“Es casi sexista”: la tensa reacción de Nicole Kidman cuando le preguntaron por Tom Cruise

·3  min de lectura
La tensa reacción de Nicole Kidman cuando le preguntaron por Tom Cruise
La tensa reacción de Nicole Kidman cuando le preguntaron por Tom Cruise

Hace apenas unos días, Nicole Kidman contó que mientras filmaba la película Las horas atravesaba una profunda depresión. El motivo: su complicada separación de Tom Cruise. Pese a esto, este miércoles la actriz, que tras su divorcio vio cómo su carrera volvía a despegar, dejó en claro que no tiene ningún interés en hablar del actor de Top Gun.

Kidman y Cruise se conocieron en el rodaje de la película Días de Trueno y se casaron el 24 de diciembre de 1990, cuando ella tenía 23 años y él 28. Durante los 11 años que estuvieron juntos adoptaron a los pequeños Isabella y Connor, y ocuparon el podio de las parejas más veneradas de Hollywood. Sin embargo, hace 20 años anunciaban su separación, sin brindar ningún detalle sobre los motivos que los llevó a tomar esa determinación.

El hermetismo condujo a que los medios realizaran todo tipo de conjeturas, pero la mayoría de ellas señalaba a la cienciología, el culto que Cruise defiende a capa y espada, como la gran culpable. Por respeto a sus hijos adoptivos, que decidieron quedarse con su padre y también profesan aquella creencia, Kidman nunca dio precisiones sobre el tema y jamás reveló si, durante el tiempo que estuvieron juntos, ella también abrazó esos preceptos.

Lo cierto es que, tras aquella ruptura, los dos rehicieron sus vidas. Tras un breve noviazgo con Lenny Kravitz, la actriz se casó con el cantante Keith Urban y tuvo a sus dos hijas Sunday Rose y Faith Margaret. El actor, a su vez, protagonizó varios romances mediáticos; primero con Penélope Cruz y luego con Katie Holmes, la madre de su hija Suri.

Actualmente, Kidman se encuentra promocionando Being The Ricardos, la película que protagoniza junto a Javier Bardem y que retrata la compleja relación que unió a Lucille Ball con Desi Arnaz. “Se trata de una relación romántica y creativa que no funciona. De ahí surgen cosas extraordinarias y eso me encanta. Me fascina que no sea un final feliz”, le contó la actriz a The Guardian. Y agregó: “No podés hacer que la gente se comporte como querés y a veces te enamorás de alguien que no será la persona con la que pasarás el resto de tu vida. Creo que todo eso es muy fácil de identificar”.

Esas frases dispararon una pregunta que Kidman consideró sexista. Es que la entrevistadora quiso saber si esa descripción podía aplicarse, también, a su relación con Cruise. “ ¡Oh, Dios mío! Absolutamente no. No. Eso fue hace tanto tiempo que no está en esta ecuación. Así que no. Y también pediría que no me encasillaran de esa manera. Me parece casi sexista, porque no creo que alguien le pregunte eso a un hombre”, reflexionó Kidman.

En septiembre, la protagonista de Moulin Rouge sí había decidido hablar sobre aquel viejo romance. “Yo era joven. Creo que eso era lo que ofrecí”, le dijo a la revista Harper Bazaar cuando le consultaron sobre el acoso al que se enfrentaron Cruise y ella en aquellos años. “Tal vez me he vuelto un poco más temerosa, pero siempre trato de ser lo más abierta posible. Simplemente prefiero vivir en el mundo de esa manera”, contó.

Y agregó: “A veces soy cautelosa; me han herido muchas veces. Pero, al mismo tiempo, prefiero un acercamiento cálido en lugar de uno frío”, explicó durante la nota. “Mi marido, Keith [Urban], dice que cuando me conoció me preguntó: ‘¿Cómo está tu corazón?’, y yo respondí: ‘Abierto’”.

De todos modos, más allá de las escuetas palabras que a lo largo del tiempo Nicole le dedicó a su primer matrimonio, lo más elocuente, quizá, haya sido el gesto que hizo al salir del tribunal, el día en el que finalmente firmaron el divorcio. La imagen de Kidman con la cabeza en alto, y los ojos y los puños cerrados mientras gritaba, aliviada, se convirtieron en un símbolo de desahogo y libertad.