10 consejos para vencer el miedo al ridículo

Libérate del miedo al rídiculo y vive tu máximo tu vida. / Foto: Pixabay

El miedo al ridículo a veces puede ser paralizante. Hablar en público, expresarse en otros idiomas o el solo hecho de enfrentarse al rechazo en cualquier situación puede ser atemorizante. Según Ana Pazos, lifecoach certificada, podemos repetir patrones de miedo al ridículo desde nuestra infancia  o construirlos con malos hábitos a lo largo de nuestra vida, dando fuerza a esa voz interior negativa que aumenta la ansiedad.

A continuación, 10 consejos para vencer el miedo al ridículo según la experta:

Toma conciencia. El primer paso es entender que todos sentimos miedo al ridículo: nadie es perfecto. No permitas que eso te aleje de oportunidades y acabe con tu autoestima.

Decide vencerlo. Con responsabilidad hay que enfrentar el miedo y superarlo. Esta decisión es individual y motivada por nosotros mismos; tú eres la única persona capaz de cambiar aquello que no te gusta.

Actúa.  Aunque creas que no hay nada más aterrador que vivir el miedo al ridículo, acercarte a tus temores hará que te acostumbres a ellos hasta que dejen de molestarte.

Olvida a los demás. No pongas tanta importancia en lo que los demás piensan de ti sino en lo que tú piensas de ti mismo. Ya verás que cuando te atrevas con pequeñas cosas notarás cambios positivos y estarás orgulloso de ti mismo.

Enfócate. Independientemente de que sientas ridículo o no, no pasa nada si te equivocas, la vida sigue y tu meta es soltar el miedo al ridículo.

Ana Pazos ha participado en foros como Women´s Weekend CDMX y ha impartido talleres para marcas como Silk, Samsung Citibanamex, Stella Artois Hugo Boss, entre otras. / Foto: Cortesía: Ana Pazos

Haz preguntas clave. ¿Qué harías si no tuvieras este miedo?  ¿Cómo sería tu vida?  ¿A cuántas cosas has renunciado por miedo al ridículo? Encuentra la respuesta a estas preguntas.

Piensa positivo. Deja de lado las ideas negativas sobre ti y el miedo que te aterra. Utiliza frases como “yo puedo lograrlo”, “esto no me va a vencer” o las palabras que tu consideres necesarias para sentirte más cómodo, tranquilo y con poder. Haz una lista de tus 50 fortalezas.

Aprende a reírte de ti mismo. Reflexiona sobre si dejarías de querer a alguien porque ha hecho ocasionalmente el ridículo. No permitas que te domine la inseguridad y piensa en todo que tienes de bueno.

Busca tu propia aceptación.  Entre más autoestima y seguridad posee una persona, menos tiene miedo a hacer el ridículo, e incluso, lo utiliza a su favor. Lo único que puedes controlar es a ti mismo, la aprobación que necesitas es la tuya: confía en ti.

Haz el ridículo. Sal de tu zona de confort. Pasar por situaciones incómodas y administrar el miedo permite fortalecernos a través de la experiencia. Te conoces cada vez mejor sin juicios y aprendes de tus errores.

¿De qué otra forma enfrentas el miedo al ridículo?

 

También te puede interesar:

Unos días sin ejercitarte afectarían así tu salud

Acostar temprano a los niños beneficiaría la salud de las madres

¿Cuántos de estos alimentos ricos en sodio consumes?