Tenoch Huerta, una historia de éxito que salió de uno de los lugares más violentos de México

Foto: Hector Vivas/Getty Images for Netflix

Tenoch Huerta se ha hecho de un nombre en la industria del entretenimiento muy a pesar de sus propias expectativas. Oriundo de uno de los municipios más violentos del país, Tenoch se ha dado a conocer por papeles en exitosas series de televisión como ‘Narcos: México’ para Netflix y ‘Blue Demon’, de Teleset, Televisa y Sony Pictures Television.

En una entrevista con Excelsior, el actor compartió un poco sobre sus duros orígenes en Ecatepec, un lugar en el que triunfar requiere más que trabajo duro y al que Tenoch y su familia han tenido que dejar atrás a pesar del cariño que tienen por la casa que los vio a él y a sus hermanos crecer. Una casa que, a diferencia de la de muchos de sus vecinos, era hogar de una familia sumamente amorosa.

Un entorno violento

Tenoch creció en la calle de Chimborazo, en una cuadra en la que muchos de los niños lidiaban con hogares violentos, historias de abuso y un entorno en el que las riñas entre vecinos eran comunes e incluso terminaron con muertes en más de una ocasión.

“Mis vecinos habían visto a sus mamás hechas pomada en el piso,” explicó el actor a la publicación de la Ciudad de México. “Niños que eran amarrados en la regadera por su madre, para después recibir los cuerazos”.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), siete de cada diez niños en México son víctimas de algún tipo de violencia, ubicando a nuestro país entre los lugares con mayor maltrato y abuso infantil del mundo.

También te puede interesar: El misterio que rodea a Ariel Miramontes, detrás de 'Albertano'

Lucy Liu y Tenoch Huerta | Foto: Mario Castillo/Jam Media/LatinContent via Getty Images

Un sistema para no llegar

Este no fue el caso para Tenoch, quien creció en un hogar seguro y con padres trabajadores y cariñosos. “Jamás vi a mis padres discutir. Vengo de una familia súper amorosa, estable, que nos contenemos, nos cuidamos y apapachamos mucho”.

Mientras esta ventaja personal se convirtió en motivo de bullying (la persona que pensó era su mejor amigo le dio una paliza el día que cumplió 13 años), Tenoch comprendió desde pequeño que debía alejarse de la violencia y canalizó su agresión en el fútbol americano, el cual practicó desde los cinco años.

A pesar de haber trabajado duro para salir de este entorno, el actor está consciente de que no siempre se puede lograr y de que las oportunidades no siempre están ahí.

“Por supuesto, que, si no trabajas muy duro, viniendo de abajo no existe posibilidad de triunfar, pero tampoco es cierto que, si le chingas, vas a llegar, porque en este país existe un sistema construido para que no llegues”.

Tenoch fue el único en su generación de preparatoria (de 50) en obtener un lugar en la Facultad de Estudios Superiores Aragón de la UNAM. Como muchos otros, el chico que golpeó a Tenoch cuando cumplió 13 años terminó trabajando para el crimen organizado.

Talento y determinación

Aunque escuchó varias veces que las personas de su color de piel no eran los protagonistas de películas (una realidad que afortunadamente Tenoch está ayudando a remediar), se mantuvo determinado. Tanto, que regresó a Ecatepec para infiltrarse a la Academia de Policía para preparar su primer papel protagónico en ‘Días de gracia’.

Su primer gran papel fue en ‘Déficit’, la opera prima de Gael García Bernal que se estrenó en el Festival de Cannes hace más de 10 años. A partir de ahí, su carrera ha crecido poco a poco, con apariciones en ‘Capadocia’ y ‘Casi Divas’ (2008).

Dio vida a Emiliano Zapata en ‘El encanto del águila’ y ha aparecido en exitosas series y películas a nivel nacional e internacional. Entre ellas ‘Las Aparicio’, con Ana de la Reguera, ‘Mozart in the Jungle’ con Gael García Bernal y ‘Aquí en la tierra’ con Sofía Sisniega.

Además de su éxito en ‘Narcos: México’, en donde da vida a Rafael Caro Quintero y comparte créditos con Diego Luna , el actor aparece en ‘Bel Canto’ con Julianne Moore.

También te puede interesar: De la diva Zazá al pintor Van Gogh y el porqué deberíamos valorar a Mario Iván Martínez

Adiós a su casa de la infancia

Sin embargo, su éxito también ha hecho que su familia se vea forzada a dejar atrás la casa que construyeron; el hogar en el que crecieron Tenoch y sus tres hermanos. La violencia es tal que la casa se encuentra vacía después de que su madre sufrió un asalto y su sobrina estuvo a punto de ser secuestrada.

“Esta casa significa el esfuerzo de toda una vida para mis papás y tener que renunciar a ésta, continúa siendo muy doloroso,” comentó el actor. “Pero cuando me volví actor, comencé a aparecer en películas y aumentó el número de secuestros en la colonia, me volví alguien secuestrable, así que tuve que decirles que había llegado la hora de marcharse

Pero también ha logrado dejar lo malo atrás. El actor dice que ha utilizado su carrera como un tipo de terapia, trabajando las heridas que dejó en él una infancia violenta.

“Dicen que la actuación es terapéutica y es la terapia que necesitaba para restablecer las cosas que estaban rotas dentro de mí”.