Anuncios

Thriller cumple 40: los secretos detrás del disco más vendido de la historia, nacido entre la venganza y el talento

Una nueva producción recrea el detrás de escena del álbum más exitoso de todos los tiempos
Una nueva producción recrea el detrás de escena del álbum más exitoso de todos los tiempos

En una época en la que no existían ni las redes sociales ni las plataformas de streaming, Michael Jackson y Quincy Jones crearon la más perfecta con combinación de sonidos pop para dar a luz Thriller, un verdadero hito en la cultura popular que es el centro de un correcto y potente documental disponible desde esta semana en todo el mundo.

Con el desafío de poner en escena a la obra y no al artista, el director Nelson George, un melómano que estudió la obra de Jackson y escribió la biografía Thriller: The Musical Life of Michael Jackson, decidió contar esta historia con algo de archivo, pocos protagonistas y la presencia de grandes músicos actuales.

“El negocio de la música se puede dividir en AT y DT, es decir, “antes de Thriller” y “después de Thriller”, explica en pantalla el crítico Steven Ivory. Y es que el impacto de esta placa es difícil de mesurar cuatro décadas después, cuando ya estamos acostumbrados a las grandes estrellas de pop, a los lanzamientos que dominan las radios y a los grandes presupuestos en videoclips.

Thriller 40 comienza contando muy brevemente los inicios del artista como integrante del grupo familiar Jackson 5, sin entrar en detalles sobre cómo su padre condujo a sus hijos con guante de hierro o explicar los humildes inicios del clan, para meterse de lleno en el moderado éxito que fue Off The Wall.

Lanzada en 1979, la placa fue la primera vez en que Jackson comenzó a ser tenido en cuenta como algo más que un ídolo infantil. Liberado de su contrato con Motown, para muchos los hermanos Jackson habían sido solo una moda y la adolescencia había sido especialmente dura para él, ya que sus cambios físicos hacían que entre los 14 y los 16 años incluso amigos y familiares no lo reconocieran.

Off the Wall fue un gran álbum. Pero Michael se sentía muy frustrado porque la industria no lo entendió así. De hecho, ese año no ganó todos los Grammy que él creía que se merecía. Él soñaba con el Grammy a mejor disco pop y de todas las nominaciones recibidas solo se llevó la de mejor disco de R & B. Él quería ser una estrella pop y Thriller fue su venganza”, explica en el documental el crítico.

Así, Jackson se preparó para lograr lo que se propuso. El documental muestra anotaciones y grabaciones del músico en el que se repite a sí mismo que quería lograr el disco más vendido de todos los tiempos, que desea romper “todos los récords”, que no aceptaría nada que no fuese el suceso total. Y lo logró.

Pero el camino fue largo y comenzó nada menos que con Paul McCartney. Thriller 40 muestra claramente cómo “The Girl is Mine”, el dúo con el exBeatle, fue el resultado de una fría estrategia para condicionar a las radios de pop. Aunque el material no es inédito, es emocionante ver a dos estrellas del peso de McCartney y Jackson grabando en el estudio, entre risas y bromas.

Con ese puntapié inicial, comenzaron las grabaciones de Thriller. La producción de Paramount+ se detiene en cada uno de los temas del disco casi en el orden en que se pueden escuchar en la placa, con los testimonios de los sesionistas que aún están vivos y los ilustra con escenas del mítico estudio Westlake. El gran opacado de la producción es, sin embargo, Quincy Jones, del que poco se habla.

Pero desde los sonidos disco de “Wanna Be Startin’ Somethin’” a la desfachatez de “Billie Jean”, cada canción parece ser mejor que la anterior y muestra el talento y conocimiento de la dupla que formaban el artista con el productor, lo que los llevó a cumplir la planeada venganza: tuvo siete singles en el Top10 de Billboard, ganó ocho premios Grammy y hoy lleva vendidas 70 millones de copias.

El documental dedica su último tercio a la filmación del videoclip (o “cortometraje”, como a Jackson le gustaba llamarlo) de Thriller, que había sido rechazado por la compañía disquera. Por esa época, MTV casi no pasaba canciones de artistas de color y el Rey del Pop pensó una estrategia para ganarle al racismo.

“Me encanta MTV pero la mayoría de las producciones que veo no son muy estimulantes. Así que pensé en hacer un videoclip tan bueno que no pudieran negarse a pasarlo”, revela el artista, que también cumplió con lo que se había propuesto. De hecho, el VHS del detrás de escena de esa producción dirigida por John Landis (Un hombre lobo americano en Londres, Colegio de animales, Los hermanos caradura) vendió más de un millón de copias.

Además del testimonio de estrellas como Maxwell, Usher, Mary J. Blige y Will. I. Am, Thriller40 también le quiere hablar a las nuevas generaciones e incluye las impresionantes métricas que las canciones tienen hoy en TikTok, la influencia que tuvo en grupos actuales como BTS y el análisis de sus coreografías de la mano de bailarinas como Misty Copeland.

Lejos de las controversias de la problemática vida de Jackson, que son el centro de otros documentales, la producción de George es un viaje al pasado que no le escapa a la nostalgia pero tampoco se queda atrapada en ella, sino que ofrece puentes para que los más jóvenes también puedan entender a esa época dorada.