El tatuaje que JLo odia de Ben Affleck se puede borrar (aunque no le será tan fácil)

·7  min de lectura

JLo odia el inmenso tatuaje que tiene Ben Affleck en la espalda, lo ha dicho en algunas entrevistas -antes de estar juntos en esta segunda vuelta- y muchos medios lo reseñaron. Y es que el tattoo de Affleck hace que inclinemos la cabeza por unos segundos para entender de qué se trata… Es un ave fénix surgiendo de unas cenizas de las que Jennifer Garner, exesposa del actor, habló deseando que no fuesen una representación de ella.

¿Será que en esta nueva y super romántica etapa de Benniffer, el actor se anima a eliminar esa pancarta de su piel? Hacerlo eficientemente le tomará un buen tiempo, lo que nos lleva a pensar en cuáles serían los pasos correctos que debemos seguir en caso de querer eliminar, o incluso, rediseñar un tatuaje que ya no queremos tener.

La piel se somete a un gran estrés al hacerlo, al retirarlo, e incluso al hacer una cobertura. Afortunadamente, a pesar del tiempo que toma y los cuidados que hay que seguir, la tecnología actual permite eliminarlos en su totalidad.

“En la antigüedad se usaba sal marina para borrar tatuajes, pero eso funcionaba durante el primer mes, cuando aún la tinta no se había fijado bien en la piel. Hoy en día, existen tratamientos muy eficaces”, asegura la doctora Karolina Landaeta, especialista en medicina estética quien comienza por aclarar la importancia de comprender qué ocurre en la piel cuando nos tatuamos.

“Un tatuaje es la aplicación en nuestra dermis de tinta orgánica o química, pero debemos comprender que al entrar, esa tinta se convierte en una masa que ocupa un espacio. Además, sabemos que las tintas varían de color. Primarios, secundarios… toda la gama de coloración que existe entre el blanco al negro y esto es muy importante dado que de eso depende la longitud de onda que vamos a usar”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Actualmente existen tratamientos láser específicos para la eliminación de tintas, con lo cual se obtienen resultados excelentes. La doctora explica que los más recientes, Q-Switched y PicoWay, trabajan con distintas longitudes de onda para poder eliminar esas masas de tinta que se producen en la piel. Dependiendo de la pigmentación se trabajará con determinada longitud de onda. Los colores oscuros son los que más absorben luz; y los claros absorben menos. Con lo cual se concluye que los tatoos en colores oscuros responden mucho mejor al tratamiento.

“Un paso fundamental es hacerle una minuciosa historia clínica al paciente, que contemple antecedentes, el tamaño del tatuaje, el tipo de tinta que se usó, la longitud y las condiciones de la piel. También es determinante la zona de la piel donde se hizo el tatuaje. Por ejemplo, si se hizo en muñecas, cuello o rostro, se trata de pieles más finas y, por ende, no tienen una gran penetración, como sería en muslos, espalda, brazos, es decir, a mayor densidad de la piel la tinta penetra más profundamente”.

“Una vez que tenemos estos datos ya se puede diseñar un tratamiento adecuado. Se prepara al paciente durante diez días, tiempo en el cual no debe recibir sol ni tomar antibióticos ni protectores gástricos, pues al disolver la pigmentación con el láser, esa sustancia se irá por los ganglios linfáticos, con lo cual debemos evitar actividad de cruce entre medicamentos y la salida de la tinta”.

La especialista advierte que no se trata de un tratamiento rápido, de hecho, puede tomar entre una y diez sesiones, y entre sesiones deben haber ocho semanas mínimo para darle tiempo al organismo de eliminar toda la pigmentación.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

“Por otro lado, el número de sesiones dependerá de todos los factores que hemos comentado, y los colores usados. Hay que reiterar en que los colores más fáciles de eliminar son los oscuros, porque son los que absorben más energía de la onda, especialmente el negro, el azul marino y el rojo, mientras que los amarillos y los naranjas son más difíciles de eliminar”.

“Sin embargo, las nuevas tecnologías están orientadas a usar un tipo de longitud de onda especifica para eliminar cada color. Vale mencionar que el PicoWay, diseñado exclusivamente para este fin, tiene siete años en el mercado, pero es ahora cuando está en tendencia porque muchas personas se están arrepintiendo de todo lo que se dibujaron en la juventud, y de cómo se han ido deformando sus tatuajes en el tiempo pues el envejecimiento de la piel influye enormemente en el aspecto del tatuaje”.

