'Ventaneando', el terror de la farándula mexicana y la venganza de Pati Chapoy

·4  min de lectura

En 1996, una ola de terror sacudió al medio artístico mexicano, especialmente a los exclusivos de Televisa, que al ver acercarse una cámara y micrófono de TV Azteca salían corriendo despavoridos. Era la época de oro de 'Ventaneando', el programa de 'crítica periodística' (léase, de chisme y morbo) que vino a romper terreno en la televisión mexicana y le dio a Pati Chapoy, hasta entonces una periodista de espectáculos que había dejado Televisa con cierta amargura después de muchos años de servir a la empresa de San Ángel como una de las asistentes de Raúl Velasco en 'Siempre en Domingo', el poderío y la impunidad que le ganaron el título de "temible" .

El programa surgió como una idea llamada "¿Qué te cuento?" en 1994, de Carmen Armendáriz, la célebre productora de 'Hora Marcada', la antología macabra que fue semillero de grandes cineastas como Guillermo del Toro y Cuarón), que era íntima amiga desde la infancia de Pedro Sola, y cuyas madres se juntaban a ver telenovelas y comentarlas.

Armendáriz pensó que ese era un 'target' inexplorado y que no existía un programa en el que se comentara el contenido televisivo, en una época en que las telenovelas de Azteca estaban muy incipientes, pero Televisa era la reina en esa área. Armendáriz presentó el proyecto a Televisa, que lo rechazó, y entonces lo llevó a Azteca, donde Chapoy saltó al proyecto luego de que su noticiero 'En medio del espectáculo' naufragase.

El formato fue modificado para que, con deliberada mala leche, los reporteros acosaran a sus presas, es decir, artistas exclusivos de Televisa, con toda la intención de provocar respuestas negativas o pánico, mientras que el "comentario periodístico" fue sustituido por elevar a "noticia" las calumnias y chismes que se oían en los pasillos de las televisoras (especialmente la de San Ángel), mientras que la crítica de telenovelas (con clips de las mismas) rápidamente fue descartada en favor de ser un magacín de chismes de tiempo completo en TV.

El equipo en set lo completaban, además de la Chapoy, Pedro Sola, que había sido hasta entonces analista financiero y que era el único que realmente tenía interés en hacer crítica constructiva; Martha Figueroa, una periodista con años de experiencia que eventualmente dejó la emisión por no estar de acuerdo con los métodos terroristas de la titular, y Juan José Origel, un periodista de sociales que no había tenido presencia en medios electrónicos, y cuyo carácter salaz y desenfadado sirvió para convertirse en la mancuerna ideal de Chapoy —que mantiene hasta la fecha la imagen de una señora afable y a veces hasta escandalizada por lo que debe emitir —.

Pero esa imagen de señora cándida y afecta al New Age, se sabe, es un accesorio: para Patricia Chapoy Acevedo, lo más importante era hacer su programa el número uno, con ese formato que no existía en otros medios, y sin tentarse el corazón, soltó la tarascada sistemáticamente a la empresa de la que surgió.

"¡Acaben con esa mujer!", cuentan que ordenó a gritos Pati a su establo de reporteros, el día en ese mismo año, cuando Gloria Trevi, que había estado deshojando la margarita entre las dos televisoras, anunció que se quedaba con Televisa, justo cuando ella y Sergio Andrade (que era íntimo amigo de la Chapoy) le habían prometido irse a Azteca con un jugoso contrato, algo que Chapoy había negociado para la dupla. 

Esto constituía una humillación tremenda para la comunicadora, que no dudó en soltar a todas las huestes del infierno tras la cantante traidora y el tratante de menores: "¡Destrúyanla! —este pleito personal derivó en una cacería sin límites que eventualmente arrastró a la Trevi y a Andrade a Brasil, cuando estalló el escándalo de Karina Yapor. No obstante, la Trevi voltearía las cartas a Chapoy cuando ésta se creía triunfante y en EEUU le interpuso una demanda por daños que falló a su favor, y Chapoy tendría que pagar una compensación por 180 millones de dólares.

Con el paso del tiempo, 'Ventaneando' se ha ido transformando; Armendáriz dejó la emisión para volver a Televisa y crear el formato de 'Hoy'. Figueroa se fue del programa disgustada por sus tácticas de "periodismo", a Origel le ofrecieron una millonada por pasarse a la competencia (cosa que hizo sin escrúpulo alguno, desesperado por ser estrella) y Pedro Sola es el único que se ha mantenido leal al programa que le dio carrera a gente tan diversa como Álvaro Cueva, Jimena Pérez, Atala Sarmiento, Aurora Valle y Mónica Garza, además del polémico y vulgar Daniel Bisogno, que básicamente surgió de la nada y se convirtió en una auténtica cruz para Chapoy por su imprudencia habitual.

Hoy, el programa ya no ejerce el terror que antes usaba para helar la sangre a quienes interceptaba. Con 25 años al aire, es el programa de mayor longevidad en TV Azteca (sin contar sus noticieros) y no ha podido ser depuesto de su lugar, ya que todos, pero absolutamente todos los programas que ha creado Televisa para competir con este formato (incluso con Origel al frente) no han logrado, ni de lejos, llegarle a las suelas al programa que cambió a la televisión mexicana para siempre.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Altair Jarabo se compromete con empresario casi 20 años mayor que ella

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.