publicitaria, la audiencia respondió y la obra recaudó 86.7 millones. Sin duda era una gran película, pero es obvio que la estrategia de mercado que tuvo detrás ayudaron a que el mundo supiera que lo era.

Con visión, presupuesto y un poco de descaro, los estudios cinematográficos siguen moviendo sus piezas para ganar la preferencia de los 8 mil votantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas.

“Si Netflix logra su primer triunfo, el juego cambia para siempre”, dijo Marty Kaplan, profesor de entretenimiento, medios y sociedad de Norman Lear en la Universidad del Sur de California, a The New York Times.

También te puede interesar: Colonia Roma de la Ciudad de México tendrá su propia alfombra roja de los Oscar

Con obras bien hechas e historias bien contadas, además de un arsenal de publicidad, gana la productora y los actores, sí, pero también gana el espectador. Y lo más importante, gana el cine. Sin duda, como bien dicen, no basta con poner el huevo… hay que cacarearlo.

@braham_MV