Unos días sin ejercitarte afectarían así tu salud

El ejercicio físico tendría múltiples beneficios ya conocidos y repetidos hasta el cansancio. Pero, ¿qué pasa cuando detienes aunque sea brevemente tu rutina? Al parecer, pocos días de “descanso” de tu actividad física repercutiría negativamente en tu salud, halló un estudio reciente. Te contamos más.

Un recreo del ejercicio, ¿una mala idea?

Eres constante, te esfuerzas y tienes tu rutina de ejercicio físico bajo control. Sin embargo, piensas en tomarte un descanso cuando te vayas de vacaciones o bien, porque te dieron ganas. Sin embargo, las consecuencias de recortar significativamente tu entrenamiento podrían ser negativas. Al menos, así lo determinó un estudio reciente publicado en la revista científica Diabetologia.

Dos semanas de descanso podrían perjudicar tu salud. Foto: Westend61/Getty Images

Los investigadores estudiaron a personas sanas y no-diabéticas y les pidieron que de los 10 mil pasos que daban al día, recortaran 8 mil en un período de dos semanas. Así, los participantes debieron reducir muchísimo su rutina y quedarse “sentados” por más tiempo. Los resultados, reveladores e impactantes:

  • Casi todos experimentaron desórdenes metabólicos.
  • Sus niveles de azúcar en sangre se elevaron.
  • Bajó la sensibilidad a la insulina.
  • Los niveles de colesterol empeoraron.
  • Perdieron masa muscular en sus piernas.
  • Ganaron grasa en sus abdómenes.

Las buenas noticias

Si estás por deprimirte porque estabas por tomarte un descanso del ejercicio, ¡detente! Los resultados mencionados se revertirían rápidamente una vez que se reinicia la actividad posterior… o al menos, en la mayoría de los casos, determinaron los científicos.

Algunos consejos para volver

Si estuviste mucho tiempo sin ejercitarte, deberías tomarlo con calma. Te brindamos algunos consejos provistos por la Clínica Cleveland para hacerlo lo más saludablemente posible:

  • Primero y antes que nada, debes tener el ‘OK’ de tu médico. Alguien que te haya estado monitoreando y te conozca, preferentemente.
  • Tomarlo con calma es clave.
  • Hacer estiramientos. Pero no cualquiera, sino lo más estáticos posibles. Luego, ir subiendo a una forma más dinámica (como estocadas o pasos laterales, para hacer circular la sangre).
Antes de retomar, estira bien y con tranquilidad. Foto: Westend61/Getty Images
  • No comenzar con una nueva actividad. Ten en cuenta que tus músculos tienen “memoria”, por ende, será mejor que retomes una actividad que ya hacías y no que vuelvas a ejercitarte con algo completamente nuevo.

Como dijimos, todo esto debería hacerse bajo supervisión médica.

Y tú, ¿cómo te motivas para volver a ejercitarte después de un largo período de quietud?

También te puede interesar:

A más tiempo de pantallas, ¿más comida chatarra para los niños?
¿Cuántos de estos alimentos ricos en sodio consumes?