Qué ocurre en nuestra piel con estos tratamientos

Landaeta explica que estos tratamientos no son tan sencillos, pueden incluso molestar un poco porque, en realidad, lo que hace el láser es una ligera quemada, de manera que es posible que se use un producto para mitigar las molestias, y posteriormente aparecerá un poco de inflamación, enrojecimiento, cierto picor y se formará una pequeña costra. “Hay que cuidar mucho el área tratada, poner hielo, y protegerla con cremas antibióticas para evitar que se produzca una infección. Se debe cubrir muy bien, y evitar recibir sol durante los quince días posteriores”.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

El paciente debe regresar a la consulta al cabo de dos meses para evaluar si debería recibir más sesiones. “En el caso de Ben Affleck, vemos que tiene colores oscuros, como rojo, azul y negro, lo cual sería una ventaja; pero ameritaría muchas sesiones por el tamaño del tatuaje y porque también tiene colores claros como amarillo y naranja. Es un tratamiento prolongado que podría tomar hasta un año, y sí puede llegar a ser muy fastidioso aunque sí se puede eliminar por completo”.

Con relación a la cicatrización, la experta asegura que hasta ahora no hay reportes de pacientes que forman queloides o cicatrices importantes después del tratamiento. “Tendría que ser una longitud de onda muy fuerte para hacer una quemadura significativa y provocar la estimulación de fibroblastos y elastinas como para formar una fibrosis por cicatrización. También hay que destacar que se ha realizado el tratamiento en pieles negras y los resultados han sido positivos, pero puede ser que exista una ligera cicatrización e inflamación”.

“La ciencia avanza velozmente en este sentido, ha aumentado el mercado de eliminación de tatuajes, porque la tendencia es una piel más sana, cuidarnos más, y disfrutar más de nuestra naturaleza. Así que mi recomendación es que si se va a hacer un tatuaje, hágaselo, pero en colores oscuros, y con una línea muy fina, de manera que si se arrepiente, se lo puede quitar rápido y eficientemente”.

Qué dice el tatuador

Digamos que Ben Affleck quisiera tapar su Ave Fénix con otro tatuaje, o hacer un nuevo diseño para esconderlo. Su inmensa dimensión le pondría la tarea muy difícil al artista tatuador. Jesús Vasquez, especialista en la materia, explica que hay varios criterios que deben tomarse en cuenta para cubrir un tatuaje, pero antes aclara que, a su juicio, cubrir un tatuaje cuesta menos que tratar de eliminarlo.

Con relación a los criterios que debemos tener en cuenta para saber si podemos cubrirlo, Jesús advierte que tiene que haber pasado por lo menos un mes de haberse hecho el primer tatuaje. “Recordemos que el tattoo es una herida, con lo cual debemos esperar que el cuerpo sane para poder volver a intervenirlo. También hay que estudiar las condiciones en las que ha sanado el tatuaje, si está superando un proceso infeccioso aunque haya pasado un mes, no se debe tocar”.

“Otra consideración importante es el tamaño y lugar del tatuaje a corregir. Es un trabajo complejo que amerita revisar las luces y las sombras que se hayan trabajado, y el tono natural de la piel. Además, es importante destacar que por lo general lo que se diseñará para cubrir es, seguramente, más grande que el tatuaje original. Pues la jugada es que el elemento que vas a cubrir en realidad forme parte del nuevo diseño en su parte más oscura, y así lograr que la mirada se dirija a otro punto evitando lo que queremos esconder”.

Por otra parte, Vásquez alerta sobre las dificultades de cubrir un tatuaje que cicatrizó mal porque se hizo de forma muy brusca o la persona generó queloides, esas marcas siempre se van a ver, aunque se apliquen muchos colores oscuros. Asimismo, asegura que él trata de no hacer tatuajes de nombres de novios o parejas, porque sabe que hay muchas posibilidades de que se quiera cambiar en el futuro, por lo que aprovecha la ocasión para aconsejar evitar este tipo de muestras de amor.

EN VIDEO | Ben Affleck sigue mejorando su español junto a Jennifer Lopez

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.