Anuncios

Sarah Ferguson cumple 63 años siendo una feliz abuela, escritora y 'casi' asesora de la serie 'The Crown'

Allá por los últimos años 80 aparecía en la Familia real británica un nuevo miembro: Sarah Ferguson. Al igual que Diana de Gales, su gran amiga y a la que reconoce echar muchísimo de menos, Sarah pertenecía a la aristocracia británica debido a numerosos lazos de consanguinidad de sus antepasados con la casa Estuardo. Han pasado 36 años desde que se convirtió primero en la prometida y después en la esposa del príncipe Andrés; hoy, por su 63 cumpleaños, repasamos los acontecimientos que marcaron su vida, parte de los cuales veremos reflejados en The Crown, serie en la que solicitó trabajar, tal como ella misma ha comentado.

VER GALERÍA

Sarah Ferguson y Andrés de Inglaterra el día de su boda
Sarah Ferguson y Andrés de Inglaterra el día de su boda

Isabel II, 'molesta y decepcionada' por la imagen que se muestra de ella en 'The Crown'

Quiso trabajar en 'The Crown'

Cuando Sarah se vio en los últimos compases de la cuarta temporada de la serie (aparece muy brevemente, prometiéndose y contrayendo matrimonio con Andrés de Inglaterra) le pareció buena idea ofrecerse como asesora para su personaje en la quinta, que arranca el 9 de noviembre en Netflix. Sin embargo, el productor ejecutivo rechazó su oferta. Sin duda, Fergie, apelativo cariñoso con el que se la conoce, habría sido un magnífico activo para darle profundidad a su versión ficticia, pero no ha podido ser.

VER GALERÍA

Sarah Ferguson de joven con su hija mayor en su espalda
Sarah Ferguson de joven con su hija mayor en su espalda

Tras el matrimonio de Sarah y Andrés, en 1986, pronto nacieron las dos hijas de ambos: Beatriz, en el verano de 1988, y Eugenia, un año y medio después. Es en este punto en el que arranca la nueva temporada de The Crown, parte de la cual se rodó en nuestro país, y en la que esperamos que Fergie tenga una presencia mucho más sólida. Por cierto, ¿sabías que la duquesa querría que fuera Julianne Moore quien la interpretara en su etapa madura?

VER GALERÍA

Sarah Ferguson con su madre y su hija mayor a bordo de un jeep
Sarah Ferguson con su madre y su hija mayor a bordo de un jeep

'The Crown' retoma el rodaje tras una semana de luto recreando el último viaje oficial de Diana de Gales

Su excelente relación con Diana y con la reina Isabel

En los funerales por la reina pudimos ver a una compungida Sarah Ferguson dándole el último adiós. Y es que, a pesar del divorcio, la relación que mantuvieron suegra y nuera fue excelente, según relata la propia duquesa de York. “Era la suegra y amiga más increíble”, explicó tras la muerte de aquella, y recordó que siguieron en contacto tras el divorcio. Además, tanto Eugenia como Beatriz adoraban a su abuela.

Veinticinco años antes, Sarah tuvo que decir adiós prematuramente a Diana, que no solo fue una gran amiga, sino que fue decisiva para que los duques de York se enamoraran y se casaran. Dos sensibles pérdidas para una de las personas más queridas en la historia reciente de la monarquía británica.

VER GALERÍA

Sarah Ferguson y Diana de Gales esquiando
Sarah Ferguson y Diana de Gales esquiando

Sarah Ferguson y Beatriz de York podrían declarar en el juicio contra el príncipe Andrés

El divorcio

Uno de los años más amargos en la vida de la reina Isabel fue 1992: tres de sus cuatro hijos se separaban, si no legalmente, sí a los ojos del mundo. Por una parte, la princesa Ana se divorciaba de Mark Phillips; por otra, se sabía que Carlos y Diana ya vivían separados. Pero en enero arrancó aquella racha de mala suerte: Andrés y Sarah anunciaban su divorcio. Su unión, a pesar de que parecía la imagen misma de la felicidad, no duró ni seis años. A lo largo de aquel 1992 se sucedieron distintas imágenes que confirmaban que el matrimonio, que se rompió de hecho cuatro años después, ya era historia. Aquel año fue definido por la monarca como annus horribilis.

La princesa Ana hereda la joya más representativa de Isabel II

VER GALERÍA

Sarah Ferguson en el funeral de Isabel II
Sarah Ferguson en el funeral de Isabel II

Su vida al margen de los ‘royals’

Tras el divorcio, la presión sobre la duquesa se relajó notablemente, y pudo iniciar una nueva vida profesional. Primero como comercial y, más tarde, como escritora. Sarah ha probado suerte tanto en la literatura infantil, con gran éxito, como en el mundo de la novela romántica. Su último libro, Her Heart for a Compass, se inspira en la vida de su tía abuela, Lady Margaret Montagu Douglas Scott. En lo personal, sigue siendo un gran apoyo para Andrés, su ex, con el que sigue manteniendo una sólida relación y a cuyo lado sigue estando a pesar de los numerosos problemas surgidos en los últimos tiempos.

La polémica continúa en torno a los duques de York

VER GALERÍA

Andrés y Sarah el día de la graduación de Beatriz
Andrés y Sarah el día de la graduación de Beatriz

Su faceta como abuela

Su anterior cumpleaños, que celebró en plena naturaleza y soplando la consabida vela, estuvo marcado por dos acontecimientos emocionantes: los nacimientos de sus dos nietos. El 9 de febrero de 2021 nacía August, hijo de Eugenia; en septiembre llegaba al mundo Sienna, la hija de Beatriz. Una nueva y desconocida faceta hasta ahora en la que dice encontrarse muy a gusto.